Consejos para elegir antivirus: ¿premium, gratuitos o suites? - Nobbot

Consejos para elegir antivirus: ¿premium, gratuitos o suites?


Muchas veces nos preguntamos si realmente nuestros ordenadores están a salvo de virus informáticos. Las dudas nos asaltan: ¿Realmente necesitamos un software antivirus? ¿Hay tanta diferencia entre una suite antivirus y un antivirus? ¿Es suficiente con instalar un software antivirus gratuito? Desde estas líneas intentaremos resolver esas dudas y algunas más.

Cada día aparecen nuevos tipos de amenazas. Si hace unos años sólo había que preocuparse básicamente por virus (en todas sus variedades), y keyloggers, hoy en día además tenemos que tener mucho cuidado a la hora de acceder a nuestro banco online o de dónde introducimos nuestros datos personales como por ejemplo el número de nuestra tarjeta de crédito ya que el phishing se ha extendido a gran velocidad.

Encuentra el antivirus ideal


El tipo de antivirus que necesitamos dependerá del uso que le demos a nuestro ordenador. Por ejemplo, no se necesita la misma protección en un ordenador en el que normalmente no utilizamos la conexión a internet que en otro en el que estamos permanentemente conectados.

Esto que a primera vista puede parecer obvio no lo es tanto. Incluso un ordenador sin conexión a internet corre el riesgo de ser infectado. Recientemente se ha comprobado que la transmisión de virus mediante pendrive ya ha superado a las infecciones mediante correo electrónico.

A la hora de valorar un software antivirus tendemos a valorar sobre todo su eficacia en la detección de amenazas. Pero no menos importante son los falsos positivos, la limpieza de archivos infectados o incluso el empeoramiento del rendimiento que algunos antivirus provocan en nuestros ordenadores debido a la cantidad de recursos que utilizan.

A la mayoría de los usuarios nos basta con un antivirus premium. El antivirus propiamente dicho es el mismo que el de las suites. La diferencia con estás está en las ventajas extras que las suites incluyen tales como el control parental, soporte extendido, software para hacer backups o firewall mediante software por poner varios ejemplos. Una cosa es el estado “ideal” de seguridad y la sensación en ese sentido que produce tener instalada una suite antivirus y otra cosa muy distinta es lo que realmente necesitamos. En nosotros mismos está decidir si nos compensa elegir una u otra opción teniendo en cuenta la diferencia de coste entre ambas y si vamos a utilizar o no todas sus características y complementos.

¿Gratis o de pago?

Son muchos los que opinan que los antivirus gratuitos son tan buenos como los de pago. Su fama precisamente se debe a la gran difusión que tienen porque son gratuitos. Pero, ¿realmente son tan buenos como los pintan? Estudios como los de The Independent IT-Security Institute demuestran que no es oro todo lo que reluce.

Si bien, algunos antivirus gratuitos cuentan con un muy buen porcentaje de detección de amenazas, incluso hay suites realmente completas, estos dejan mucho que desear a la hora de reparar las infecciones o de detectar falsos positivos. Puede que no nos merezca la pena correr ciertos riesgos por evitar gastarnos unos pocos euros que cuesta una licencia antivirus.

Pero para proteger nuestros ordenadores no sólo nos hace falta un buen antivirus sino que también es imprescindible hacer uso del sentido común. Abrir cualquier archivo adjunto a nuestro correo electrónico de remitentes desconocidos o hacer caso de esas llamativas falsas alertas de seguridad que nos aparecen en algunas webs, hará que antes o después nuestros ordenadores sean infectados por algún tipo de virus puesto que no hay software antivirus que sea 100% efectivo.