Comprar un árbol de navidad también es una decisión medioambiental

árbol de navidadAl árbol de Navidad que adorna nuestro salón en estas fechas impregna de espíritu festivo el ambiente de nuestro hogar, aunque su impacto sobre el medioambiente del planeta sea menos jubiloso.

La organización Carbon Trust ha elaborado un documento con recomendaciones para unas navidades más sostenibles y, entre los elementos analizados, incluye el árbol de Navidad. Ante la pregunta de si es mejor uno artificial frente al real a la hora de cuidar el medioambiente, la respuesta no es tan clara como podría parecer y depende del árbol específico y los planes de reutilización y eliminación. La elección correcta puede depender de diversas circunstancias que vemos a continuación.

Árbol de navidad natural vs. Árbol artificial

Así, un árbol artificial utilizado durante varios años (de 7 a 20 veces, según el peso y los diferentes materiales del árbol) es mejor para el medio ambiente que comprar un árbol natural cultivado comercialmente cada año. La huella de carbono de un árbol artificial es bastante mayor, hasta de 40 kg de CO2, pero resultaría más sostenible siempre que fuese reutilizado.

¿Por qué es tan importante reutilizarlo?  Si no lo hacemos así, desaprovecharíamos las posibilidades de reducir la huella de carbono. Tal como explican en la web Sostenibilidad para todos, de Acciona, que generalmente proviene de países lejanos, lo que aumenta la huella de carbono generada por el transporte. El natural, suele ser de viveros cercanos, lo que reduce esta huella. Además, mientras el árbol natural ha sido criado, ha funcionado absorbiendo CO2, y lo continúa haciendo en los hogares. Por último, Una vez nos deshacemos de ambos tipos de árboles navideños, el natural es biodegradable y puede usarse para compost o biomasa, generando muy poco CO2 mientras que el de plástico, genera mucho más CO2 en su proceso de reciclaje, ya que contiene derivados del petróleo.

un árbol sin electricidad estática

Entre los árboles reales, los que crecen lentamente y no usan fertilizantes son preferibles a los que se cultivan intensivamente y, de entre ellos, el informe destaca las ventajas de los árboles de Navidad que se adquieren en macetas (con raíces) ya que se pueden reutilizar, extendiendo la huella de carbono durante varios años y evitando potencialmente las emisiones del transporte, lo que los convierte en una opción más sostenible si lo que busca es un árbol de Navidad real.

Carbon Trust recomienda reutilizar, en todo caso, el soporte o la maceta que compremos para el árbol real durante tantos años como sea posible; comprar uno nuevo cada año tiene un impacto significativo en la huella de su árbol.

Y así llegamos a la eliminación de estos árboles después de haber prestado su servicio navideño. No es esta cuestión baladí, pues los diferentes métodos de eliminación de un árbol de Navidad pueden tener un gran impacto en su huella.

Si volvemos a plantar el árbol de Navidad, o lo cortamos para abonar el jardín, eso reducirá significativamente la huella de carbono hasta en un 80% (alrededor de 3,5 kg de CO2e)Al quemar el árbol, como en una hoguera, se emite el dióxido de carbono que acumuló cuando estaba creciendo, por lo que no hay un aumento neto. En cuanto a la opción de arrojarlo a un vertedero, para un árbol de Navidad real de 2 metros de altura, sin raíces, la huella de carbono es de 16 kg de CO2e. Esto se debe a que el árbol se descompone y produce gas metano, que es 25 veces más potente como gas de efecto invernadero que el dióxido de carbono.

no comprar a lo loco

Si no pensamos reutilizar durante años ( una media de doce) el árbol de plástico, mejor adquirir uno natural, pero siempre teniendo en cuenta los siguientes factores:

  • Asegurarnos que provengan de viveros con el fin de comercializarlos, y evitar los que se han cortado sin control en la naturaleza (en bosques vírgenes).
  • Mejor si el árbol natural ha sido criado y se nos vende en maceta, ya que algunos pueden sobrevivir y después de la recogida se pueden trasplantar. El porcentaje que sobreviven a la Navidad no llega al 10%, pero éstos se han de aprovechar.
  • Debemos informarnos también del servicio de recogida. La mayoría de viveros cuentan con él, pero es importante este aspecto, ya que nos aseguramos que terminan siendo reciclados o trasplantados. Si se reciclan, suelen terminar como astillas para biomasa o como compost.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.