LOLITA acelerará el corazón de las comunicaciones del futuro

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía”… Cómo podría imaginar Humbert Humbert que su adorada joven bautizaría con su nombre el proyecto científico europeo Information Theory for Low-Latency Wireless Communications (LOLITA, por su acrónimo en inglés)…Pero los tiempos cambian y, junto a la gran literatura de Navokov, surgen otras necesidades a las que, en este caso, trata de dar respuesta Tobias Koch, un investigador de la Universidad Carlos III de Madrid que trata de definir la base teórica y matemática que permitirá hacer más rápida y eficiente la comunicación inalámbrica. Así, LOLITA, que aceleró el corazón de un profesor pervertido, acelerará ahora las comunicaciones del futuro, entre coches sin conductor o a través de redes 5G.

Tobias Koch, científico de la Universidad Carlos III de Madrid, ha recibido una ERC Starting Grant, una de las subvenciones para jóvenes investigadores más importantes de Europa para desarrollar el proyecto LOLITA, que permitirá diseñar nuevos sistemas que utilicen recursos como el ancho de banda o la energía de la manera más eficiente.

códigos de corrección

Los sistemas de comunicación inalámbrica actuales intercambian paquetes de varios miles de bits e incluyen grandes códigos de corrección para proteger contra errores de transmisión. “Lo que hacemos es incluir bits adicionales para corregir posibles errores”, dice Koch. Con ello, se garantiza la fiabilidad del sistema (que lo que se transmite sea lo mismo que se recibe).

Sin embargo, los futuros sistemas de baja latencia intercambiarán información de manera mucho más rápida (casi en tiempo real) y, por esta razón, en paquetes de solo unos cientos de bits (un tamaño mucho más pequeño), lo que obliga a diseñar nuevos códigos de corrección de una longitud mucho más pequeña.

LOLITA en un gran camión de bits

Según explica Tobias Koch, “es como intentar transportar una mercancía en miles de coches en lugar de en decenas de camiones. Para ello, hace falta diseñar nuevos códigos de corrección que permitan mantener a los coches en la vía cuando surgen errores en la conducción. Si tenemos que enviar muchos paquetes, podemos decidir si guardamos todos en un almacén y luego los enviamos todos juntos en un camión o si enviamos los paquetes uno a uno en un coche”.

“Con el camión -añade el investigador de la Universidad Carlos III de Madrid- se tarda más porque hay que esperar a completar la carga, pero tiene la ventaja de incluir sistemas de seguridad (códigos de corrección) más grandes y fuertes al disponer de más espacio. Por el contrario, el envío con coches sería más rápido porque se puede enviar cada paquete justo en el momento en que llega al almacén, aunque se deben utilizar códigos menos fuertes”.

Un posible gran avance para las redes del futuro

Según explicó a Nobbot Manuel Sánchez Malagón, Director de Planificación de Red de Orange España, las características de las redes 5G son mayor capacidad y velocidad de descarga (hasta 10 Gigabits por segundo), menor latencia o tiempo de llegada de los paquetes de información (1 milisegundo), posibilidad de multiplicar por 100 el número de dispositivos actuales conectados, lo que permitirá una gran explosión de objetos comunicándose a través de las redes y menor consumo de batería, lo que facilitará nuevos tipos de objetos conectados.

Todas estas mejoras técnicas se traducirán en servicios concretos como, por ejemplo, coches autónomos conectados en red, que unidos a redes de sensores en carreteras y túneles, llevarán el tráfico rodado a niveles de seguridad y eficiencia muy superiores a los actuales. Sin embargo, tal como señala el investigador de la Universidad Carlos III, para que esta comunicación resulte útil para evitar accidentes debe producirse casi en tiempo real (con un retraso o latencia de no más de 10 milisegundos)

Por tanto, el proyecto de Tobias Koch, que arranca el 1 de marzo de 2017 con una duración prevista de cinco años, puede tener gran impacto en el mundo que vendrá. Amenizaremos la espera de ese futuro tan prometedor leyendo libros como el de Navokov, otra eficaz herramienta de comunicación inalámbrica.

Fuente: uc3m