Maximiliana: el amor de un nieto por su abuela se transforma en una sencilla aplicación móvil

MximilianaMaximiliana es el nombre de una anciana y también el de un servicio móvil que trata de acercar la tecnología a las personas mayores. La idea es de Jorge Terreu, un joven ingeniero electrónico, que aprovechó su Erasmus en Francia para facilitar la comunicación con su abuela.

Maximiliana tiene 90 años, nació en un pueblo de Teruel y ha crecido toda su vida sin móvil. Hace dos años, su nieto Jorge creó un prototipo de móvil para conectar con ella y poder verla sin que tuviera que tocar nada. Su abuela se adaptó de maravilla y, como el desarrollo del servicio empezó durante la pandemia, Jorge donó las primeras cinco unidades de Maximiliana al hospital Miguel Servet, en Zaragoza, para ayudar a las familias a comunicarse con sus mayores en plena pandemia por el COVID.

Maximiliana es un servicio con una cuota mensual que incluye el teléfono móvil. Su puesta en marcha es sencilla: tiene que haber una persona responsable (normalmente hijo, nieto, cuidador…) que accede desde su propio móvil al panel de control de su familiar. Desde allí puede llamar y videollamadar, además de ver la ubicación exacta del usuario, el nivel de batería y si lo está cargando. También puede enviar mensajes que el móvil Maximiliana leerá en voz alta automáticamente. Al comienzo, es el responsable quien configura el móvil eligiendo las fotos, el número SOS, los filtros de llamadas, las apps extra…

maximiliana ya cuenta con 300 usuarios

Tal como explican los creadores de este servicio, que ya cuenta con 300 usuarios con una media de más de 80 años de edad, «todo en Maximiliana está pensado para facilitarle la vida al máximo. No necesita hacer nada ya que Maximiliana descuelga automáticamente las llamadas.Desde su Maximiliana, puede llamar a los familiares cercanos tocando su cara en la pantalla o pedir socorro agitando el móvil para llamar al contacto de emergencia». Para usuarios un poco más avanzados se pueden añadir aplicaciones como marcador numérico, WhatsApp o la que el responsable quiera.

«Hay una separación de dos mundos. Por un lado, está el tecnológico y virtual que sigue creciendo desde hace años y, por otro lado, el de las personas que nacieron en un momento en el que esto no era predominante y ahora no se las tiene en cuenta. Yo creo que las innovaciones se dirigen a la mayoría dándose por hecho de que todo el mundo sabe manejarlas«, explica Jorge Terreu en eldiario.es señalando el vacío que Maximiliana quiere cubrir.

Hay que tener en cuenta, además, que España ha rebasado el umbral de los dos millones de mayores de 65 años que viven solos en España y, de ellos, más de 850.000 tienen 80 o más años. El 34% de las personas de 85 y más años (sin considerar las que viven en residencias de mayores o instituciones similares) viven solas

el reto de la inclusión digital de los mayores

La inclusión digital de los mayores, es uno de los grandes retos para la sociedad pospandemia. La tecnología propicia, no solo una mejora de la autonomía personal, sino un aumento de la calidad de vida de las personas mayores. Por ello, es necesario garantizar la inclusión de este colectivo en un mundo que, tras la pandemia, será más digital.

Velar por un envejecimiento sano implica ayudar a que las personas puedan valerse por sí mismas, y la tecnología es una herramienta para conseguir mejorar la calidad de vida. “No podemos olvidar que la accesibilidad es un derecho para todos los sectores de la sociedad, y que la tecnología puede ayudarnos a facilitar aspectos de nuestra vida. Por tanto, conseguir que todas las personas que integran la sociedad puedan sentirse incluidas en el entorno, es un reto real en el que estamos trabajando cada día, para optimizar los recursos tecnológicos que cada vez son más, y conseguir una accesibilidad real que elimine la brecha», explica a Nobbot Daniel Morales, Director de la Fundación Orange.

Esta Fundación cuenta con la plataforma educativa y online Orange Digital Center, que pone a disposición de todos los colectivos un fácil acceso a internet y un aprendizaje de su uso, además de fomentar las competencias digitales a través de la educación y la inclusión digital, la innovación y el emprendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.