Consejos para mejorar el rendimiento de tu conexión ADSL - Nobbot

Consejos para mejorar el rendimiento de tu conexión ADSL

Conexión a InternetUna pregunta que casi todos los usuarios se han planteado al menos una vez durante su vida como navegantes es: ¿Puedo hacer que mi conexión actual vaya más rápido? Realmente, se puede mejorar la experiencia de acceso a Internet sin recurrir a un contrato más costoso con nuestro proveedor de acceso, pero tampoco esperéis soluciones milagrosas que multipliquen las capacidades de vuestra ADSL.

Así pues, a continuación voy a recopilar algunos consejos que os pueden ayudar a mejorar, aunque sea de manera leve, la velocidad de conexión de vuestros hogares. Os garantizo que, si los tenéis todos en cuenta, notaréis la mejora:

  • El navegador cuenta: Y mucho. Esto podrá parecer una obviedad para muchos, pero no todo el mundo es capaz de imaginarse hasta qué punto puede navegarse más rápido si se utiliza un navegador más moderno y potente. Si eres de los que aún emplea el desvencijado Internet Explorer 6 para abrir tus páginas, te recomiendo que te descargues y empieces a probar ya mismo alternativas como Firefox, Opera o Chrome, los cuales sacan mejor provecho de los recursos de nuesto equipo para acelerar la navegación. Así mismo, si ya diste el salto a alguna de estas opciones, no olvides tener el navegador actualizado a la última versión disponible, pues así siempre te ofrecerá un mejor rendimiento.
  • Un ordenador lento equivale a una conexión lenta: El rendimiento de la conexión depende, como cualquier otro proceso que se dé en un ordenador, del rendimiento que el equipo nos ofrezca. Si nuestro ordenador va lento, por la razón que sea, eso influirá directamente en la velocidad de navegación que experimentemos. Obviamente, la renovación del hardware es la vía más efectiva, pero no la más plausible en los tiempos que corren; soluciones más económicas, como formatear o desfragmentar el sistema operativo, o reducir el número de procesos activados, pueden servir de ayuda.
  • La hora a la que te conectas influye: Obviamente, uno se conecta a Internet cuando lo necesita o, simplemente, cuando le apetece. No obstante, si dispones de algo de flexibilidad a la hora de decidir qué horas del día dedicas a la navegación, deberías tener en cuenta que si te conectas en franjas horarias más despejadas, podrás expermientar una mayor velocidad al haber menos usuarios consumiendo los recursos de la red. El siguiente gráfico muestra cómo se distribuyen las visitas a páginas web en Europa en función de la hora, tanto en los días laborales como en fin de semana.
  • Horas de conexión

  • Un cable siempre es más rápido: Una vez más, podrá sonar a obviedad, pero yo he visto hogares donde empleaban conexión Wi-Fi teniendo el router al lado del ordenador. Una conexión directa por cable de red es mucho más rápida que una inalámbrica, ya que esta última se ve afectada por interferencias y obstáculos a la señal que no experimenta un cable, que además dispone en la mayoría de los casos de un ancho de banda mayor. Para que os hagáis una idea, el estándar inalámbrico IEEE 802.11g ofrece un máximo de 54 Mbps, mientras que el puerto para cable Ethernet para par trenzado (que es el tipo de cable que llega a nuestros hogares) tiene el límite en 100 Mbps. Así que utiliza una conexión Wi-Fi siempre y cuando tenga sentido, no como un capricho, y ten en cuenta que el cable de red, cuanto más corto sea mejor, pues su capacidad se reduce de manera directamente proporcional a su longitud.
  • Si usas Wi-Fi, no lo escondas… ¡pero protégelo!: Son muchos los factores que afectan en la velocidad que nos ofrece nuestro router inalámbrio, y cada objeto o señal ajena que se interponga entre éste y nuestro equipo contribuirá a atenuar la señal emitida. Así pues, coloca este dispositivo en un punto donde tenga buena visibilidad, teniendo en cuenta que los objetos metálicos son los que más dificultan la transmisión de las ondas de radio. Y si inevitablemente tiene que haber mucha distancia, plantéate hacerte con un repetidor de señal. Eso sí, absolutamente obligatorio tener tu conexión protegida por contraseña, a poder ser con cifrado WPA2. ¡No permitas que otros te gorroneen!
  • Mantén actualizado tu router: Asegúrate de que el dispositivo que te brinda la conexión tiene instalada la última versión del firmware que haya sido publicada por el fabricante, pues con toda seguridad ayudará a que éste funcione mejor. Es algo tan básico como sencillo.
  • Reduce el número de procesos que requieran conexión: Cada vez más, tendemos a instalar infinidad de programas cuyos procesos requieren conexión a Internet, incluso cuando nosotros no los estamos usando. Reduce el número de estos procesos únicamente a los que te sean verdaderamente imprescindibles, pues cada uno de ellos consumirá parte del ancho de banda que tienes disponible.

Además, existen programas que nos ofrecen la aceleración de nuestra conexión, especialmente en el tema de las descargas, pero mi experiencia con los mismos no me lleva a recomendarlos. ¿Tenéis vosotros algunos otros “trucos” que sepáis que funcionen y queráis compartir?