Desarrollan una prótesis que permite caminar a niños con parálisis cerebral

Un equipo de investigadores de la Universidad del Norte de Arizona, liderado por Zachary Lernerm, han desarrollado un exoesqueleto que favorece la extensión de la pierna y, por tanto, permite que los niños con parálisis cerebral a superar la ‘marcha agachada’, un trastorno que provoca la flexión excesiva de la rodilla dificultando la posibilidad de andar. Tal como ha publicado la Agencia Sinc, en España, unas 120.000 personas sufren parálisis cerebral, un grupo de trastornos del desarrollo psicomotor, que causan una limitación de la actividad de la persona, atribuida a problemas en el desarrollo cerebral del feto o del niño.

Se trata de la causa más frecuente de la discapacidad motora durante la infancia y, en numerosas ocasiones, impide que los pequeños puedan caminar. En el 50% de estos casos, esta capacidad se pierde en la etapa adulta debido a que, aunque las funciones neuronales permanecen estables, cuando los niños crecen, los músculos no alcanzan ni la fuerza ni la resistencia necesarias.

Sin embargo, el exoesqueleto creado por el grupo de investigación de Lernerm pueden ser un impulso para revertir esta situación. De hecho, los resultados con esta prótesis, hasta el momento, han sido iguales o mejores que los obtenidos mediante cirugías invasivas.

la prótesis favorece la extensión de la rodilla

El exoesqueleto modifica la postura de los niños mediante ráfagas de extensión de las rodillas mientras se camina. De esta manera, los músculos extensores de esta parte del cuerpo se mantienen activos mientras llevan acoplado esta prótesis. Durante la fase de pruebas, niños de entre 5 y 19 años han sido capaces de andar sin la ayuda de ningún terapeuta o aparato de movilidad, y seis de ellos o consiguieron durante el primer día en el que usaron el exoesqueleto.

Después de seis sesiones, la prótesis mejoró la postura de todos los participantes en las pruebas. Asimismo, seis niños lograron resultados mejores o iguales a los conseguidos en las cirugías invasivas. Y según los impulsores del proyecto, más días de entrenamiento con el exoesqueleto aumentaría los beneficios terapéuticos.

En definitiva, los autores del trabajo consideran que esta prótesis evidencia la efectividad de este tipo de dispositivos a la hora de mejorar la motricidad y, por tanto, el día a día de personas con discapacidad. La investigación completa sobre este proyecto has sido publicada en la revista Science Translational Medicine.

Fuente: Agencia Sinc

En nobbot | Así es como implantes y prótesis dan un nuevo giro a la teoría de la evolución