La parálisis del sueño podría explicar las experiencias con extraterrestres

La parálisis del sueño podría explicar las experiencias con extraterrestres

paralisis del sueño y extraterrestres

La ciencia se empeña en desacreditar a los believers: la parálisis del sueño podría explicar las experiencias con extraterrestres. Un estudio del Phase Research Center de Moscú (Rusia) parece relacionar estos supuestos ‘contactos’ alien con algunos tipos de trastornos del sueño.

Hasta un 55% de la población experimenta algún sueño lúcido a lo largo de su vida. El porcentaje que sufrirá una parálisis del sueño oscila también alrededor de esa cifra. Al tratarse esta última de una sensación terrorífica, es de agradecer que solo la padezcan regularmente entre un 3% y un 6% de las personas.

Juntar en una frase sueños lúcidos, parálisis del sueño y abducciones suena a argumento de película de serie B, pero así lo avalan los datos. Según un paper publicado en el International Journal of Dream Research, un 26% de los participantes en un estudio sobre el sueño se «encontró» con extraterrestres. Un 12% incluso «habló o interactuó” con ellos.

Los datos del Phase Research Center son interesantes. ¿Aprovechan los alienígenas estados alterados de nuestra consciencia para contactarnos? ¿O es la sobredosis de ciencia ficción en nuestra cultura la que hace a los soñadores imaginar estas situaciones? ¡Escoge tu bando!

La parálisis del sueño: historias de terror sin necesidad de aliens

Hay tres estados cerebrales básicos: vigilia, MOR (el famoso REM o sueño ocular rápido) y el sueño NMOR. Un descanso reparador se da en la última fase y los sueños vívidos, en la segunda. A veces las transiciones pueden darse de manera parcial, lo que provoca un estado cerebral híbrido. Es en estos momentos es cuando podemos experimentar situaciones extrañas.

La parálisis del sueño es un momento híbrido entre el estado MOR y el despertar. Durante esta alucinación hipnagógica la persona está consciente, con capacidad auditiva y táctil. La angustia viene cuando la atonía muscular asociada con la fase MOR persiste en el estado de vigilia. Al ser habitual también la paralización de la laringe, resulta imposible hablar.

Los episodios duran solo unos minutos, pero son terroríficos. Así lo describen los protagonistas de ‘The Nightmare’, documental de Rodney Ascher cuyas escenificaciones ponen los pelos de punta. El resumen es contundente: “bienvenidos al lugar más terrible de todos: tu habitación”.

La relación entre los sueños lúcidos y la mitología sobrenatural

Los sueños lúcidos tienden a ser lisérgicos pero más benignos. Ocurren cuando soñamos manteniendo cierta consciencia y control físico sobre su cuerpo. Se les relaciona con los metasueños, soñar que estás soñando. Contado así, sin duda, recuerdan a un contacto extraterrestre.

¿De dónde proceden tantos mitos y leyendas sobre viajes a naves de visitantes espaciales? Hay diversas opiniones. En 1961 el ‘caso de los Hill’ puso de moda el tema a nivel global. Sin entrar en su rigor, la bibliografía de estos casos se remonta al siglo XIX. Y hay quien ve claras abducciones en los ascensos al cielo de Elías o Jesucristo.

Miles de personas afirman categóricamente haber sido abducidas, o al menos contactadas, por alienígenas. Hay toda una legión de youtubers dedicada al asunto en cuerpo y alma. Además, la relación del ser humano con espíritus u otros seres sobrenaturales es constante en todas las culturas. ¿Hay base científica para explicarla?

El estudio ruso que vincula parálisis del sueño y experiencias con extraterrestres

Los encuentros con alienígenas o entes espectrales de variado pelaje y condición se suelen producir en ambientes intimidatorios. La noche y el sueño son momentos de especial oportunidad para nuestros depredadores, sean estos naturales o todo lo contrario. Entre estos últimos, marcianos, vampiros, almas errantes y súcubos.

La parálisis del sueño es la sublimación de esta indefensión ante lo desconocido. Hasta 152 adultos del estudio ruso se sintieron “contactados o abducidos por aliens” durante sueños lúcidos. Hablamos de un 26% del total. Y, como curiosidad, un 61% de los extraterrestres parecían salidos de la ciencia ficción mientras que los más similares a “personas corrientes” solo fueron un 19%.

La sensación de parálisis, miedo e incapacidad es abrumadora para estos soñadores. Tanto que, según afirmó el investigador Michael Raduga en Live Science, “para ellos los encuentros eran reales”. A esto se une que no suelen ser capaces ni de comprenderlo, ni de explicarlo con detalle.

¿Tiene la parálisis del sueño algún tipo de remedio?

La parálisis del sueño va unida en muchos casos a otros síntomas como la catalepsia o la narcolepsia, además de la pérdida de tono muscular y crisis repentinas durante el día. Su origen no está del todo claro, pero se apunta causas hereditarias o cuadros psicológicos complejos. Por ejemplo, el síndrome de estrés postraumático.

También pueden ser detonantes una mala higiene del sueño, el estrés o el jet lag. De todas formas, el problema solo se considera grave cuando se presenta de forma regular. Esa es la buena noticia. La mala es que de momento se desconoce un tratamiento efectivo.

Siempre ayuda mantener unos hábitos de sueño adecuados con horarios regulares. Si el problema persiste, podemos probar terapias cognitivo-conductuales y técnicas de meditación. Otro buen consejo es reducir nuestra ingesta semanal de historias de terror. A no ser, claro, que busquemos convertirnos en el nuevo Lovecraft.

En Nobbot | ¿Cómo quedarse dormido rápidamente? Esto es lo que dice la ciencia

Imágenes | Portada: fotografía de MaddiesCreation en Unsplash. Interior: tráiler oficial en Youtube de la película ‘The nightmare’, fotografía de Kinga Cichewicz en Unsplah.

Una respuesta a “La parálisis del sueño podría explicar las experiencias con extraterrestres

  1. Yo he tenido sueños lúcidos toda la vida, pero no es algo negativo como la parálisis del sueño, por el contrario se disfruta mucho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *