Aprende cómo ayudar a tus hijos a disfrutar al máximo de los videojuegos - Nobbot

Aprende cómo ayudar a tus hijos a disfrutar al máximo de los videojuegos

La periodista y humorista Ellie Gibson, experta en videojuegos, acaba de publicar en ‘The Guardian’ una interesante guía de videojuegos para hijos, dirigida a los padres de todos aquellos apasionados por las consolas. Ante todo, esta profesional trata de tranquilizar a los progenitores que se sienten marcianos hablando de este tema: ”Los videojuegos pueden ser maravillosos. Pueden enseñar a crear, a jugar y a perder”.

¿qué juegos son adecuados para mis hijos?

Al igual que las películas y las series de televisión, los videojuegos están clasificados por edades de acuerdo con el código PEGI, el referente europeo en cuanto a clasificación de estos contenidos, y merece la pena que los padres y madres de los futuros gamers presten atención a esta etiqueta. Afortunadamente, hay una infinidad de juegos para cada grupo de edad. Por ejemplo, en Amazon hay más de 15.000 juegos disponibles con una clasificación de edad de más de tres años, por lo que es hora de desterrar el mito de que solo hay videojuegos violentos (si aún no lo habías hecho).

Entre sus recomendaciones, la periodista anima a los padres y madres a buscar juegos que despierten el interés de sus hijos por la creación como Minecraft, LittleBigPlanet, Lego Worlds o Super Mario Maker. Estos títulos despiertan la imaginación de los pequeños de la casa y sacan su lado más creativo e ingenioso.

Si tú o tu pareja sois jugadores retirados podéis descubrirle a vuestros retoños algunos de vuestros videojuegos retro favoritos, que te permitirán pasar una tarde nostálgica y divertida con ellos. Además, podrás ganar las primeras partidas. Eso sí, es preferible recurrir a los remakes de clásicos como Ratchet & Clank y Crash Bandicoot, o a las nuevas series de The Legend of Zelda y Mario Kart. Serán mucho más atractivos para tus hijos.

¿Cuánto tiempo deberían jugar?

Sí, lo ideal sería que a tus hijos les encantara construir maquetas, tocar el violín y jugar al ajedrez, pero en el mundo real a los niños les gusta divertirse y, como los tiempos han cambiado, adoran jugar a los videojuegos. Por ello, según publica Gibson en ‘The Guardian’, los padres deben conseguir crear un equilibrio porque todos los pequeños requieren tiempo de inactividad y elegir, en la medida de los posible, en que gastarlo.

En este sentido, dice la periodista, se trata de poner el foco en la mesura. ”Igual que no les doy huevos Kinder en todas las comidas, no pueden jugar con videojuegos a todas horas”. Y desgraciadamente, no hay pautas oficiales sobre el tiempo de pantalla que deberían pasar los niños delante de una pantalla. Según Gibson, existe una gran cantidad de investigaciones complicadas sobre este tema, que tiende a obtener informes inexactos por lo que la decisión es personal.

Aunque esta experta en la materia nos ofrece una serie de consejos. Es más probable que tus hijos apaguen la consola (casi) sin rechistar si llegáis a un acuerdo sobre el límite de tiempo antes de que dé comienzo la sesión. También es recomendable avisar a los niños de que están agotando su tiempo cuando faltan cinco minutos y ser tan firmes como razonables. Si realmente necesitan un minuto más para terminar el partido o pasar de nivel, es aconsejable ser flexible.

la violencia en los videojuegos

En realidad, no hay pruebas concluyentes sobre el vínculo entre los videojuegos violentos y el comportamiento de los niños aunque jugar a este tipo de juegos suele asociarse con actitudes antisociales, mayor agresividad y menor empatía. Sin embargo, tal como publicamos en Nobbot, un estudio reciente, revela que los usuarios tienen la misma respuesta neural ante imágenes emocionalmente provocativas que los no jugadores.

En este estudio, un equipo de investigadores de varias instituciones alemanas, lideradas por la Universidad de Hannover, ha utilizado imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) en jugadores que han sido usuarios durante mucho tiempo de este tipo de juegos. Este hallazgo, sugiere que la empatía no disminuye al jugar a estos videojuegos a largo plazo.

conclusiones

Al igual que con la mayoría de los aspectos relacionados con la crianza de los hijos, la toma de decisiones relacionadas con los videojuegos deben estar basadas en una buena información previa y en el equilibrio. En esta línea, la autora explica que los padres deben conocer este mundo a fondo, empaparse el sistema de clasificación PEGI y aprender a usar los controles parentales de la consola (Xbox One, PS4 y Nintendo Switch), así como de las tablets y smartphones.

No obstante, Gibson destaca el lado positivo de los videojuegos, que define como ”emocionantes, inspiradores y, sobre todo, divertidos”, tanto para niños como para los padres de todos ellos.

Fuente: The Guardian

Fotografías: Pixabay.com

En Nobbot | Los videojuegos violentos no causan conductas antisociales