Eleno de Céspedes, transexual y primera cirujana española

Eleno de Céspedes, transexual y primera cirujana española

eleno de cespedesToledo, 1587. En su larga carrera como inquisidor, Lope de Mendoza había condenado a pecadores de todo tipo, sin embargo, nunca se había enfrentado a semejante enigma.¿Quién era en realidad Eleno de Céspedes? Nacido en 1545 en el cuerpo de una mujer, se convirtió en la primera cirujana española. No habría otra hasta dentro de unos siglos. Todo lo que sabemos sobre la historia de Elena o Eleno de Céspedes proviene de las más de 300 páginas de su proceso inquisitorial.

Elena nació en Alhama de Granada, hija de una esclava africana, Francisca Medina, y Benito de Medina. A la edad de ocho años tomó el nombre de Elena de Céspedes, en homenaje a la difunta esposa de su padre y amo. A los 16 años, fue liberada y se casó con Cristóbal de Lombardo, un albañil de Jaén, que tres meses después desapareció. Elena estaba embarazada y, después del parto, decidió entregar el niño a una familia de Sevilla.

Comenzó entonces a viajar de pueblo en pueblo, ganándose la vida con varios oficios. Pasó por Jerez de la Frontera, Granada, Marchena y Arcos de la Frontera. Aquí se unió a las tropas que el duque de la ciudad había ofrecido al rey Felipe II para apaciguar la rebelión de las Alpujarras, el último acto de la conquista del reino de Granada. Fue en ese momento cuando comenzó a usar el nombre genérico de Céspedes y a vestirse con ropa de hombre.

cirujano

De Elena a Eleno de Céspedes

En 1571, Elena, quien ya se hacía llamar Eleno, viajó a Madrid, donde Felipe II había instalado la corte de la monarquía. Aquí se hizo amigo de Juan Fragoso, un cirujano valenciano, del que se convirtió en aprendiz. Pronto llegó a ser un excelente profesional y logró ejercer la profesión médica en el Hospital de la Corte durante tres años. Más tarde, continuó como cirujano ambulante en la sierra de Madrid. Después de ser acusado de practicar la profesión de manera abusiva, logró obtener el título oficial, que en aquella época estaba reservado solo a los hombres.

Eleno de Céspedes era una personalidad inquieta y tuvo numerosas relaciones con varias mujeres, solteras y casadas. Hasta que, después de más de 20 años de vida como hombre, conoció a María del Cano, quien se convirtió en su esposa. La boda se celebró en el municipio toledano de Yepes, en 1585. Debido a su apariencia andrógina, el sacerdote ordenó que Eleno se sometiera a unas pruebas médicas para determinar su género. El examinador principal fue el doctor Francisco Díaz de Alcalá, un importante urólogo y cirujano del rey. Díaz determinó que la identidad de Céspedes era masculina.

Todo parecía ir bien, hasta que la pareja fue vista en la ciudad manchega de Ocaña, por algunos que habían conocido a Eleno durante la guerra de las Alpujarras. Los cónyuges fueron acusados ​​de sodomía, que entonces era la inculpación habitual para cualquier acto sexual que no tuviera la procreación como fin, arrestados y encerrados en la prisión local. Más tarde, Eleno de Céspedes fue trasladado a la cárcel inquisitorial de Toledo, donde fue sometido a un juicio que tuvo lugar entre 1587 y 1589.

inquisición

El juicio del Tribunal de la Inquisición

Eleno afirmó que durante el parto rompió la piel del canal urinario, de donde surgió un pene. Después se hizo una cirugía para liberar definitivamente al miembro. Esto explicaría cómo pudo tener relaciones con mujeres y el resultado de las pruebas a las que se sometió antes de contraer matrimonio. Eleno también dijo que poco antes de ser encarcelado se había dañado los genitales en un accidente de caballo y que el daño se había vuelto permanente. Algunos testigos, que inicialmente aseguraron que sus genitales eran ‘normales’, cambiaron de opinión. Para evitar el delito de soborno, los médicos que examinaron a Eleno le acusaron de hechizarlos con la ayuda del diablo.

Frente al Tribunal inquisitorial, Céspedes dijo: «Nunca he hecho ningún pacto, explícito o tácito, con el diablo, para parecer un hombre y casarme con una mujer. Lo que sucede es que muchas veces el mundo ha visto seres andróginos o, en otras palabras, hermafroditas, que tienen ambos sexos. Yo también fui uno de estos, y en el momento de mi matrimonio, el sexo masculino era más presente en mí. Era un hombre y tenía todo lo que un hombre necesita para casarse con una mujer».

Para la Iglesia, sin embargo, el matrimonio se había dado entre dos mujeres y condenó a Eleno por sodomia y bigamia, ya que no pudo demostrar que su primer marido hubiera fallecido. Recibió 200 latigazos por las calles de la ciudad. Además, reconociendo su habilidad profesional, fue condenado a brindar servicio gratuito durante 10 años, vistiendo ropa de mujer. Fue enviado al Hospital Real de Toledo, pero el director solicitó su traslado, ya que su fama atraía a muchos curiosos y fanáticos. Fue trasladado al hospital de El Puente del Arzobispo, desde donde logró desaparecer. Algunos creen que se marchó a Lima.

elena de cespedes

El legado de Eleno

La historia de Eleno de Céspedes impresionó a Miguel de Cervantes, que la recogió en su obra ‘Persiles y Segismunda, Historia Setentrional’, de 1617. El personaje de la Bruja Zenotia era Eleno. Hoy, como indican algunas encuestas, España es la nación más ‘gay-friendly’ del mundo, y más del 88% de la población cree que la sociedad debería aceptar la homosexualidad. Evidentemente, las cosas no siempre han sido así.

La historia de Eleno de Céspedes enseña que las líneas que dividen el género no son tan claras como a muchos les gustaría que fueran. Eleno intentó seguir algunas de las expectativas de género hacia él, pero no se consideraron lo suficientemente válidas. Además, su historia es también un ejemplo casi revolucionario de escalada social protagonizada por la hija afroandaluza de una esclava, que llega a convertirse en un reconocido médico de la corte real.

Finalmente, aunque hubiera aceptado la identidad femenina que la sociedad quería imponerle, Eleno de Céspedes no habría tenido muchas opciones. Casarse con otro hombre habría significado bigamia. No casarse le condenaría a malvivir con los escasos y mal pagados trabajos permitidos a las mujeres. Podría haberse dedicado al oficio sexual, pero aun así habría sido castigado y repudiado. Al final, lo que la sociedad quería era que no existieran personas como Eleno. Por desgracia, no podemos decir que el problema se haya solucionado del todo casi 500 años después de su nacimiento.

En Nobbot | Tinder avisa a la comunidad LGTBIQA+ de los países que la criminalizan

Imágenes | Wikipedia: 1, 2, 3, 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *