Por qué PayPal sigue siendo una gran opción para pagos ‘online’ seguros

PayPal es uno de los servicios de pago online más extendidos. La compañía estadounidense que lo ofrece, creada en 1998, en los albores de internet, ha ido creciendo a medida que el comercio electrónico se ha ido popularizando. 

Y hoy su método de pago, que permite al usuario no teclear los datos de su tarjeta cada vez que compra, está disponible en cualquier ecommerce que se precie. ¿Pero sabemos cómo funciona PayPal y, más importante, cómo sacarle partido?

¿Cómo funciona Paypal?

Como decíamos, la mayor ventaja de PayPal es que permite el pago sin que el usuario se vea obligado a poner los números de su tarjeta de crédito o débito cada vez que hace una operación, lo que siempre da tranquilidad y confianza. PayPal se asocia una vez a la cuenta bancaria o la tarjeta del usuario. Y luego esos datos, que son debidamente cifrados y protegidos con sistemas antifraude, ya no aparecerán más en las operaciones donde el método de pago elegido sea este. 

Con PayPal, muchas personas han superado la barrera de la desconfianza en internet y han acabado comprando y haciendo transferencias de dinero a otros usuarios. De hecho, se calcula que una de cada tres compras que se realizan en tiendas online se hacen con este medio de pago. Un comercio electrónico con el logo de PayPal entre sus opciones de pago transmite la sensación de que es seguro y de que no va a dar problemas a los clientes. 

Curiosamente, Amazon, la mayor tienda online del mundo, no permite pagar con PayPal. La razón es que PayPal fue adquirido en su momento por eBay, un serio competidor de Amazon. Y aunque hoy ya son compañías independientes, los de Seattle se mantienen inflexibles.

Transferencias inmediatas

Con PayPal se pueden hacer pagos seguros a través de internet, pero también enviar y recibir dinero de otras cuentas de PayPal. O cobrar por productos o servicios si uno tiene un negocio digital (para ello necesitará abrir una cuenta Business). 

Además, las transferencias a otros usuarios de PayPal son inmediatas, no como las de los bancos, que tardan muchas veces 24 o 48 horas. El único dato que necesitaremos para hacer una transferencia de este tipo será un correo electrónico y una contraseña. 

Pagar con PayPal desde una cuenta básica (cuenta personal) es gratis, a menos que se haga en otra divisa. Sin embargo, el servicio no será gratuito para las empresas que venden productos online y recurren a este sistema de pago. En ese caso, PayPal aplica comisiones, que en líneas generales serán más bajas cuantas más ventas se realizan

Cómo crear una cuenta en Paypal 

Una cuenta personal es aquella que permite comprar, recibir dinero o enviar a un amigo, sin compartir por ello información de pago. Crearla es un proceso sencillo y gratuito. Para ello hay que ir a la página web de PayPal y pinchar en Crear una cuenta gratis y elegir Cuenta Personal (en este punto también nos da la opción de abrir una business, pensada para negocios en internet).

A continuación, tendremos que dar nuestro número de móvil y confirmar nuestra identidad aportando una clave que recibiremos en un SMS. Después la aplicación nos pedirá nuestros datos personales (nombre, edad…) y que creemos una contraseña y demos una dirección física. Y ya casi estaremos listos para empezar a usar PayPal. En el siguiente paso nos dan la posibilidad de vincular una tarjeta. También permite vincular una cuenta bancaria en su lugar. 

Cómo pagar con Paypal

PayPal es una opción de pago disponible en multitud de sitios web. Tradicionalmente ha compartido protagonismo con otros sistemas, como el pago con tarjeta o el contra reembolso, aunque hoy en día también compite con otras aplicaciones que están teniendo mucha aceptación, como Bizum. 

Para pagar con PayPal hay que seleccionar esta opción en la tienda online de turno. Inmediatamente, el sitio web nos pedirá el usuario y contraseña que tenemos en la aplicación. Y, ya desde PayPal, y cuando nos hayamos identificado, nos volverán a mostrar los detalles de la compra, por si hay algún detalle con el que no estemos conforme y para que demos el ok definitivo.  

En el caso de las compras online, PayPal no cobra comisiones al usuario final (y sí a la tienda que usa su sistema de pago), excepto que sea necesario hacer un cambio de moneda. Es decir, que si la tienda está radicada en Estados Unidos o el Reino Unido, por ejemplo, y compramos desde España, es posible que paguemos el cambio de moneda ligeramente por encima del cambio oficial establecido el día que hicimos la compra. 

Como decíamos más arriba, los que sí tienen que pagar comisiones en todo caso son los negocios que recurren a PayPal como sistema de pago. En caso de que sean operaciones en el Espacio Económico Europeo, la comisión es del 2,9 % más un fijo de 35 céntimos. Si las transacciones se hacen fuera de Europa, tendrán que pagar un recargo adicional.    

El envío de dinero desde Paypal

PayPal también es un buen sistema de envío de dinero, aunque sea de muy pequeñas cantidades. Si lo que queremos es pagar a alguien (a un amigo por los gastos compartidos de una cena, por ejemplo) tenemos que pinchar en el botón de Enviar y escribir a continuación su correo electrónico, su nombre de usuario en PayPal o su número de móvil. En el envío tenemos la posibilidad de escribir el asunto del pago. También podemos solicitar un pago a una o varias personas (hasta un máximo de 20), para dividir una cuenta pendiente, por ejemplo. 

Como usuario con cuenta personal, enviar dinero es gratis para las transferencias en euros en España y dentro del Espacio Económico Europeo. Si es a otros países, el coste de la transacción puede ser de 1,99 euros (en Estados Unidos o Canadá) o de 3,99 euros (resto del mundo). Por su parte, recibir dinero de amigos y familiares es gratis si no conlleva conversión de divisas. 

¿Hasta qué punto nos protege Paypal? 

Al pagar con PayPal en cualquier sitio web, la compañía asegura que el usuario estará cubierto por la llamada Protección del comprador de PayPal en caso de que haya problemas. Si un artículo no llega o es muy distinto al descrito, la compañía se compromete a ayudar a obtener “un reembolso completo”.

Para ello, el comprador tiene que comunicar al vendedor que hay un problema con la transacción y deberá abrir una disputa en el Centro de resoluciones de PayPal en un plazo de 180 días desde la fecha del pago. A continuación, tendrá que convertir esa disputa en reclamación en un plazo de 20 días desde la fecha en que se abrió la disputa.

En su página web, la compañía asegura que si la transacción cumple los requisitos que exige su política de protección, como compradores tendremos cubierto el precio íntegro del producto y los gastos originales de envío. Eso sí, esta cobertura no incluye algunos artículos, como vehículos, maquinaria industrial y bienes inmuebles.

En Nobbot | Cómo enviar dinero sin saltarse el confinamiento

Imágenes | Flickr/Jernej Furman, Juan I. Cabrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.