Vigilancia sin alarmismo ante el virus detectado en China

contagios en China musarañaLa detección de 35 casos personas infectadas por el henipavirus «Langya» ha hecho saltar las alarmas, pero ¿hay motivo real para preocuparse por estos nuevos contagios en China?

Estos contagios en China por un nuevo virus de origen animal ocupa titulares y genera inquietud entre una población que aún no acaba de pasar página a la pandemia por covid-19, que también se originó en el país asiático.

Sin embargo, las diferencias son muy evidentes en comparación con la pesadilla que siguió al primer contagio notificado en la provincia china de Wuhan el 31 de diciembre de 2019.

35 contagios en china desde 2018

Los contagios en China causados por el henipavirus se limitan a 35 personas desde 2018, y ninguno de los casos parece estar relacionado. Por eso, y porque el virus no parece propagarse fácilmente entre las personas ni resulta fatal, los expertos llaman a una relativa calma.

Raúl Rivas, Catedrático de Microbiología de la Universidad de Salamanca cree que aun tratándose de un número limitado de casos detectados en dos años, «teniendo en cuenta el contexto geográfico y social existente, que abre la posibilidad a que los casos reales sean muchos más, hay que vigilarlo».

Por su parte, el periodista Pablo Linde, periodista de El Pais especializado en Salud, ha compartido un hilo en Twitter en el que trata de mitigar la preocupación con la que se ha acogido esta noticia. «Es un virus zoonótico más, pero no uno que se esté transmitiendo y creciendo ahora, que sepamos. Vendrán más pandemias de origen zoonótico. Pero no todo virus que se descubra va a provocar necesariamente una. Obviamente, los científicos han de estar atentos a todos», afirma.

Edward Holmes, virólogo evolutivo de la Universidad de Sydney, en Australia, declara en Nature que «no hay necesidad particular de preocuparse pero la vigilancia continua es crítica».

sin evidencia de contagios entre personas

El equipo de investigación identificó el henipavirus «Langya» mientras monitorizaba a los pacientes en tres hospitales en las provincias orientales chinas de Shandong y Henan entre abril de 2018 y agosto de 2021.

El virus fue descrito en el New England Journal of Medicine el 4 de agosto y los autores de la investigación no hallaron evidencia sólida que estos nuevos contagios en China se propagaran entre las personas: no había casos en la misma familia, en un corto período de tiempo o en  proximidad geográfica. 

Sin embargo, a pesar del alivio que supone la información de la que se dispone hasta ahora, no hay que bajar la guardia ya que los grandes brotes de enfermedades infecciosas pueden desencadenarse a partir un pequeño número de casos que pasan por debajo del radar de los sistemas detección de posibles epidemias.

sistema de vigilacia global

Por ello, los expertos reclaman un sistema de vigilancia global para detectar los contagios del virus que permita comunicar esos resultados para evitar más pandemias, como la provocada por covid-19. Además, el origen zoonótico –transmisión por animales– de muchas de estas nuevas amenazas exige la detección temprana de potenciales nuevos virus patógenos en pequeños mamíferos que brindan pistas «para establecer estrategias preventivas y de mitigación contra nuevas enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes, recuerda Raúl Rivas.

Recordemos que el ARN del henipavirus fue detectado predominantemente en musarañas, lo que sugiere que este animal puede ser su reservorio natural, aunque aún queda por determinar cómo se propaga el virus en las musarañas y cómo se infectan las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.