7 objetos cotidianos que podrían quedarse obsoletos y 7 que se resisten a desaparecer

objetos obsoletos

Los más pequeños de la casa miran incrédulos esas cintas de casete que han aparecido en el desván. Les explicas lo que son y cómo funcionan, pero no entienden qué sentido puede tener una caja con música limitada, que además necesita un reproductor especial. 

Es muy posible que hayas experimentado algo similar. Es inevitable, por lo que tenemos que estar preparados para contemplar los cambios que en breve llegarán.

Montones de gadgets que se usan a diario van desapareciendo en favor de alternativas, o simplemente por desuso.

Este mundo tecnológico corre mucho. Ha ganado más velocidad con la llegada del teléfono móvil inteligente. Semanalmente aparecen mejoras en ellos, nuevas aplicaciones y servicios que hacen que objetos que tenemos ahora en la mano pierdan todo el sentido en cuestión de un lustro.

7 básicos con fecha de caducidad

objetos obsoletos

En realidad no tenemos una fecha concreta para la caducidad, tampoco una recomendada para dejar de usarlos, pero sí tenemos claro que son utensilios que están perdiendo su utilidad cada día que pasa.

La cámara digital

Es el gadget que sale peor parado con la explosión del smartphone. Su desaparición la podemos fechar en el día de hoy, casi diríamos que ayer, pero todavía sigue existiendo un pequeño mercado que mantienen los principales fabricantes del sector. En cinco años sería un negocio residual.

La realidad es que no hay un comprador interesado en la mayoría de categorías de cámaras. Los profesionales seguirán necesitando modelos de gama alta, los entusiastas harán que perdure el segmento de cámaras avanzadas y las cámaras de acción mantendrán su particular hueco en el mercado. Para todo los demás, teléfono móvil.

Mapas de papel

Puedes ir a una papelería o un supermercado y todavía es posible encontrar un mapa de papel. Pero seamos realistas, ya sea con intenciones geográficas o para la guía en carreteras, estos planos tienen los días contados.

Google Maps, los mapas de Apple o Google Earth cubren de sobra las consultas que necesitamos hacer. Presentan interfaces impresionantes e información actualizada. A la hora de viajar, lo mismo, ya que los GPS y teléfonos móviles nos guían con toda facilidad y cobertura.

Parquímetros

Pueblan los centros de nuestras ciudades y nos piden dinero a cambio de utilizar un aparcamiento. Esto no va a cambiar, ya que es una manera ideal para recaudar dinero, pero sí que va a ser diferente la forma en la que pagamos.

Las aplicaciones móviles están acabando con los parquímetros. No descubrimos nada, es posible hacerlo en muchas localidades, pero la tendencia es que se convierta en la única forma de pagar por nuestro aparcamiento. En realidad todo son ventajas: no necesitamos llevar dinero y podemos ampliar el tiempo sin tener que llegar al coche.

Tickets en papel

El paso de los recibos en papel a recibos electrónicos está siendo muy bien aceptado por los grandes establecimientos, algo que agradecemos los usuarios, pero también nuestro entorno. Gracias al teléfono móvil también desaparece el papel en las entradas de teatro o cine o las tarjetas de embarque para el avión.

Llaves de casas y coches

Puede crear una sensación de inseguridad pero el futuro de nuestras puertas, de casa o del coche, está relacionado con eliminar las llaves. Existen ya multitud de cerraduras inteligentes que son funcionales, pero se convertirá en algo más popular.

Las llaves en realidad son un objeto que se puede perder, ser robado o copiado. Con un panel numérico o un sistema controlado mediante aplicación esto no va a ocurrir, por no hablar de las facilidades para abrir las puertas de manera remota. En el caso de los coches ya es habitual encontrar tarjetas que nos habilitan el acceso al interior, y el arranque se realiza con un botón.

Cables en los auriculares

No es ninguna sorpresa. El porcentaje de ventas de auriculares sin cables es mucho más alto y no para de crecer. Las razones parecen claras, ya que por un precio realmente bajo nos llevamos un sistema de sonido mucho más cómodo, con una calidad similar.

Todo los tipos de auriculares existentes han pasado a ser sin cables, desde los más grandes que cubren el oído al completo a los completamente inalámbricos. Solo es cuestión de que haya espacio para una batería. En pocos años los cables quedarán para actividades profesionales donde se requiera la máxima calidad de sonido.

Dinero en metálico

La vida será más fácil si no tenemos que llevar efectivo encima, o ir a sacarlo al banco. Es algo a lo que muchos están acostumbrados con el uso de tarjetas para todo tipo de compras, y en nuestros días es más claro con el pago a través de teléfonos y wearables. El dinero no va a desaparecer, pero la tendencia es que cada vez se use menos en operaciones cotidianas.

7 objetos que están sobreviviendo a su utilidad

objetos obsoletos

Otros objetos no tienen ningún sentido a día de hoy, altamente superados en funcionalidad, pero por curiosas razones siguen estando instalados en nuestras vidas y trabajos:

  • ¿Alguien ha dicho globos terráqueos? Son bonitos, eternos y todavía se siguen regalando con la intención de aprender o decorar. Lo malo: no se pueden actualizar.
  • Las enciclopedias médicas son de los pocos libros que aún están en nuestras estanterías. Desgraciadamente no hay muchas que estén actualizadas con información del COVID-19, pero nos sirven como manual de enfermedades y también como atlas del cuerpo humano.
  • Parece increíble que con todas las tecnologías de comunicación que disfrutamos hoy, el fax continúe presente en muchas oficinas, compartiendo valiosos documentos con acuse de recibo. Algunos están integrados en impresoras, así que al menos no ocupan espacio.
  • Relojes tradicionales de pulsera. Con el teléfono móvil o con los relojes inteligentes tienen poco sentido. Siguen en activo como artículo de moda.
  • ¿Tienes teléfono fijo? Posiblemente, pero la única utilidad diferencial es que te llamen comerciales de otras operadoras. El teléfono móvil lo ha superado, pero el fijo resiste en casas y oficinas.
  • Los despertadores permanecen en nuestras mesitas de noche dispuestos a sonar con las melodías más desagradables. Son otra de las grandes víctimas del teléfono móvil.
  • La prensa en papel aguanta. Cada año se van cerrando revistas ante el poder de las publicaciones online, y la tendencia dice que van a desaparecer. Pero hay estoicos ejemplos como el del ‘New York Times’ en su edición impresa, que ganó más de 800 000 suscriptores el año pasado

En Nobbot | Compras algo, lo usas, y luego lo tiras… Esa es la obsolescencia del deseo

Imágenes | Amy Humphries | Iswanto Arif | Jaye Haych

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.