Cómo obtener una IP fija para tu conexión a Internet

Cómo obtener una IP fija para tu conexión a Internet

Cómo obtener una IP fija para tu conexión a Internet

Cuando se contrata con una operadora un servicio de acceso a Internet, nos asignan una dirección IP pública. Se trata de la dirección que se conoce en la red, la que publica el router, para que todos los equipos sepan encontrar nuestro dispositivo. Luego el router dirige esta información a través de su IP privada, la dirección de nuestra red local al ordenador, tablet, TV o smartphone que lo haya solicitado. La IP pública es dinámica, es decir, no siempre tenemos la misma y cambia a lo largo del tiempo. Si queremos evitar esta circunstancia y mantener siempre la misma IP, existen diferentes alternativas. Vamos a ver cómo obtener una IP fija para nuestra conexión a Internet

 

Cómo saber cuál es tu IP pública

Como hemos dicho antes, un router tiene dos IPs: una pública que da el acceso a Internet y otra privada, que se corresponde con nuestra red local, es decir, los equipos que tenemos conectados en nuestro hogar. Saber la dirección IP privada del router es muy sencillo. Basta con abrir una consola y escribir “ipconfig”. En Windows 10 sólo tenemos que pulsar con el botón derecho sobre “Inicio” y elegir la opción símbolo del sistema. Después ejecutamos el comando “ipconfig”.

ip-privada

Aquí nos tenemos que fijar en el valor de la puerta de enlace. Esta es la IP privada del router. Para conocer la IP pública, tenemos que acceder a servicios de Internet, como “Cuál es mi IP’. También es normal que aparezca la IP pública cuando hacemos algún test de velocidad de nuestra conexión. Con este dato y la configuración adecuada, podemos sacar un gran partido a nuestra conexión a Internet.

Si sólo queremos conectarnos de forma puntual cuando estamos fuera de casa a algún equipo, nos bastaría con conocer este dato para configurar los puertos del router y redirigir el tráfico hacia el dispositivo al que queremos acceder. Lo malo es si queremos conectarnos de forma habitual, ya que la IP pública, al ser dinámica, cambia. Esta modificación se puede producir simplemente si tenemos un corte de luz y nuestro router se resetea o la IP asignada se renueva de forma habitual al tener un tiempo de caducidad.

ip pública

Ventajas de tener una IP fija

Si la dirección IP pública es fija, tendremos una serie de ventajas que pueden ser muy útiles en determinadas situaciones:

  • Habilitar conexiones remotas desde cualquier ubicación a ordenadores de nuestra red local. Esto nos permite trabajar desde cualquier acceso a Internet; y si hemos configurado correctamente la redirección y apertura de puertos en el router, trabajar directamente en nuestro ordenador como si estuviéramos en casa.
  • Conexión a servidores FTP o Web que tengamos en nuestra red local. De esta forma, accedemos a los archivos que tenemos en un disco duro de red, o directamente al router, pudiendo montarnos nuestro propio servidor web para alojar nuestras páginas y no depender de servicios externos.
  • Conexión a servicios que utilizan certificados sobre IP, aumentando la seguridad de las conexiones. Este tipo de servicios los suelen utilizar empresas, bancos o administraciones públicas para asegurarse de que el usuario que tiene acceso al servicio lo hace siempre desde el mismo equipo y la misma ubicación.
  • Acceso a dispositivos de videovigilancia o videocontrol, como puede ser una cámara IP que tenemos en nuestro hogar, que nos sirva para verificar que todo está bien.
  • Tener una IP fija también se traduce en algunas ventajas en la conexión con una menor latencia, algo muy importante para los juegos online.

Servicios para obtener una IP fija de forma temporal

router

Existen muchos servicios que se encargan de facilitar nuestra conexión a nuestra IP dinámica. Se trata de servicios de DNS dinámicas que traducen dicha dirección IP en un nombre reconocible. De esta forma, en lugar de conectar a una IP del tipo Nombre-conexion.nombre.servicio.com, un pequeño programa instalado en el ordenador se encarga de informar al servicio de la IP pública de nuestro router para que la asocie con dicho nombre asignado. De esta forma, no importa que cambie la dirección, ya que nosotros conectamos al nombre que hemos configurado, que no cambiará. Vamos a ver algunas opciones para utilizar este truco:

  • DynDNS es uno de los servicios más famosos. Si nos damos de alta en el servicio de DNS dinámicas, nos ofrece la posibilidad de asociar nuestra IP a un subdominio, Nombre-conexion.dyndns.com. Este servicio ha pasado a ser de pago, perdiendo parte de su atractivo para el usuario doméstico.
  • NO-IP. Con este servicio, podemos asociar hasta tres direcciones IP públicas dinámicas a su correspondiente subdominio. Eso sí, caducará al mes, aunque es posible renovarlo sin ningún coste. Esto nos permite disfrutar de algunas de las ventajas de una IP fija, sobre todo en el caso de conexiones remotas.
  • FreeDNS Afraid, pese a tener una web bastante tosca, ofrece un buen servicio para traducir nuestra IP dinámica con el uso de DNS dinámicos, que nos ayudan a conectar a través de un nombre de dominio de forma sencilla para hasta cinco IP públicas diferentes.
  • DNSExit es otra alternativa. Funciona de forma similar, aunque necesitamos instalar un cliente que informe de la dirección IP del router en el equipo al que nos queremos conectar.
  • Duck DNS sigue la misma línea de funcionamiento. Lo mejor es que nos permite asociar hasta cinco IP dinámicas a diferentes subdominios, sin pedirnos la renovación del servicio.
  • Duiadns ofrece DNS dinámicas para conectar de forma remota a nuestro subdominio creado, soportando IPv6, lo que resulta interesante si tenemos que conectarnos a algún lugar con este protocolo de conexión.
  • AjpdSoft Aviso cambio IP es un servicio diferente, ya que sólo nos informa cuando se ha producido un cambio de IP pública. Envía un correo con los nuevos datos. Esto nos permite saber siempre cuál es la IP pública y conectar a través de ella, lo que nos da más flexibilidad con la redirección de puertos si en una red local queremos habilitar direcciones a diferentes equipos.

Contratar una IP fija con Orange

ping-ip-fija

De todas formas, estas opciones no siempre van a dar la respuesta necesaria o quizás no son la mejor alternativa si no queremos depender de si el servicio de DNS dinámicas está o no instalado en un ordenador. Por eso, la mejor opción es contratar una IP fija con nuestro operador. Orange nos ofrece la posibilidad de añadir este servicio a nuestra conexión.

Es una alternativa más fiable, más eficaz y mucho más cómoda. No dependemos de servicios de terceros, de renovaciones, de que uno de estos servicios cambie sus políticas de uso, etc. Al mismo tiempo, aprovechamos todas las ventajas, como la menor latencia o la seguridad añadida de tener la IP fija o el uso de VPN sobre dicha dirección pública estática.

En Nobbot | Direcciones IP: qué son, en qué consisten y cómo conocer la tuya
Imagen | Pixabay | ChrisDag