Valeria Corrales, inspiración para las científicas del futuro

Valeria Corrales, de 11 años: «Me encantaría hackear el cuerpo humano para curar enfermedades»

ValPat Steam

Valeria Corrales y Patricia Heredia son la alumna y la profesora que están detrás de ValPat STEAM, un canal de YouTube que acerca la robótica y la programación a los niños y, sobre todo, a las niñas.

El contenido didáctico que difunde y la forma de transmitirlo son dos de los motivos que convirtieron a esta pequeña programadora de 11 años en la Niña más Inspiradora de España, premio que otorga la organización Inspiring Girl.

En enero, acompañada de su profesora, iniciaron juntas una campaña para recaudar fondos y dar un empujón a su canal. Y en junio se convirtieron en dos de las protagonistas de Microsoft #EduGameDay, un encuentro donde los docentes aprenden a llevar herramientas de programación a sus clases para aplicarlas a cualquier materia.

– Valeria, cuando oyes la palabra programación, ¿qué significa para ti?

Que puedes hacer todo lo que esté en tu cabeza, porque no hay ningún límite y si sabes programar puedes cambiar el mundo. A mí me encantaría programar muy bien para poder hackear. Me encantaría en el futuro hackear el cuerpo humano para poder curar enfermedades.

– Patricia, siendo ingeniera, ¿qué es lo que te llevó a dedicarte al mundo de la educación?

Creo que fue algo de lo que te das cuenta un día, como una chispa que salta al ver el mundo que te rodea. Trabajé como ingeniera muchos años, aunque yo siempre había querido ser inventora de niña y la tecnología era algo que me gustaba. Un día me di cuenta de que no vi muchas mujeres durante mi carrera, que no había apenas mujeres en mi sector. Me pregunté por qué ocurría esto y pensé que podía hacer algo para ayudar a que esto cambiase. Fue entonces cuando decidí dejar mi trabajo como ingeniera y emprender creando MiniVinci, algo completamente único y disruptivo: una academia de robótica y programación en una ciudad pequeña como es Huesca.

«Saber programar significa que puedes hacer todo lo que esté en tu cabeza, porque no hay ningún límite, y entonces puedes cambiar el mundo».

– ¿Cómo surgió la idea de crear ValPat Steam en YouTube?

[Patricia] Tras conocer a Valeria y empezar a trabajar juntas haciendo proyectos y enseñándolos en algunas charlas en colegios, a las amigas, a las alumnas… nos dimos cuenta de que muchas más niñas preguntaban y querían hacer “esas cosas tan chulas que hace Valeria”. Así fue como pensamos que era necesario llegar a muchas más niñas y niños, así que hicimos uso de la tecnología y empezamos a grabarnos cuando trabajábamos y a subir estos vídeos a YouTube.

– Los primeros vídeos son más rudimentarios. Poco a poco vais utilizando más recursos y desde hace unos meses ya tienen una estética más youtuber, ¿qué os animó a dar ese salto?

[P.] Los primeros vídeos los grabábamos con un móvil viejo y los editaba Valeria, ¡nos parecían chulos! Pero nuestro objetivo era influir a otras jóvenes de España y Latinoamérica y que ellas también se planteasen un futuro en las disciplinas Steam, y para eso debemos llegar a muchas niñas. El contenido era bueno, pero la apariencia debía ser perfecta. Ahora, gracias al apoyo de mucha gente en una campaña de crowdfunding y a la ayuda de varias compañías, tenemos presupuesto para que un profesional nos grabe y edite los vídeos dejándolos geniales. Hemos incrementado nuestra presencia en redes sociales para que nos conozcan más personas y se interesen niñas y niños, familias, profesores. Creemos que hay muchas chicas como Valeria, pero si no se familiarizan con la tecnología, no podrán alcanzar su máximo potencial.

«Los primeros vídeos los grabábamos con un móvil y los editaba Valeria. Pero nuestro objetivo era influir a otras jóvenes para que se planteasen un futuro en las disciplinas Steam, y para eso debíamos dar mejor apariencia a nuestros vídeos».

– ¿Qué vídeos de vuestro canal son los que más visitas reciben? ¿Hay alguna temática concreta que tenga más éxito?

[P.] En general, los vídeos que son más manipulativos reciben más visitas. Ver cómo hacemos robots para cosas divertidas es entretenido: robots que lanzan aviones de papel, que limpian nuestra mesa de trabajo o que sirven agua de manera automática. La temática de electrónica también gusta mucho porque los materiales son más asequibles y sencillos de conseguir. Y gracias a los recursos que colgamos en nuestra página web de cada proyecto, el que lo vea puede crear su invento en casa.

– ¿Cuál es el perfil más común de vuestros suscriptores?

[P.] Hay un poco de todo porque, aunque nuestros vídeos van dirigidos al público más joven (niños y niñas desde los 7-8 años), muchos de ellos aún no tienen cuentas para suscribirse y nos siguen desde las de sus padres. Esto nos parece muy interesante porque también queremos crear contenido de valor para familias y que comprueben que es bueno que sus hijos vean nuestro canal. Además, últimamente también se están suscribiendo profesores, que está genial porque nos indica que cada vez más hay conciencia de que las Steam se tienen que ir introduciendo en la educación desde las primeras etapas.

– En la preparación de los vídeos, ¿cómo decidís los temas?

[P.] Casi siempre pensamos en un ‘problema’ que podemos tener: nos dejamos las luces de casa encendidas y nos damos cuenta en la puerta, queremos guardar cosas personales en una caja y no queremos que la puedan abrir, no nos gusta sacar la basura de nuestro taller… Entonces aplicamos tecnología para resolverlos, de esta manera apagamos las luces desde el móvil con nuestra voz o hacemos una caja fuerte con combinación secreta. Otras veces probamos algún kit nuevo que descubrimos, o nos inspiramos en el proyecto de otra persona. En el caso de matemáticas, hacemos vídeos para ver la aplicación de conceptos que se estudian en el cole.

– Patricia, como docente, enseñas a Valeria contenidos nuevos y la acompañas en su aprendizaje, ¿también ocurre a la inversa?

[P.] Sí, por supuesto, somos un equipo con todo lo que eso implica. Valeria me enseña muchas cosas sobre todo de Minecraft, es un videojuego muy interesante y educativo, pero ella me lleva mucha ventaja. En todo momento aprendemos juntas. Cuando nos interesamos por un tema, buscamos información y la revisamos juntas para llevar a cabo el proyecto que tenemos en mente. ¡Es muy estimulante!

«Para los temas pensamos en un ‘problema’ que podemos tener y aplicamos tecnología para resolverlo, apagar las luces desde el móvil con nuestra voz o hacemos una caja fuerte con combinación secreta».

– Por vuestra experiencia como alumna y profesora, ¿cuáles son las herramientas más adecuadas para que los niños y niñas se inicien en el mundo de la programación?

[P.] La programación es una temática que de primeras no llama la atención y puede parecer difícil. La mejor manera de iniciarse es hacerlo con algo que sea muy divertido. Como te hemos contado, hay un videojuego que cumple este requisito: Minecraft. A los niños les encanta y lo usan casi a diario, quieren construir más rápido, minar en lugares recónditos, hacer circuitos que activen mecanismos como abrir puertas o disparar ballestas. Y gracias a la plataforma MakeCode de Microsoft pueden hacer realidad todas estas cosas programándolas. Creemos que es una herramienta muy sencilla para empezar porque en la propia web disponen de tutoriales paso a paso para coger soltura con el programa y después ya pueden empezar a crear su propio código y aplicarlo sobre el juego.

ValPat

– Valeria recibió hace un año el galardón Niña Inspiradora del Año de España 2018, otorgado por la Fundación Inspiring Girls, ¿qué significó este premio para ambas?

[P.] Creemos que es muy bueno, porque así más niñas se pueden fijan en ella y ver que la tecnología es muy divertida. Seguro que así se atreven a probarla. Si tienen algún miedo o reparo, pueden ver que Valeria es una niña normal, y que, si ella puede hacerlo, todas pueden.

– Valeria, ¿a tus amigas y amigos también les gusta la programación y la robótica?

Algunos van a la misma academia que yo y les gusta mucho programar y montar robots, pero a otros ni les gusta ni les disgusta porque nunca la han probado. Lo bueno es que como me han visto a mí, hay muchas niñas que lo están probando.

– ¿Qué te gustaría ser de mayor?

[V.] Me encantaría ser bioingeniera porque me encanta la ingeniería y me gustaría mucho ayudar a gente que tiene enfermedades, o que lo necesita. Creo que en el futuro podremos hacer cosas increíbles.

En Nobbot | El Internet de los Juguetes: así se acercan los más pequeños a la tecnología

Imágenes | Valpat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *