Qué es un 'switch' y cómo funciona este dispositivo

¿Qué es un ‘switch’ y cómo funciona?

Un switch o conmutador es un dispositivo que sirve para conectar varios elementos dentro de una red. En casa, un switch puede conectar dispositivos como una impresora, un PC, una consola o una televisión. En una oficina, puede servir de puente para cientos de equipos ordenadores de sobremesa. Y es que los switches más básicos tienen cuatro puertos Ethernet, pero los hay con cientos de entradas y funciones muy avanzadas de gestión de la red.

El switch en esencia sirve para que cada dispositivo conectado mande mensajes o archivos a otro dispositivo concreto. Para hacerlo, el switch lee la dirección MAC de la tarjeta de red del dispositivo, que es como la matrícula con que cada aparato puede ser identificado en una red física. MAC son las siglas de Media Access Control y en realidad es una tira alfanumérica del tipo 00:1e:c2:9e:28:6b. Por otro lado, la información que pasa por el switch va en un formato llamado frame.

Velocidades de los puertos

El estándar de conexión que utilizan los switches es Ethernet, que define las características del cableado y de la señalización. Para uso doméstico, este estándar de conexión en estos momentos llega a una velocidad de 1.000 Mbps o Gigabit Ethernet, aunque algunos dispositivos vienen equipados con puertos 10GbE (10.000 Mbps)

Algunos switches también están dotados de lo que se llama Power Over Ethernet o PoE, una tecnología que permite el envío de alimentación eléctrica junto con los datos a través de la red Ethernet. De esta forma, el usuario que conecta aparatos se ahorra el cable de la luz.

También conviene saber que hay switches o conmutadores que se conectan vía wifi a equipos como portátiles o smartphones. A la hora de comprar un conmutador, las dos principales características a tener en cuenta son el número de puertos y la velocidad de transferencia de los datos.

Diferencias con el router y el hub

El switch, al contrario que un router, no conecta con una red exterior, como internet. Asimismo, se puede decir que el switch es el hermano listo del hub, otro dispositivo que al que se suele recurrir para construir una red local. Esto es así porque mientras que en el switch la información del dispositivo de origen va al equipo de destino sin que se replique en el resto de miembros de la red, en el hub los datos se repiten sin más en toda la red.

Hoy, los routers son los equipos que más han prosperado, por lo menos a nivel doméstico. Se puede decir que el router se ha impuesto evolutivamente porque, además de permitir la conexión de los equipos que tenemos en casa con internet a través de ADSL o fibra, también suelen incluir un switch o hub de entre cuatro y ocho puertos para conexión Ethernet. En definitiva, el router ha canibalizado al switch.

Además, los routers también hacen de punto de acceso inalámbrico. De esta manera, los routers no solo ordenan el tráfico en la red local, sino que redirigen los paquetes de información de esta a otras redes externas.

Además, el router, que es el aparato que suele instalar la operadora cuando un usuario contrata internet, viene provisto de seguridad. En muchas ocasiones incorpora un firewall o cortafuegos en formato hardware que se encarga de filtrar y controlar la información que mandamos a internet y que recibimos de la web. 

Switches a partir de 10 euros para el hogar

Pero los routers tienen sus limitaciones, y hay usuarios que recurren a los switches para ampliar el número de conexiones cableadas en casa. El precio de estos aparatos depende del número de puertos que lleven, de la velocidad de estos y de sus capacidades de gestión y personalización que aportan. Los hay que permiten personalizar hasta las luces LED asociadas a cada puerto.

Los precios van desde los 10 euros de los modelos más básicos con cuatro o cinco puertos Gigabit a los 200 euros de los dirigidos a gamers que quieren controlar anchos de banda o gestionar VLANs o redes locales virtuales. D-Link, Netgear o TP-Link son fabricantes de referencia en este tipo de tecnología.  

En Nobbot | Cómo aprovechar las conexiones Ethernet y WiFi para conectarnos a Internet desde el PC y otros dispositivos

Imágenes | iStock.com/Simpson33 / Simpson33 / SonerCdem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *