Nace Zynga.com, ¿Farmville se independiza? - Nobbot

Nace Zynga.com, ¿Farmville se independiza?

¡Cuánto se ha dicho de los social games! Ya en un primer término destacamos la Guía del videojuego en Facebook, el enorme crecimiento que tenía Zynga, creadores de Farmville (y el resto de la saga) e incluso comentamos la llegada de los lúdico a Google+.

Por entonces, todo se enmarcaba en la famosa red social de Zuckerberg, pero que a poco de superar los 850 millones de usuarios pierde a uno de sus grandes aliados, Zynga, que decide abrir su propia plataforma de juegos por separado. El hijo se ha hecho mayor pero… ¿Sobrevivirá solo?

¿Qué es Zynga.com?

Zynga nació con el alzamiento al paraíso de los videojuegos sociales. Pronto sus sencillos conceptos captaron la atención de más de 100 millones de jugadores en CityVille y, con sus estrategia freemium (juego gratis y pagar por añadidos, accesorios o ventajas), consiguió una exepcional valoración en el mercado bursátil. La primera empresa se social games del mundo por delante de las grandes firmas domésticas.

Tenía un problema, dependía en exceso de Facebook, lugar en el que encontraba entre sus cientos de millones de usuarios a una buena masa de clientes a los que llegar de forma rápida, directa y viral. La compañía de Zuckerberg firmo un acuerdo con la desarrolladora y durante un buen periodo trabajaron juntos, pero parece que esa última está dispuesta a intentar volar por si misma. No se retirarán de la gran red social, pero su apuesta pasa por tener un dominio propio y un servicios dedicado únicamente a jugar: Zynga.com.

La plataforma cumple a la perfección con los principios que hicieron grande a la empresa, la sencillez. Una interfaz que nos muestra directamente los juegos con unas flechas de dirección y un simple vínculo con Facebook Connect hacen todo lo que necesitamos, mostrarnos una pantalla donde directamente encontrar un catálogo que de momento se antoja muy reducido.

Cinco juegos que nos permiten mantener las partidas que ya teníamos activas: Hidden Chronicles, CastleVille, Words with Friends, CityVille y Zynga Poker. Obviamente el objetivo es que sea más y (aquí uno de los puntos interesantes) que otros creadores se interesen por utilizar el impulso de Zynga para darse a conocer. En la web ya se muestran receptivos a no sólo alojar sus productos, sino ofrecer un entorno completo de reunión entre jugadores sociales y estudios de videojuegos en el mismo área.

Cuatro razones para no pensar en Facebook

Pero y si hace lo mismo, ¿por qué no simplemente jugar en Facebook? Esa es la pregunta más complicada de responder para ellos. Necesitan convencer de que tienen algo que una red social generalísta y masiva no. En su blog lo resumen en estos cuatro puntos:

  • Juegos: No es volver a empezar de cero. Si tenías una buena partida en Facebook puedes continuarla sin perder nada y conservando todas las amistades
  • Progreso: El sitio está adaptado para ayudar a los usuarios a mejorar en el juego, así que no sería de extrañar que encontremos objetos exclusivos o funciones dedicadas.
  • Sólo diversión: Zynga.com es una plataforma donde todo está orientado a jugar, sin distracciones y todo lo que no sea el aspecto lúdico no tiene sentido aquí. Una comunidad siempre dispuesta a jugar y de la que probablemente nos podremos beneficiar. Aquí todos buscan lo mismo.
  • Seguridad: Lejos del confuso control de privacidad de Facebook, Zynga apuesta por una forma sencilla de compartir y jugar sin que afecte a los datos personales y en un entorno seguro, o eso prometen.
  • ¿Funcionará? Pese a la enorme fuerza que ha conseguido en tan poco tiempo, cuesta tener claro el éxito de Zynga, que vivía esencialmente de estar en una red social tan potente como Facebook y que se expandía como la pólvora. Sus jugadores no son dedicados y quizás hacerles perder la costumbre o sacarles de un entorno que consideran reconocible no es fácil.

    A priori haría falta más ventajas que nos llevase a decidirnos por su site, pero tienen herramientas para fortalecerlo y, de momento, apenas acaba de salir. Si no estás seguro de probarlo, siempre puedes dejar que te lo expliquen ellos mismos en este vídeo. Si te convence… ¡A jugar!