Steam Deck es la máquina portátil definitiva: juega donde quieras a lo que quieras

Steam Deck

Desde que los videojuegos llegaron a nuestras vidas, hemos querido echar partidas en cualquier lugar. Los primeros ‘pobladores’ de la industria lo consiguieron con las Game & Watch y poco después lo hicieron de manera más profunda con la Game Boy. A partir de ahí, no han parado de aparecer gadgets portátiles que han mejorado la experiencia de juego.

Con la llegada de Nintendo Switch, muchos aseguraban que se había alcanzado el punto más alto en calidad de juego portátil respecto al sobremesa. Todavía hay muchos caminos por explorar, como el que está probando Valve con su dispositivo Steam Deck, recién salido del ‘horno’.

Para el que ande perdido, Valve es la compañía de Gabe Newell, que tiene como principal aval ser el creador de Steam, la plataforma que domina la distribución de videojuegos en ordenador. También son responsables de obras clásicas como ‘Half-Life’, ‘Counter-Strike’ y ‘Portal’.

En el pasado estuvieron coqueteando con la creación de productos tecnológicos, proponiendo ordenadores premontados y mandos de control especiales, sin resultados muy destacables. Ahora lo van a intentar con un gadget que parece que sale en el timing perfecto, ya que existe el interés por parte del gran público y el hardware está preparado para crear algo tan complejo.

¿Qué es Steam Deck?

En un primer vistazo, y condicionados por las formas de Nintendo Switch, pensamos que estamos ante una nueva consola de videojuegos. Sí, es un gadget para jugar, pero Steam Deck es también un ordenador de bolsillo.

Un ordenador que ha sido orientado al mundo gaming, pero en el que se podrán realizar muchas otras actividades, incluso cambiar de sistema operativo. El hardware es muy similar al de un portátil de última generación y también podemos conectarlo a una pantalla y periféricos.

Su concepción original fue la de una plataforma de juego portátil con una potencial sin igual y una fantástica integración de pantalla, controles y batería. Una vez entendido lo que es Steam Deck como dispositivo, lo siguiente a destacar es que, además, es una puerta al servicio Steam y todos sus juegos.

¿Cómo es de grande steam deck?

Antes de entrar en detalles más concretos, como especificaciones y posibilidades de juego, es muy interesante resolver la duda del tamaño. Muchos potenciales compradores quieren saber cómo será este artilugio entre sus manos.

La mejor manera de conocer las dimensiones de algo sin tenerlo delante es a través de referencias, como, por ejemplo, la Nintendo Switch. La consola japonesa en su versión OLED cuenta con una pantalla de 7 pulgadas, la misma diagonal que una Steam Deck, pero las diferencias en tamaño son evidentes.

Parece que Steam Deck es más portable que portátil, ya que sus generosas dimensiones y sus 669 gramos de peso no la hacen el dispositivo ideal para tener en las manos durante horas. A pesar de eso, todos los análisis coinciden en que la ergonomía está muy conseguida. El motivo principal es que los agarres traseros están diseñados para sujetar la máquina desde la zona superior.

Controles para cualquier juego

No hay duda de que es uno de los apartados mejor resueltos. Y es que plantear una máquina para jugar tan potente sin un sistema de control decente es como morir en la orilla. Por suerte, Steam ha propuesto multitud de opciones con las que poder ajustarse a cualquier juego.

Lo primero que tenemos que saber es que la pantalla es táctil, por lo que muchos títulos llegados del mundo móvil se pueden jugar así. Además de servir de complemento para otros tradicionales.

En cuanto a los controles que esperamos en un mando, tenemos la cruceta direccional, cuatro botones principales de juego (A, B, X, Y), dos palancas analógicas y los clásicos gatillos L y R. En la parte trasera, ubicadas junto a las empuñaduras, encontramos cuatro botones personalizables.

Para terminar, dejamos la opción de control más innovadora, que son dos trackpads con respuesta háptica. Ideales para aquellos juegos que no están pensados para jugar en dispositivos portátiles, como pueden ser shooters.

No nos olvidamos de que Steam Deck es un ordenador, por lo que si quieres colocarle un teclado, un ratón o tu mando de control favorito, también puedes hacerlo.

Mucha potencia en un dispositivo portátil

Steam Deck

Otro de los apartados mejor resueltos de esta máquina es el hardware interno, desarrollado en colaboración con AMD. Han generado una máquina sin igual en el mundo portátil, ya que introduce la arquitectura que usan consolas de última generación como PlayStation 5 y Xbox Series X.

Entrando en detalles, sabemos que utiliza un procesador Zen 2 (cuatro núcleos, 8 hilos) y la tarjeta gráfica emplea arquitectura RDNA 2, con ocho unidades de cálculo. Incorpora tecnologías novedosas como 16 GB de memoria RAM tipo DDR5.

Podríamos decir que la unidad gráfica de proceso es superior a una PlayStation 4, basándose en una arquitectura más moderna y eficiente. En su favor, trabaja con una resolución más baja, por lo que su rendimiento se acelera para llegar a mostrar gráficos mucho más elaborados.

En lo que respecta a la pantalla, es interesante saber que dispone de un panel de calidad IPS. Su tamaño es de 7 pulgadas y es capaz de generar un brillo de 400 nits. Su tasa de refresco se queda en 60 Hz.

Una autonomía aceptable

Aunque estamos ante un dispositivo híbrido, concebido para ser usado conectado o en movilidad, está claro que su uso principal va a estar lejos de los enchufes de corriente. En ese caso, habrá que confiar en el eficiente rendimiento del hardware concebido por AMD.

Han conseguido implementar una gran batería de 40 Wh, equiparable a muchos portátiles bastante más grandes que la Steam Deck. Con ella es posible conseguir una autonomía que se mueve entre las 2 y 8 horas. Esta horquilla tan amplia tiene su razón de ser, ya que no es lo mismo jugar al solitario que a ‘Elden Ring‘.

La manera de cargar el dispositivo es a través del conector USB tipo C, que es, junto al conectar jack, el único puerto que encontramos en Steam Deck. Por suerte, da mucho juego, pues permite también conectar una pantalla secundaria.

Steam y una interfaz propia

Steam OS

SteamOS 3.0 es el sistema operativo que viene de serie en la máquina. Está basado en Linux y nos abre las puertas de la interfaz Steam. Casi todos los juegos que se encuentran en la plataforma son compatibles con el dispositivo, pero Valve ha creado un distintivo para diferenciar los que están soportados al cien por cien.

Lo interesante es que Steam Deck no es un dispositivo cerrado a cambiar de sistema operativo. Estamos ante un ordenador portátil en el que se puede instalar Windows. Con todas las ventajas que eso reporta, por ejemplo, el acceso a otras plataformas de juego como Xbox Game Pass y Epic Game Store.

Steam Deck: disponibilidad y Fecha de lanzamiento

Valve abrió las reservas del equipo en julio del año pasado, con una aceptación inicial muy alta, por lo que el lanzamiento se ha ido demorando. A finales de febrero comenzaron a llegar a los primeros compradores, y en la actualidad la lista de espera supone recibirla a partir del tercer trimestre de 2022.

Hay disponibles tres modelos, que se diferencian sobre todo por la memoria interna (que, por otro lado, se pueden amplia con microSD). El hardware es el mismo y todas vienen con un estuche de transporte y cargador USB-C.

  • La opción más asequible es Steam Deck con 64 GB (eMMC), por 419 €.
  • Steam Deck con 256 GB (SSD NVMe) tiene un precio de 549 €.
  • La máquina más cara es Steam Deck con 512 GB (SSD NVMe), por 679 €. La pantalla en este modelo es antirreflectante.

En Nobbot | ‘Elden Ring’, el juego más esperado del creador de ‘Dark Souls’

Imágenes | Valve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.