¿Por qué despertarse con tu canción favorita es una idea terrible?

¿Por qué despertarte con tu canción favorita es una idea terrible?

Muchas personas utilizan una canción como despertador. Algunos eligen su tema favorito. Otros optan por uno que odian, para que la molestia les obligue a despertar. Y también hay quienes prefieren los tonos más tradicionales. Como el sonido metálico y feroz del despertador de toda la vida. Entre todas estas opciones, ¿cuál es la mejor manera de despertarse?

Un reciente estudio de la Universidad de Melbourne, Australia, ha demostrado que las canciones son generalmente más efectivas. Y son preferibles a los tonos de alarma repetitivos. Un sonido percibido como melódico, de hecho, produciría menos ‘inercia del sueño’ en comparación con otro más neutro. La inercia del sueño es el estado de aturdimiento que tiende a persistir tras el despertar. Puede durar unos minutos hasta un par de horas.

Si esta somnolencia perdura durante un período prolongado, puede llegar a afectar a las capacidades cognitivas, a veces con consecuencias muy graves. La inercia del sueño se considera una causa probable del accidente del Air India Express, en 2010, por ejemplo. Un desastre que causó 158 víctimas. Se demostró que el capitán del avión se acababa de despertar de una siesta en vuelo justo antes del accidente. Las malas decisiones tomadas después se han relacionado con el desastre.

También el botón snooze (para retrasar la alarma) se ha vinculado, científicamente, a la inercia del sueño. Nuestro ritmo circadiano, el reloj biológico, puede verse alterado por la práctica de retrasar la alarma, porque, de alguna manera, estamos engañando nuestro despertador interno. De hecho, todos nosotros dormimos cumpliendo ciclos de sueño que alternan fases más profundas a otras más superficiales. Despertarse en el momento justo es clave para notar el descanso de inmediato.

un fenómeno potencialmente peligroso

Si las melodías son mejores que los sonidos anónimos, el riesgo real está en arruinar nuestras canciones favoritas. Todos cometimos el error de configurar nuestro tema predilecto como despertador. Con el resultado inevitable de asociarlo con un sentimiento desagradable. El que nos inunda cuando nos toca abandonar el calor de las sábanas. Por tanto, al escucharlo en otros contextos, el reflejo inmediato será ansiógeno e inevitablemente terminaremos odiando esa canción.

Afortunadamente, existe un término medio entre nuestra melodía favorita y una serie de pitidos o trinos sintéticos. De hecho, lo ideal sería decantarse por sonidos emocionalmente más neutros, pero melódicos. Un jingle comercial, la banda sonora de un videojuego o una melodía natural del canto de un pájaro. Los sonidos de la naturaleza, de hecho, suelen ser la mejor opción.

También es bueno seguir algunas normas. Por ejemplo, reducir el volumen. La amígdala, el órgano que regula la respuesta de lucha o huida, se activa por un ruido fuerte y repentino. Y la investigación ha demostrado que un sonido que se desarrolla gradualmente es menos estresante que el que explota de repente. Despertarse de un susto no es bueno ni útil, porque el aturdimiento persiste durante más tiempo.

Un sonido gradual, de hecho, es compatible con los mecanismos naturales que siempre han regulado el sueño de nuestra especie. Es la imitación de cómo los humanos se han despertado hasta hace poco. Con la creciente luz del sol o el lejano canto de un gallo. Lo cierto es que el sonido de alarma ideal no existe y difiere según las necesidades individuales de cada persona. Por tanto, a los que insisten en elegir una canción, podemos ofrecer algunos consejos.

La mejor canción para despertarse

Hay quienes deciden despertarse con una buena descarga de rock; otros prefieren escuchar solo sonidos delicados, por lo que se entregan al new age. Y también existen individuos un poco extraños que le dan al reggaeton ya de primera mañana. Sin embargo, la mejor canción para comenzar el día es ‘Viva la Vida’ de Coldplay. Sí, la misma con la que el bueno de Guardiola nos puso la cabeza como un bombo.

Esta es la conclusión de David M. Greenberg, profesor de psicología en la Universidad de Cambridge. Greenberg, en 2015, seleccionó una playlist de 20 canciones pensada específicamente para un correcto despertar. Ese momento en el que pasamos de una etapa donde todavía nos sentimos cansados ​​e irritables a otra en la que ya estamos enfocados y activos.

El profesor comentó su selección en una entrevista con el portal ‘Mic.com‘ precisando que, obviamente, no es una regla general. Todos tienen su propia reacción personal. Y muchos odian a Coldplay. Pero su propuesta se basa en atributos concretos. Según Greenberg, ‘Viva La Vida’ tiene un tiempo medianamente rápido, entre 100 y 130 bpm (pulsos por minuto) y un texto muy positivo y ‘solar’. Además, gracias al intercambio entre la larga introducción de cuerdas y el ritmo más brillante de la estrofa, crea «un movimiento dentro de la canción». Ese movimiento activa toda una serie de mecanismos psicológicos muy útiles.

Pese a lo que se podría pensar, las canciones seleccionadas no son especialmente alegres o enérgicas. Greenberg afirma, de hecho, que el cerebro no puede procesar este tipo de música de inmediato. La inercia del sueño implica la necesidad de algo que nos «guíe a través de las diferentes etapas del despertar, para que podamos pasar de una sensación de cansancio a una normal recuperación de las energías», asegura el profesor.

Música para dormirse

Dicho esto, la música no solo puede ser un buen despertador, sino también su opuesto. Angela Watts, directora de comunicaciones globales de Spotify, explicó a ‘Billboard‘ que la música para dormirse es una de las categorías más populares en la plataforma. Para los más curiosos, aquí están las canciones más utilizadas para conciliar el sueño. Por cierto, Ed Sheeran parece ser el ‘Rey de las sobadas’.

1. ‘Thinking Out Loud» – Ed Sheeran
2. ‘Stay With Me’ – Sam Smith
3. ‘Love Me Like You Do (from Fifty Shades of Grey)’ – Ellie Goulding
4. ‘I See Fire’ – Ed Sheeran
5. ‘I’m Not the Only One’ – Sam Smith
6.’Rain for Sleep’ – Rain Sounds
7. ‘All of Me’ – John Legend
8. ‘Earned It (from Fifty Shades of Grey)’ – The Weeknd
9. ‘Let Her Go’ – Passenger
10. ‘Skinny Love’ – Birdy
11. ‘Say Something’ – A Great Big World, Christina Aguilera
12. ‘FourFiveSeconds’ – Rihanna, Paul McCartney, Kanye West
13. ‘The A Team’ – Ed Sheeran
14. ‘Tenerife Sea’ – Ed Sheeran
15. ‘Give Me Love’ – Ed Sheeran
16. ‘Lay Me Down’ – Sam Smith
17. ‘Fix You’ – Coldplay
18. ‘Photograph’ – Ed Sheeran
19. ‘Kiss Me’ – Ed Sheeran
20. ‘Latch (Acoustic)’ – Sam Smith

«La música escrita específicamente para relajarnos utiliza frases y ritmos repetitivos, tiempos lentos y tonos bajos» dijo a ‘Mic.com’ Lyz Cooper, fundador de la Academia Británica de Terapia del Sonido. «Si además asociamos un recuerdo positivo a lo que estamos escuchando, el efecto es aún mejor», comentaba. Como otros estudios ya han demostrado, la música no es un mero entretenimiento y tiene en sí un componente cultural fundamental que actúa en nuestra psique. Ayudarnos a encarar el día es solo uno de estos.

En Nobbot | Los científicos quieren hacer una película de tus sueños

Imágenes | iStock, Kinga Cichewicz/Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *