Token ring: cómo es esta red y sus diferencias con ethernet

¿Por qué nadie recuerda qué es una red ‘token ring’?

Token ring fue el primer sistema estandarizado de conexión de red entre ordenadores, allá por las décadas de los 70 y los 80 del siglo pasado. Hasta ese momento, cada institución utilizaba su propia red, que además no estaba abierta al público. Es el caso de Arpanet, que está en el origen de internet y que tenía fines militares. 

A principios de los 80, varias empresas empezaron a ofrecer las redes token ring a las compañías, y más tarde se interesó por esta tecnología un gigante como IBM, que la convirtió en el estándar IEEE 802.5 en 1985.

 

Curiosamente, en términos físicos token ring no es una red en anillo, como su nombre indica. En un despliegue en anillo: cada ordenador está conectado con sus vecinos por la izquierda y la derecha, cerrando un círculo. El problema es que cuando hay un fallo o desconexión entre esos ordenadores, la red entera se cae. Además, si queremos enganchar a esa estructura otro ordenador, hay que interrumpir el tráfico de red. 

En su lugar, token ring permite la conexión entre ordenadores sin que estos estén directamente conectados entre sí, y lo hace a través de un nodo de equipos de interconexión (una especie de rotonda central) que actúa como distribuidor. Eso sí, a nivel abstracto, la conexión sí se produce en forma de anillo, ya que la transmisión de los datos entre los equipos de interconexión siempre sigue el orden fijado.

El funcionamiento de Token Ring

Esquema de una red Token Ring. Fuente: WikimediaCommons/Andrew28913.

El protocolo sobre el que está diseñado un red token ring se encarga de que no todos los participantes envíen datos a la red al mismo tiempo. Esto evita colisiones, una de las grandes ventajas de los despliegues token ring. Tan solo los ordenadores que tengan en ese momento el token o señal pueden enviar paquetes de datos a la red. El token pasa de unos equipos a otros. Incluso si ningún ordenador necesita enviar nada, el token sigue pasando por todos. 

Si un ordenador recibe la señal y no desea enviar ninguna información, simplemente la reenvía por orden al siguiente ordenador. En cambio, si este quiere mandar algo, tiene que cambiar el token y adjuntar el paquete de datos que desee hacer llegar. Pero el paquete de información no llega de inmediato al receptor, sino que recorre el nodo o círculo central de la red hasta que aterriza en el equipo de destino

Para que la señal no pierda intensidad por el camino, cada participante funciona como repetidor, es decir, que lee el paquete, lo carga de nuevo y lo vuelve a enviar al anillo. La estación de destino copia la información, confirma la correcta recepción de los datos y vuelve a enviar el paquete. Una vez el paquete ha llegado al emisor inicial, este borra los datos y vuelve a liberar el token bit o señal.

¿Por qué quedó desfasado?

En su momento, token ring fue el diseño de red más usado en las redes LAN o de área local, que son las habituales para conectar ordenadores en empresas e instituciones. Eso fue posible a que su gran impulsor, IBM, también era el inventor del PC. Pero, con el paso del tiempo, token ring fue quedando desfasado. Y su lugar lo vino a ocupar ethernet, la tecnología que domina hoy las conexiones de oficina

Token ring fue superado en términos de velocidad. Habitualmente token ring permitía transmisiones de 4 a 16 Mbps, que excepcionalmente podían llegar a 100 Mbps con fibra óptica. El IEEE autorizó un estándar de token ring a 1.000 Mbps, pero ni un solo producto salió al mercado. Mientras tanto, ethernet en poco tiempo fue capaz de ofrecer 100 Mbps y más tarde ha hecho realidad velocidades de 1 Gbps (el famoso Gigabit Ethernet) e incluso de hasta 10 Gbps (el 10 Gigabit Ethernet). 

Otro problema que tuvo token ring frente a ethernet es de índole económica. La tecnología ethernet, desarrollada originariamente en los 70, empezó a ganar popularidad con el paso de los años gracias al apoyo de Intel y Xerox, dos gigantes del momento. Además, IBM, que había dado de alta el estándar de token ring, cometió un error de bulto: puso un precio de licencia tan alto por el uso de esta tecnología que impidió al resto de la industria lanzar productos competitivos al mercado. Los despliegues tendían a ser más caros que los ethernet a velocidades similares. 

El WiFi amenaza a Ethernet

IBM siguió luchando e intentando convencer al mercado de las excelencias de su tecnología, pero a finales de los 90 se tuvo que rendir a la evidencia. Ethernet se había convertido en el estándar de facto para las redes LAN por cable. Y eso fue gracias en parte a la introducción de  cables coaxiales más finos y económicos, mayores velocidades y un entorno de red abierto a distintos estándares. 

En cualquier caso, token ring sigue despertando interés porque, gracias al método del token passing, evita la colisiones de información en la red. Sin embargo, en una red ethernet esas colisiones se pueden producir porque diversos equipos envían contenido al mismo tiempo. Además, en una red token ring, añadir ordenadores sueltos a la red o quitarlos no supone un problema. Eso sigue haciendo de esta arquitectura de red un sistema muy estable. Además, la historia de las redes de oficina no ha concluido y hoy la triunfante ethernet siente la competencia del wifi en muchas oficinas. 

En Nobbot | Así es wifi 6, el wifi que viene para revolucionar la conexión en casa

Imágenes | iStock.com/-oqIpo- / Simpson33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *