Fediverso, Mastodon o Solid, ¿una tendencia de moda o una revolución?

Fediverso, Mastodon o Solid, ¿una tendencia de moda o una revolución en la red?

Fenómenos con el cierre de Google +, tras reconocer un fallo de seguridad que dejó expuestos los datos de medio millón de usuarios, o las constantes sospechas sobre el uso que Facebook hace de la información, han despejado el camino para los que apuestan por descentralización de las redes sociales e internet. Fediverso, al que pertenecen iniciativas como Mastodon; o Solid, el proyecto del creador de internet, Tim Berners-Lee, quieren devolver el poder en la red a los usuarios, arrebatándosela a las grandes compañías y apostando por plataformas descentralizadas y de código abierto. La pregunta es si aún estamos a tiempo para escapar del control de Google, Facebook o Twitter y, más allá, si hay un interés real entre los usuarios de estas plataformas por escapar de este control.

solid y el poder sobre los datos

Tim Berners-Lee, el padre de internet, cree que la web se ha convertido en un motor de desigualdad y división; influenciado por fuerzas poderosas que lo usan para sus propias agendas. “Creo que hemos llegado a un punto de inflexión crítico, y ese poderoso cambio para mejorar es posible, y necesario. Esta es la razón por la cual, en los últimos años, he estado trabajando con algunas personas en el MIT y en otros lugares para desarrollar Solid, un proyecto de código abierto para restaurar el poder de los individuos en la web”, afirma el Berners-Lee.

Solid, que será lanzada a través de la compañía Inrupt, permitirá a los usuarios almacenar sus datos en una especie de USB virtual denominado POD (Personal Online Data) desde el que se podrá acceder a aplicaciones y programas controlando la información que éstos puede utilizar.

En un comunicado distribuido en su presentación, Berners-Lee se mostró optimista sobre el futuro de Solid. “Hay una ola de preocupación y energía relacionada, desesperada por el cambio. La gente quiere tener una web en la que pueda confiar. Las personas quieren aplicaciones que les ayuden a hacer lo que quieren y necesitan hacer, sin espiarlas. Aplicaciones que no tienen una motivación oculta con propuestas para comprar esto o aquello. La gente pagará por este tipo de calidad y seguridad”. Según Lee, nos encaminamos hacia una era en internet de empoderamiento personal a través de datos.

Solid

Condeferados en fediverso

En cuanto a Fediverso, es un ecosistema de redes sociales desarrolladas por comunidades de internautas en todo el mundo, independientes de grandes corporaciones a instituciones. Cada uno de sus miembros puede aportar su grano de arena para impulsar esta revolución, desde correr la voz a contribuir al desarrollo de su software de código abierto. Las redes de Fediverso están diseñadas para ser administradas sus usuarios, que pueden elegir a qué red incorporarse y quién administrador gestionará sus datos, incluso desarrollando microredes para familiares y amigos.

En la propia página de Fediverso se describe la iniciativa como un sistema feudal en el que el poder y los datos se descentralizan y se dispersan en múltiples tierras, mientras que los sitios web principales se convirtieron en reyes (o tiranos) de su propio y enorme territorio, rodeado de altas vallas.

“Si no eres un fanático del feudalismo y la Edad Media –afirman-, confía en esto Fediverso, donde podrás conocer a nerds bien informados y piratas informáticos amistosos, piratas alegres y defensores de la privacidad, activistas altruistas y trolls traidores, y muchos buenos amigos”.

En los últimos años, y cada vez más rápido, en el Fediverso se han formado el “Facebook Libre” –Friendi.ca-, el “YouTube libre” –Peertube-, el “Instagram libre” –PixelFed-, el “Blogger libre” –Plume-, un “Dropbox libre” –Nextcloud– o un “Spotify libre” –Funkwhale-.

fediverso
Propuesta de logo del Fediverso

mastodon, el twitter “libre”

El servicio con más éxito de Fediverso es Mastodon, conocido como el “Twitter libre”, que ya tiene cerca de dos millones de personas registradas. Mastodon es un servidor de red social libre y de código abierto. Una alternativa descentralizada a plataformas comerciales, “que evita el riesgo de que una única compañía monopolice tu comunicación”.

Según afirman sus creadores, Mastodon no es una red comercial. “Nada de publicidad, nada de minado de datos, nada de jardines murados. No hay ninguna autoridad central”. En términos prácticos: imagina que sigues a un usuario de Instagram desde tu cuenta de Twitter y puedes comentar sus fotos sin dejar tu cuenta. Si Twitter e Instagram fueran servicios federados, eso sería posible.

Toni, de 48 años y de Girona, está en Mastodon desde diciembre de 2016 y desde enero de 2015 en GNUSocial, la antecesora de esta red, con la que está federada para que los respectivos usuarios puedan hablar entre ellos. En El Salto explica que en esta red está contento “porque no hay censura y la descentralización de la red la hace resistente a los ataques: “Se puede colgar un nodo, dos, tres… pero seguirá funcionando”. Dice Toni que “todo lo bueno lo he conocido aquí, incluso llegué a borrar mi Windows y empecé a usar GNULinux con la ayuda de esta magnífica comunidad”.

Mastodon usa usa servidores descentralizados llamados instancias” (suman 1.500 en todo el mundo) y que son mantenidos por los propios usuarios. “Trabajamos duro para preservar la descentralización, la seguridad y la privacidad en el ciberespacio, y para ir hacia una sociedad horizontal y mutualista no jerárquica, donde la tecnología esté hecha por las personas para las personas y no por las corporaciones para controlar a la gente”, afirman en una de estas  instancias , llamada Hispagatos.Space.

La descentralización según Mastodon. De izquierda a derecha: redes centralizadas, federadas y distribuidas.

Esta alternativa “libre” a Twitter se ha hecho famosa recientemente por la llegada de miles de usuarios españoles de la red del pájaro azul que huían de sus nuevas y endurecidas normas de conducta. Sin embargo, el tiempo dirá si nos encontramos ante un movimiento de protesta puntual o a lo que puede ser el inicio de una tendencia a desplazarse a redes sociales descentralizadas donde el usuario tiene el control.

Habrá estar atentos para ver si la antorcha de la revolución de la descentralización y el código abierto convierte en cenizas “las bastillas” que hoy detentan el poder en internet.