Tecnología forense: así es una cámara 360

project_beyond_view_white_1

Las cámaras que graba la totalidad de los 360 grados del ángulo de visión a su alrededor empiezan a ser conocidas y usadas de un modo cotidiano. Gracias a modelos como los de Samsung, LG o Ricoh, ya son asequibles para audiencias menos elitistas.

Estas cámaras hacen fotos o graban vídeo, y en ambos casos obtenemos un archivo de imagen o vídeo en el que podemos ver absolutamente todo lo que sucede en los 360 grados de ángulo de visión de la escena que estemos capturando.

Tanto las imágenes como los vídeos necesitan de visores especiales que hacen posible que “naveguemos” a través de la escena de un modo interactivo usando la interfaz táctil de la pantalla de nuestro móvil, o el ratón en el PC, o incluso nuestros movimientos si usamos unas gafas de realidad virtual para obtener una experiencia más inmersiva si cabe.

Cómo lo hacen

Las cámaras 360 de consumo emplean dos ópticas integradas en la misma cámara, cada una de las cuales graba o captura un ángulo de visión de tipo ojo de pez, con alrededor de 180 grados (algo más para que facilitar la unión). Estas imágenes y vídeos se combinan en el procesador de la propia cámara, y se almacenan en la memoria interna o la tarjeta SD, listos para compartirse o transferirse al ordenador.

ball-camera-open

Las cámaras 360 profesionales se basan en un principio similar, aunque en este caso, en vez de dos cámaras podemos encontrar desde 4 hasta 36 cámaras como en el caso de la Panono 360, cada una de las cuales registra una porción del total de los 360 grados. Estas imágenes o vídeos capturados por cada cámara se envían a la nube o se transfieren a un ordenador donde se unen usando programas de software especialmente diseñados para ello.

A más cámaras, más potencia de procesamiento se necesita para unir las imágenes y/o los vídeos, por lo que se delega el trabajo a servidores en la nube o a aplicaciones en ordenadores portátiles o de sobremesa.

Los componentes

Para la ocasión nos centraremos en modelos de consumo de este tipo de cámaras, con dos ópticas, dos sensores y el procesamiento integrado en la propia cámara. Al menos en parte, porque, profundizando un poco más en el funcionamiento de estas cámaras, hay que decir que dependen del smartphone para realizar gran parte de sus acciones y es el propio software del smartphone el que se encarga de completar el procesamiento de las imágenes y los vídeos.

En primer lugar tenemos las cámaras. Serán cámaras idénticas, enfrentadas, con resoluciones FullHD, 2K o hasta 4K, dependiendo del modelo. A más resolución del sensor, más capacidad de procesamiento será necesaria para realizar el fusionado de las imágenes o los vídeos.

LG 360 cam ifixit
Detalle de los dos módulos ópticos de la cámara LG 360 CAM a partir del despiece de ifixit

Las ópticas de estas cámaras capturan en torno a 180 grados de campo de visión, con una luminosidad que depende de lo que decida cada fabricante. En general, serán ópticas de tipo ojo de pez con más de 180 grados, como en el caso de la Gear 360 de Samsung, por ejemplo, donde el ángulo de visión captado por cada cámara es de 195 grados.

Las imágenes y los vídeos capturados, se procesan en el propio dispositivo para almacenarlos en la memoria interna o una tarjeta micro SD.

El procesador de imagen es otro de los elementos que juegan un papel relevante en las cámaras 360. Tiene que ser capaz de manejar dos flujos de imágenes o vídeos en tiempo real provenientes de sensores de hasta 15 Mpx en el caso de la Gear 360 haciendo un total de 30 Mpx, una cantidad de píxeles nada desdeñable para un dispòsitivo con un tamaño y peso tan comedidos.

En este despiece de la cámara Gear 360 de Samsung se ven los componentes esenciales de un dispositivo de este tipo.
En este despiece de la cámara Gear 360 de Samsung se ven los componentes esenciales de un dispositivo de este tipo.

En el caso de modelos profesionales, como la cámara Panono 360, las imágenes son de nada menos que 108 Mpx. En este caso, el procesamiento se hace en ordenadores de alto rendimiento en servidores cloud.

La batería es otro componentes imprescindible, por supuesto. Con una capacidad menor que la de los smartphones, pero mayor que la de wearables como los smartwatch. En general, estará por encima de los 1.000 mAh. La Gear 360 de Samsung tiene 1.350 mAh, por ejemplo.

En el punto donde se juntan ambas cámaras, con ambos sensores “pegados”, es posible encontrar una placa de cobre u otro material capaz de disipar el calor generado en estos componentes.

Las comunicaciones son también importantes. Generalmente tendremos NFC y WiFi, de modo que la cámara esté conectada con nuestro smartphone u ordenador y pueda compartir los vídeos e imágenes fácilmente y en tiempo real para disponer de una vista en directo desde la pantalla del smartphone (solo en algunos modelos).

La memoria interna en la LG 360 CAM está integrada en un chip de la placa base como se ve en este despiece de iFixit.
La memoria interna en la LG 360 CAM está integrada en un chip de la placa base como se ve en este despiece de iFixit.

La memoria interna y la externa a partir de tarjetas micro SD son otro elemento importante. Los vídeos e imágenes tienen que almacenarse. Y, además, ocupan un espacio notable a poco que combinemos imágenes fijas y vídeo.

Otros elementos habituales son la montura para el trípòde, botones de control básicos para manejar la cámara en apartados como cambiar su modo de funcionamiento, empezar a grabar, parar o hacer fotos. En algunos casos podemos encontrar una pantalla auxiliar OLED con información sobre el modo de funcionamiento y un menú básico de configuración como en la Gear 360. En otros modelos tendremos LED de estado simplemente.

El smartphone es un componente más de las cámaras 360. Es cierto que podemos usarlas sin él, pero es como mejor se aprovechan.
El smartphone es un componente más de las cámaras 360. Es cierto que podemos usarlas sin él, pero es como mejor se aprovechan.

El smartphone y la app correspondiente es otro componente esencial. Desde la app y el smartphone podremos controlar la cámara, configurarla, capturar vídeo o hacer fotos una vez esté conectada mediante WiFi.

Las apps, esenciales

En las cámaras 360, parte del hardware necesario para que las imágenes y vídeos puedan verse correctamente está fuera de las propias cámaras. Ya sea en el smartphone, o el ordenador o la nube, parte o todo el procesamiento de las imágenes obtenidas por cada cámara se realizará fuera de la propia cámara.

Las apps permiten, no solo compartir las fotos y los vídeos con Facebook o YouTube sin que sea necesario etiquetarlos de un modo manual, sino también editarlos de un modo creativo. En este caso, es especialmente interesante el caso de las app Theta+ y Theta+ vídeo, que acompañan a las cámaras Theta de Ricoh pero pueden usarse con otros modelos de cámaras también.

El efecto Little Planet no es más que una proyección particular de la infinidad de ángulos y puntos de vista que podemos observar en una imagen o un vídeo 360.
El efecto Little Planet no es más que una proyección particular de la infinidad de ángulos y puntos de vista que podemos observar en una imagen o un vídeo 360.

Con estas apps es muy sencillo obtener “proyecciones” de las vistas 360 en formatos tan interesantes como el Little Planet, un efecto en el que las escenas capturadas como fotos o vídeos se ven como si se tratase de un planeta mínimo del tipo del que encontramos en, por ejemplo, El Principito.

El resultado, espectacular

Sea con dos o con 36 cámaras, el efecto que se consigue con estas cámaras es divertido y didáctico. Ejemplos de este tipo de contenidos podemos encontrar en los portales de los fabricantes, como el caso de Panono y su galería, excepcional con ejemplos como este.

orange-vr1

Si usamos unas gafas VR, la el efecto inmersivo es aún mayor. La buena noticia es que este tipo de periféricos están ya al alcance de presupuestos modestos, como en el caso del modelo VR1 de Orange del cual puedes obtener más información sobre su funcionamiento aquí.

Eso sí, en las cámaras de consumo, una vez que ya sabemos que hay dos cámaras y que se “pegan” las vistas de cada una de ellas, podemos tener en cuenta este dato para evitar que los sujetos principales de nuestras fotos o vídeos “caigan” justo en la parte donde se solapan las imágenes y vídeos de cada módulo óptico.

Fotos | Fabricantes e iFixit

En Nobot | Date una vuelta de 360º por la superficie de Marte y Tecnología forense: así son unas gafas de realidad virtual por dentro