Briar, la aplicación que Julian Assange recomendó a los ucranianos

BriarJulian Assange, fundador de Wikileaks en prisión en Reino Unido, invitó a todos los ciudadanos de Ucrania a descargar una aplicación llamada Briar después de la invasión rusa. Lo dijo en previsión de una previsible desaparición de la conexión a internet y de la amenaza de ciberataques. Según Assange, Briar es una app «diseñada para permitir que las personas se comuniquen de manera segura en este tipo de situaciones».

La característica principal de Briar, de hecho, es que es una aplicación de mensajería que no depende de un servidor central. A diferencia de otras similares, no existe una empresa u organización que recopila los datos de los usuarios. Para iniciar sesión, se debe elegir un nombre de usuario y una contraseña, pero la cuenta se almacena solo en el dispositivo utilizado y no en la red. Si se desinstala Briar o se olvida la contraseña, no hay forma de recuperar la cuenta.

Asimismo, los mensajes se sincronizan de manera directa entre los dispositivos de los usuarios, incluso en ausencia de red. Si internet no funciona, como es probable que suceda en situaciones de guerra, Briar puede sincronizarse a través de bluetooth y wifi. En cambio, cuando internet está activo, Briar emplea Tor, una red descentralizada pensada para defender la privacidad de sus usuarios.

Por supuesto, Briar usa la encriptación de extremo a extremo (como también hacen WhatsApp y Signal) para proteger el contenido de los chats. Además, ni siquiera permite filtrar los mensajes por palabras clave. Los contactos se pueden añadir por invitación o conectándose a través de bluetooth a un dispositivo cercano. La lista de contactos de cada usuario está encriptada y almacenada solo en su dispositivo. Es, por tanto, una aplicación de mensajería a prueba de espías.

Briar, una app para activistas

Briar, además de ser un chat, también ofrece la posibilidad de crear grupos, foros y blogs protegidos. Cualquier usuario que se suscriba a un foro conserva una copia de su contenido y puede acceder a él en cualquier momento. Además, pueden leer las noticias importando sus feed RSS. Por ello, es también muy útil para seguir informándose, así como para coordinar acciones de resistencia y supervivencia.

De hecho, en la web de Briar se afirma que la aplicación fue diseñada para resistir la vigilancia y la censura, estando dirigida en concreto a activistas, periodistas y cualquier otra persona que necesite una forma segura y fácil de comunicarse. Sobre todo durante una situación de crisis.

Después de una de las últimas actualizaciones, los usuarios ahora también pueden compartir la aplicación sin conexión con otros smartphones. Además, se ha implementado la opción de archivar datos usando tarjetas SD o unidades flash. Por lo tanto, a información puede transportarse por un medio físico al destinatario y luego importarse y descifrarse a su llegada.

Los planes a largo plazo de Briar van más allá de la mensajería. «Utilizaremos las capacidades de sincronización de datos para dar soporte a aplicaciones distribuidas y seguras, incluido el mapeo de crisis y la edición colaborativa de documentos«, se lee en la web de la organización detrás de la aplicación.

El objetivo declarado «es permitir que las personas de cualquier país creen espacios seguros donde puedan discutir cualquier tema, planificar eventos y organizar movimientos sociales». La aplicación está disponible en el Play Store para dispositivos Android, mientras que nunca pasó los controles del Apple Store para iPhone.

Alternativas a internet

Con el avance del ejército ruso sobre territorio ucraniano, varias infraestructuras de telecomunicaciones quedaron inutilizadas por los bombardeos. Según muchos analistas, este conflicto es ‘la primera guerra de internet’. De hecho, como nunca en este caso, las redes sociales son las protagonistas, con vídeos que llegan directos desde el frente. También por esta razón, las conexiones a la red estuvieron entre los primeros objetivos alcanzados, devolviendo centralidad a la radio y otras formas de comunicación.

No obstante, después de más de dos meses de conflicto, la conexión nunca ha desaparecido por completo en Ucrania. También gracias a la contribución de Elon Musk, quien puso a disposición su propia red satelital Starlink. En cualquier caso, no hace falta estar en guerra para poder utilizar Briar o alguna de las muchas apps similares que ya existen. Por ejemplo, su uso puede ser útil para comunicarse con grupos de personas repartidas por zonas no atendidas por señales telefónicas, como la montaña.

Briar, de hecho, es solo una de las muchas aplicaciones de mensajería llamadas asíncronas. Es una tecnología que no es nueva, pero que ha recuperado utilidad en los días del conflicto. Estas aplicaciones transforman el terminal telefónico del usuario en un nodo emisor que se conecta a otros móviles vía bluetooth.

Pueden hacerlo incluso a distancias de hasta cien metros y, cuando se establece la conexión, sincronizan todos los mensajes que los usuarios quieren intercambiar. Es suficiente que una sola persona tenga instalada la aplicación para compartirla de forma rápida con los demás y cubrir una ciudad entera. En definitiva, no es una mera app de mensajería, sino un auténtico kit de supervivencia ciudadana.

En Nobbot | Emergency Home, la plataforma que ayuda a encontrar hogar temporal a personas en situación de crisis como la de Ucrania

Imágenes | Sten Ritterfeld/Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.