El collar con inteligencia artificial que indica el estado de ánimo de tu perro

El collar con inteligencia artificial que indica el estado de ánimo de tu perro

collar con inteligencia artificialMuchos propietarios, especialmente los de las generaciones más jóvenes, han establecido una relación aún más profunda con su perro durante la pandemia. La simbiosis entre amos y mascotas causada por el confinamiento ha aumentado el interés no solo por su salud física, sino también por la emocional. Petpuls es un collar de silicona de colores equipado con inteligencia artificial. Ganador del Premio a la Innovación CES 2021, está pensado para ‘dar voz’ a los perros, descifrando lo que sienten.

Es un pequeño dispositivo que utiliza tecnología de reconocimiento de voz para analizar los ladridos del perro y comprender así su estado de ánimo. Pero Petpuls también es una especie de Fitbit para perros. De hecho, este collar con inteligencia artificial rastrea los niveles de sueño y actividad de la mascota durante el día y la noche. Los datos se comparten con el propietario a través de una aplicación para iOS o Android. Con esta información es posible tomar medidas concretas para mejorar la calidad de vida del animal.

O al menos eso es lo que propone la empresa, la cual asegura que el dispositivo, equipado con micrófonos, es capaz de reconocer hasta cinco estados de ánimo. Para ser exactos, tristeza, enfado, ansiedad, relajación o felicidad. El proyecto arrancó en 2017, cuando Petpuls Lab empezó a crear una base de datos que recopilaba hasta 10.000 ladridos de 50 razas de perro distintas. Con el tiempo, consiguieron implantarlos en un algoritmo capaz de analizar las emociones del animal.

collar con inteligencia artificial

Descubrir qué piensa tu perro

Los investigadores que desarrollaron el dispositivo, de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur), aseguran que cuenta con una precisión del 90% a la hora de reconocer las emociones de los perros. Los collares están disponibles en cinco colores: naranja, azul, verde, rosa y turquesa y se pueden comprar en la web de la empresa por unos 81 €. «Este dispositivo le da al perro una voz que los humanos pueden comprender», cuenta Andrew Gil, director de Marketing de Petpuls Lab a ‘Reuters’.

Petpuls llega después de MeowTalk, el collar que permite traducir los maullidos de gato. De hecho, es solo uno de los últimos dispositivos que enriquecen el mercado mundial del cuidado de mascotas. Se trata de un sector que se ha disparado en los últimos años, mucho antes de la pandemia. Se estima que llegará a valer 42,6 mil millones de dólares en 2022, según ‘Businesswire’. Estos dispositivos atraen a las generaciones más familiarizadas con la tecnología que mantienen una relación más intensa con sus animales.

A medida que avanza la tecnología, los servicios veterinarios en línea se vuelven más sofisticados. Y ofrecen mayores oportunidades para diagnosticar y tratar enfermedades. La startup sueca First Vet, por ejemplo, conecta a los propietarios con los veterinarios. FitBark, por otro lado, es un servicio para monitorear la condición física de las mascotas.

El informe de 2019 de Animal Medicines Australia confirma que los dueños de mascotas se llaman a sí mismos ‘padres’. Especialmente cuando se trata de perros. Y más de dos tercios habla con sus animales como si entendieran lo que les dicen.

Petpuls

La humanización de las mascotas

La misma encuesta encuentra que los amos hacen regalos a sus mascotas en ocasiones especiales. Y el 13% de los dueños menores de 40 años hace videollamadas a su mascota cuando está fuera de casa. Amazon Prime incluso ha lanzado programas de televisión para animales domésticos. En Australia, los propietarios pueden ser multados por no pasear a su perro al menos una vez al día.

La emergencia sanitaria, como en muchos otros sectores, no ha hecho más que acelerar un fenómeno que ya estaba en marcha. Solo que ahora involucra a muchas más personas. Empezando por aquellos jóvenes que decidieron adoptar un cachorro para aliviar la soledad doméstica en tiempos de confinamiento. Como releva Statista, en los primeros seis meses de la pandemia el 16% de generación Z decidió adoptar un animal. En Nueva York (Estados Unidos), por ejemplo, las solicitudes a los refugios para perros y gatos se multiplicaron por diez a mediados de marzo.

La atención renovada a las mascotas debe contextualizarse dentro de un interés más amplio (y creciente) por la naturaleza y las actividades al aire libre. Los largos paseos por el bosque, la observación de la vida silvestre y la relajación al aire libre son actividades cuya popularidad ha crecido enormemente en los últimos meses. Sin mencionar que durante muchas semanas pasear al perro era la única forma de salir de casa.

Se ha demostrado que estar en contacto con la naturaleza ayuda a la salud mental y proporciona cierto alivio frente al estrés. Salir con el perro refuerza este proceso, incluso en presencia de síntomas más o menos leves de apatía. Por tanto, la búsqueda de una conexión más estrecha con las mascotas no es más que una extensión natural de este cambio general. Un redescubrimiento del mundo natural en tiempos tan complejos.

En Nobbot | Los animales también utilizan el distanciamiento social

Imágenes | Karsten Winegeart/Unsplash, Mike Burke/Unsplash, Charles Deluvio/Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *