Qué es el oído absoluto: el don reservado para los genios de la música

Oído absoluto: el don reservado a los genios de la música

¿Qué tenían en común Mozart, Frank Sinatra y Freddy Mercury? Además de ser músicos, compartían un don que les hacía especiales: el oído absoluto o perfecto. Explicamos las habilidades de quienes lo poseen, mientras la ciencia sigue investigando si este oído absoluto ‘viene’ en el ADN o se trata de una capacidad que puede entrenarse con el paso del tiempo.

Algunas personas manifiestan un talento especial relacionado con alguna disciplina científica como las matemáticas. ¿Recordáis la película ‘El indomable Will Hunting’ protagonizada por Matt Damon? Además, están las artísticas como la pintura o la música. En esta última, algunos individuos disfrutan de un don que todavía les hace más excepcionales: la ciencia lo llama oído absoluto u oído perfecto, y se calcula que una de cada 10.000 lo tiene.

La lista de músicos con esta habilidad incluye nombres como los de Bach, Mozart, Freddy Mercury, Frank Sinatra, Michael Jackson, Stevie Wonder, Mariah Carey, Ana Torroja… Luego, descubrimos historias como la de Antonio Belmonte, un joven autista de Albacete cuya gran capacidad musical y oído absoluto tuvimos ocasión de contaros.

CÓMO SE SABE SI UNA PERSONA TIENE OÍDO ABSOLUTO

¿En qué consiste esta cualidad? Como explica la pedagoga Pilar Gordillo: “Es la capacidad que tiene una persona de percibir los sonidos como notas musicales. Puede desfragmentar lo que oye e identificarlo a través de esas notas. Incluso determinar su tonalidad”.

En este sentido, las personas con oído perfecto muestran habilidades un tanto curiosas. “Llegan a nombrar los sonidos más cotidianos como el timbre de una puerta, el sonido del teléfono móvil, un claxon o el trinar de los pájaros (entre otros muchos ejemplos) y decir a qué nota musical equivalen. Todo ello sin utilizar un diapasón o la referencia musical de un instrumento”, apunta Leticia Yustos, pianista y musicóloga.

Partitura y piano_ oído absluto

Pero estas destrezas no son las únicas. También determinan si una nota es ‘sol’ o ‘mi’ sin haberla oído antes; o reproducen una melodía completa escuchándola solo una vez y sin leer su partitura. Sin embargo, este oído perfecto tiende a confundirse con el oído relativo, que es la capacidad de diferenciar las notas y los tonos musicales a partir de una referencia. Y es aquí donde está la clave, porque “en el oído absoluto esta información ya está memorizada en el cerebro, por lo que con solo escucharla lo saben”, añade Gordillo.

CUESTIÓN DE GENÉTICA O DE ENTRENAMIENTO

Se han desarrollado varios estudios para explicar si es algo innato o si desarrolla y entrena con el paso de los años. Una de las últimas investigaciones, cuyos resultados se han conocido hace poco, pondría de manifiesto un importante avance relacionado a priori con el ADN de estos genios musicales.

La publicación ‘The Journal of Neuroscience’ se hizo eco el pasado mes de febrero del trabajo realizado por los investigadores Larissa McKetton, Kevin DeSimone y Keith A. Schenider. Reunieron a un grupo de 61 personas y los dividieron de la siguiente manera: músicos con oído perfecto, músicos que a pesar de estar entrenados no poseen las capacidades ni las habilidades de las personas con oído absoluto y voluntarios sin entrenamiento musical. Lo hicieron así para estudiar de manera detallada la estructura del cerebro de todos ellos.

Estos tres científicos concluyeron que el “oído absoluto, la capacidad de algunos músicos para identificar con precisión y nombrar los tonos musicales de forma aislada, se asocia con una serie de cambios morfológicos en el cerebro. No obstante, los mecanismos neuronales fundamentales que subyacen a esta capacidad no han sido claros”. En concreto, midieron la actividad y la respuesta producida en la corteza auditiva, ya que esta parte del cerebro procesa y analiza la información recibida del exterior.

Vionilista: qué es el oído perfecto

“Les presentamos una serie de barridos de frecuencia logarítmica y usamos imágenes de resonancia magnética funcional”, anunciaron. Tras ello, comprobaron que el tamaño del área cortical o corteza auditiva del primer grupo (los que tenían oído absoluto) era mayor que al resto. ¿La razón? “Una sintonización de frecuencias más amplia”, justificando así que las personas con oído perfecto posean las habilidades que les hacen únicos.

HAY QUE EMPEZAR DESDE PEQUEÑOS

No obstante, estos investigadores no han podido confirmar todavía si una corteza auditiva más grande es la causa o el efecto de tener oído absoluto. Quizás, en el futuro, las investigaciones venideras ayuden a concluir por fin si las personas con esta corteza auditiva más grande -y que reciben un entrenamiento musical adecuado- tienen más probabilidades de desarrollar un oído perfecto, o si su desarrollo hace que dicha corteza se expanda.

“Aunque se tratara de una cuestión genética, si no se trabaja a edad temprana se perderá”, insiste Yustos. Esta musicóloga y pianista recuerda, por otro lado, que la Teoría de la Educación Musical Temprana de Edwin Gordon se basa en parte en este principio y que según la Teoría del Aprendizaje, todo lo que no se desarrolle en la etapa de 0 a 3 años desaparecerá. “Si no contamos con unos genes dominantes que nos permitan tener un talento especial para la música y no lo trabajamos a esa edad, después resultará más difícil. Todas las personas que se aventuran en el proceso del conocimiento musical desarrollan el oído, obviamente. Que lleguen a tener oído absoluto no lo creo. Sí un oído relativo o una capacidad similar para identificar notas y tonalidades”, concluye.

En Nobbot | Asimov, Philip K. Dick y otros cinco genios de la literatura que soñaron con la revolución tecnológica

Imágenes | Pixabay