Cargar el móvil en un USB público es un peligro que podemos evitar

cargar el móvil en un USB públicoEn estaciones, centros comerciales, bibliotecas…cada vez es más frente encontrar instalaciones para cargar el móvil en un USB público.

Vivimos aferrados a los móviles, donde guardamos desde nuestros contactos a nuestras fotografías pasando por las tarjetas bancarias. Casi toda nuestra información está almacenada en el smartphone, que usamos de manera constante a lo largo del día. Es normal, pues, el pánico a quedarnos sin batería. 

Para solucionar este problema, se habilitan espacios para cargar el móvil en un USB público, una posibilidad que, si bien nos hace suspirar de alivio, también puede suponer un peligro para la integridad de nuestros datos.

Juice Jacking: el riesgo de cargar el móvil en un USB público

Este tipo de acciones que, en principio, pueden parecer inofensivas tienen riesgo. Los USB tienen la capacidad de transferir datos y los ciberdelincuentes podrían instalarnos un malware u obtener información nuestra a través de un puerto hackeado, como nuestras contraseñas e información personal. Estos ataques se conocen como “Juice Jacking”, un término que fue acuñado por el experto en seguridad Brian Krebs en 2011.

Para evitarlos, os proporcionamos unos sencillos consejos, aunque lo más eficaz es evitar conectar dispositivos a puertos de carga públicos. Pero si te vieras en la necesidad de hacerlo sigue las siguientes pautas:

  • Utiliza bloqueadores de USB también conocidos como «preservativos USB» para bloquear la transferencia de datos.
  • Bloquea la opción de acceso al contenido para que evitar las transferencias de datos y que solo tenga la función de carga.
  • En caso de necesitar cargar tu dispositivo, utiliza una batería portátil o un cargador con adaptador de corriente, siempre de las marcas oficiales.

CONSEJOS PARA ALARGAR LA BATERÍA DEL MÓVIL

Para evitar en lo posible tener que cargar el móvil en un USB público hay también algunas acciones que podemos llevar a cabo con el fin de alargar la duración de nuestra batería. 

Además de desactivar servicios que no estemos utilizando o servirnos de aplicaciones de rendimiento como Battery Guru, que lleva un registro de los ciclos de carga y descarga y ofrece consejos personalizados para maximizar la vida de la batería, debemos controlar conexiones y pantalla.

Hay que tener en cuenta que el principal gasto de energía en un móvil lo hace la pantalla. Por eso es fundamental ajustar el brillo y conviene utilizar fondos de pantalla más oscuros. En cuanto a las conexiones, usa el wifi, el bluetooth o el GPS solo cuando los necesites. Es más cómodo llevarlos siempre conectados, pero acaban con la carga de la batería en poco tiempo.

También, para tener que evitar cargar el móvil en un USB público, debemos evitar gestos innecesarios por ejemplo utilizar el control por gestos disponible en algunos móviles que consume gran cantidad de batería.

Por último, debemos controlar qué apps queremos que se comuniquen con nosotros a través de notificaciones que consumen mucha energía. Para gestionar este asunto, hay que ir a Ajustes y pinchar en Notificaciones y barra de estado, y luego en Notificaciones de aplicaciones. Una vez ahí, podremos ir app por app habilitando o deshabilitando esta opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.