Los juguetes medievales siguen de moda - Nobbot

Los juguetes medievales siguen de moda

A pesar de que los niños se lancen a las pantallas táctiles antes de que les empiecen a salir los dientes de leche, los juguetes que utilizaban los más pequeños en la Edad Media siguen vigentes a día de hoy. A pesar de las innovaciones que han revolucionado la industria del juguete, muchas veces los objetos más simples como un caballo de madera, una muñeca o un sonajero consiguen acaparar la atención de los menores. Y es que los juguetes medievales siguen de moda.


Caballos de madera, muñecas, sonajeros y pajarillos son cuatro cosas que todavía hoy adornan las estanterías de las habitaciones de los peques. Pero se trata de artículos que llevan entreteniendo a los niños desde el medievo. De hecho, Silvia Alfonso Cabrera, historiadora de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha analizado cómo se utilizaban estos juegos en aquella época gracias al estudio de fuentes documentales, representaciones pictóricas y restos arqueológicos. Según sus conclusiones, la clase social y el sexo marcaban importantes diferencias.

‘La función de los juguetes en aquella época era doble y similar a la actual: educativa y ociosa”, explica esta investigadora. En el estudio publicado en la Revista Digital de Iconografía Medieval y recogido por la Agencia Sinc, la historiadora ha analizado estos cuatro juguetes (los más populares en la Edad Media): el sonajero, el caballo de madera, los pajarillos y las muñecas. Además, se han hallado restos de algunos de los juguetes medievales en yacimientos arqueológicos como en enterramientos infantiles.

A través de estos artículos, los niños aprendían y se familiarizaban con las tareas que les tocaría desempeñar en la vida adulta. Asimismo, los juguetes eran un entretenimiento que permitían a los familiares o a las nodrizas, en el caso de las familias nobles, realizar sus actividades, tal como hacen los padres a día de hoy.

Caballo de madera y muñecas de trapo

El caballito de madera es uno de los juguetes más representados de la época medieval y era uno de favoritos por los menores ya que les permitían sentirse como verdaderos caballeros adultos, según recoge la autora del estudio.

En el caso de las muñecas, a diferencia de las actuales, que suelen emular a bebés o a niños pequeños para que los cuide su dueña o dueño, las muñecas medievales representaban a mujeres. ¿El motivo? En aquella época, las niñas ya llevaban a cabo el rol de madre al cuidar a sus hermanos pequeños. A pesar de que apenas se conservan restos, podían ser fabricadas por artesanos y con ropa de moda, que compraban las niñas de clases nobles, o con materiales caseros para las pequeñas más pobres: muñecas de trapo cosido, nudos y estropajos envueltos en paños. Un dato curioso que apunta la historiadora: ”Los Reyes Católicos encargaron a un sastre valenciano tela y ricos trajes para las muñecas de su hijas”.

Juguetes Medievales

JUGUETES MEDIEVALES PARA cualquier época

El sonajero siempre se ha relacionado con temas algo místicos como que servían para cazar malos espíritus o calmar el dolor de los dientes de leche y su origen se remonta a la Antigüedad. Aunque siglos más tarde, se empezó a utilizar como juguete para los bebés. Al igual que con el resto de las cosas, los sonajeros de nobles o reyes estaban elaborados con oro, plata y perlas. Aunque en los ámbitos humildes, estos materiales ricos eran sustituidos por un mendrugo de pan o por el propio seno materno, según escribe la historiadora.

En cuanto al pajarillo, podía ser de metal, de barro o incluso de carne y hueso debido a que en las representaciones se muestran atados con una cuerda. Al final, el estudio publicado enumera otros juguetes típicos de la Edad Media que han perdurado hasta la actualidad como peonzas, cazamariposas, marionetas y dados. Por ello, la investigadora concluye que es curioso cómo los niños se divierten en cualquier época, muchas veces se entretienen con el objeto más simples que nos podamos imaginar.