IA para crear memes, como si no hubiera ya bastantes cuñados

IA para crear memes, como si no hubiera ya bastantes cuñados

Por si no tuviéramos bastante con los cientos de miles de chistosos -pocos de ellos realmente graciosos- que circulan por la red con el photoshop a punto para crear memes que les ofrezcan su momento de gloria, ahora llega la inteligencia artificial para tratar de alegrarnos la vida. Y es que investigadores de la Universidad de Stanford están enseñando a una máquina a crear memes con la intención de convertirla en el cuñado más simpático de todas las redes sociales. El método que utilizan, jugando con las denominaciones machine learning o deep learning, ha sido nombrado dank learning (aprendizaje irónico). Todo es una fiesta.

Partiendo de la definición clásica, un meme es una unidad mínima de información cultural difundida por imitación. La memética comprende tanto la mímesis como la réplica por repetición. Del griego mimema (imitado), este concepto fue presentado por primera vez en 1976, a través del biólogo evolucionista británico Richard Dawkins en su trabajo ‘El gen egoísta’.

En nuestros días, el término meme de internet es una idea, concepto, situación, expresión y/o pensamiento, manifestado en cualquier tipo de medio virtual, cómic, vídeo, audio, textos, imágenes y todo tipo de construcción multimedia que se replica mediante internet de persona a persona hasta alcanzar una amplia difusión. Generalmente es una manifestación humorística. Se propagan en foros, sitios web y principalmente en las redes sociales. Se ha propuesto un posible mecanismo de evolución cultural.

de la democracia a la memecracia

Más allá de su utilidad para echarnos unas risas en las redes sociales, tal como contamos ya en Nobbot, los memes son un termómetro de nuestro tiempo: entender un meme es entender el tiempo en el que vivimos. Y si se reproducen es porque son útiles, tanto como contenedores de información como herramientas para memorizar nuestra existencia.

Allá por el año 2013, la periodista Delia Rodríguez afirmaba que vivíamos en una Memecracia. Cinco años después, basta un acontecimiento deportivo importante o la metedura de pata de un político para que, incluso las páginas web de los periódicos más “serios”, se hagan eco de los mejores memes que inundan la red, especialmente Twitter.

Bueno, pues como resultado de el trabajo de los investigadores de Standford, la creación de estas piezas virales ya no sería exclusiva de los humanos: las imágenes de naturaleza viral se podrían generar apretando un botón y sin pensar mucho, dejando que trabaje un algoritmo. La que nos espera…

prueba de hilaridad

El algoritmo desarrollado por estos simpáticos investigadores analizó 400.000 imágenes, etiquetas y textos. El resto de la base de datos creada para la ocasión estaba compuesta por vocabulario, reglas semánticas, inicialización aleatoria y vectores para refinar el proceso de la inteligencia artificial. ¿El resultado? Unas 160 combinaciones de imagen y etiqueta con miles de chistes en cada una. Para echarse a temblar.

Posteriormente, y para asegurar un mayor impacto de los memes creados, se utilizan métodos para medir la corrección gramatical y un factor de perplejidad, que evalúa el nivel de sorpresa o de impacto del chiste. No podemos sino babear pensando en lo que hubiera hecho Chiquito de la Calzada su hubiera tenido algo así a su disposición.

Una vez listo el meme, es evaluado por cinco voluntarios para determinar si son capaces de distinguir los memes creados por humanos y máquinas, y también para medir su nivel humorístico (prueba de hilaridad).

¿para qué crear memes?

¿El creador de memes nace o se hace? ¿Por qué dedica su tiempo a esta actividad? “A veces los hago en el trabajo cuando encuentro algún ratillo libre, en algún descanso”, confiesa a Nobbot Unmundolibre. “Me alegraba que a la gente le gustara lo que hacía. Después por una depresión me volqué en ello mucho más. Necesitaba risas para poder salir de donde estuve”, reconoce este mismo generador de memes.

Pero, ¿cómo se hacen estas pequeñas historias visuales de éxito? Primero vamos a conocer las  herramientas básicas que todo creador de memes debe tener. Para realizar las suyas, Proscojoncio utiliza Photoshop para montajes, Inkscape para ilustraciones y Sony Vegas para edición de vídeo. Este creador de memes se dedica, en parte, profesionalmente a ello. “Tengo un trabajo por turnos y además me he tenido que hacer autónomo para poder colaborar en otros sitios y tener todo en orden ante Hacienda”.

Nadie parece tener la clave de cuáles son los que más triunfan ni por qué. Es cierto, como reconoce Unmundolibre que los memes políticos funcionan bastante bien, pero “cada meme es como una moda: Viene, está un rato y se va para lo mejor aparecer de nuevo tras un tiempo. Pocas veces se sabe qué el lo que desea ver la gente en cada momento”.