Así será el gimnasio del futuro (con permiso de Black Mirror)

Así será el gimnasio del futuro (con permiso de Black Mirror)

Internet y las nuevas tecnologías han cambiado o están cambiando los modelos de negocios de prácticamente cualquier sector de actividad, y también están dando un giro de 360 grados a actividades tan cotidianas como comprar, viajar por una ciudad o cuidar nuestro cuerpo. Por eso también el gimnasio tal como lo hemos conocido hasta ahora será en muy poco tiempo una reliquia del pasado.

La importancia de lo que se hace fuera del gimnasio

A partir de ahora, va a importar mucho lo que hagamos fuera del gimnasio para determinar cómo vamos a ejercitarnos dentro. Hoy en día, uno llega a un gym y hace siempre la misma rutina, independientemente de cómo haya ido el día o de su estado físico en ese momento. Sin embargo, en el futuro, el entrenamiento diario dependerá de si hemos dormido mucho o poco, de lo que hayamos comido, de los pasos dados durante la jornada o de variables médicas como el nivel de glucosa en sangre o el colesterol.

El entrenamiento dependerá de lo que hayamos dormido o comido, o de los pasos dados durante el día

Y eso será así porque nuestro entrenador podrá tener acceso a toda esta información, recogida a través de wearables y sensores y chips que en algunos casos llevaremos bajo nuestra piel, y que estará disponible a través de la nube. Se acabaron, pues, los entrenamientos solamente basados en sesiones masivas de spinning, pilates, body combat o zumba. En el idílico gimnasio del futuro, cada deportista será algo más que una ficha asociada a un número de cuenta bancaria, y tendrá un entrenamiento completamente personalizado porque habrá información relevante disponible para que así sea.

Adiós a la monotonía de los entrenamientos

En ese gimnasio de los próximos años también habrá figuras nuevas, como la de los chief digital trainers, entrenadores que no solo sabrán de musculación, estiramientos o dietas, sino que estarán al día en las apps y wearables más indicados para conseguir los objetivos que nos marquemos, y que nos orientarán en su uso y en cómo orientar nuestras rutinas en función de los datos que esos dispositivos van generando con nuestra actividad.

Las gafas de realidad inmersiva nos servirán para desestresarnos mientras acabamos con un panda de marcianos

Mediante la realidad virtual o las tres dimensiones, los entrenamientos también serán mucho menos aburridos que en la actualidad. Se acabó lo de quejarse de que el gimnasio es demasiado previsible y monótono. En una bici estática, y gracias a unas gafas de realidad virtual, podremos quemar calorías subiendo (virtualmente) el Tourmalet o cualquier pico de los Pirineos. También las gafas de realidad inmersiva nos servirán para desestresarnos mientras acabamos con un panda de marcianos. Frente a grandes pantallas, también podremos viajar por Estados Unidos o por Asia mientras nos aplicamos con el spinning.

GIMNASIOS EN LA NUBE Y SOSTENIBLES

Además, gimnasio del futuro también podrá ser energéticamente autónomo, como el Reebok Sports Club que está en lo alto del exclusivo Centro ABC Serrano de Madrid, donde entrenan muchos famosos y gente de la televisión, y que ya cuenta con máquinas de musculación y cardio que almacenan la energía generada por los clientes y la reutiliza para iluminar sus salas y así rebajar la factura eléctrica. ¿Os recuerda en algo a Black Mirror?

También Internet y la nube acabarán con los remordimientos de los que se apuntan al gym durante un mes, o que pagan por adelantado cientos de euros para ahorrar en las cuotas de un trimestre o de todo un año, y luego no van por pereza. Y es que la mayoría recurriremos a herramientas online y apps que permitirán pagar por el uso y evitarán contratos y cuotas, como la de Gympass, que permite elegir entre 1.300 gyms de casi 400 ciudades de todo el mundo. Se trata de una herramienta muy útil cuando viajamos y el check-in se hace con una app de móvil o validando un token de 10 dígitos que hay que enseñar a la entrada del centro.

¿Será el primer paso de un futuro lejano en el que conseguiremos dinero virtual pedaleando en un gimnasio tal y como nos mostraba el episodio “15 millones de méritos”?

En Nobbot | Seres amortales, cerebros online, reprogramación genética… Así ven el mañana tres futurólogos