Mathtrade: cuando el amigo invisible se rige por un algoritmo - Nobbot

Mathtrade: cuando el amigo invisible se rige por un algoritmo

Ho, ho, ho, ho. Llegan unas fiestas muy especiales en las que el turrón, los espumillones y los kilos y más kilos de todo tipo de comida nos nublan el cerebro. Pero no hasta el punto de que no seamos conscientes de que son fechas para acercarnos a nuestros amigos y familiares con un pequeño detalle que les llene de entusiasmo. Durante años, todos hemos jugado al amigo invisible, con el que regalamos un obsequio a alguien determinado por el azar. Pero los mathtrade, algoritmos y apps de Internet están cambiando un tanto el cuento. ¿Queréis saber cómo?

Mathtrade, el origen de un nuevo ocio

Primero nos hemos de remontar a un concepto como mathtrade que enlaza de maravilla con la cultura del consumo colaborativo que la red ha hecho crecer exponencialmente. Los mathtrade son actividades que fomentan el intercambio de objetos entre usuarios. Si yo tengo una cosa que a ti te gusta, y tú tienes una cosa que me gusta a mí ¿qué tal si los intercambiamos? Se dan, especialmente, en un mundillo tan vinculado a Internet como es el de los videojuegos y podemos ver mathtrade en muchos foros en los que se reúnen gamers de todo tipo.

amigo-invisible-2

Su desarrollo es el siguiente: los participantes se apuntan al mathtrade indicando los objetos que tienen y que quieren cambiar y aquellos por los quieren efectuar el change. A cada objeto se le da un valor que toma en cuenta factores como el estado de ese producto, pero también la demanda por parte de los otros usuarios. Ese valor lo puede otorgar un amigo muy especial, que es el que hace posible los mathtrade: el algoritmo.

Existe un algoritmo que desarrolla todo el proceso: él es el que establece los difíciles intercambios (pueden verse involucradas decenas de personas, por lo que determinar de forma manual lo justo de cada uno de esos cambios podría ser simplemente demencial para una persona). Así, cuando el algoritmo se ha devanado los sesos por nosotros, se publica una lista en la que se establece quién va a recibir cada uno de los objetos puestos en juego. Aquí, como vemos, se facilita el intercambio entre personas que no se conocen pero que pueden estar interesadas en objetos de otros usuarios. Es una forma de establecer relaciones provechosas para todas las partes. Si X tiene un objeto que quiere Y, pero Y no quiere ningún objeto de X, tal vez podemos hacer que entre en juego Z. Él puede ser el nexo entre un intercambio en el que todos salgan ganando.

Por supuesto, como comprenderéis, para que un mathtrade tenga éxito es básica una cualidad por parte de quienes participan: el compromiso. Si publicas tu lista de deseos, si quieres participar en ese intercambio masivo, si vas a enviar tu objeto a alguien que no conoces… Debes de tener la seguridad de que los otros también van a cumplir con su parte. Es un ejemplo de la fuerza que pueden tener las comunidades en Internet. Personas que no se ven ni se tocan pero que establecen vínculos de confianza total. Así, las mathtrade se suelen realizar en foros con un amplio recorrido y seguimiento por parte de los internautas. Que conocen la reputación de sus administradores y usuarios y que supone una total confianza en las acciones que van a realizarse.

El amigo invisible

amigo-invisible-1

El espíritu del mathtrade llegó al amigo invisible. Ya sabemos que la creatividad vuela por Internet y la traslación de ciertas herramientas al ámbito más lúdico y social triunfa por goleada. Eso es lo que sucede con una tradición tan antigua como la de regalar a una persona cuyo nombre permanece en secreto. Esta costumbre aboga por las relaciones personales más solidarias. No importa qué pieza seamos en la comunidad, con una mayor o menor implicación o carisma. Todos somos iguales ante el amigo invisible. Todos merecemos un poco de afecto y calidez y no importa de parte de quién lo recibamos. De hecho, es más divertido cuando tenemos que regalar a un desconocido. Esto sí es espíritu navideño del bueno.

Pero, aquello de escribir los nombres en un papelito y meterlos todos en una bolsa ha pasado a mejor vida. ¿Quién quiere hacer un sorteo offline cuando puede recibir un SMS que le diga, “mágicamente”, quién será su amigo invisible? Como decimos, el espíritu del mathtrade, de los intercambios a través de un algoritmo informático, toman mucha importancia en esta nueva dimensión y ese tipo de herramientas matemáticas son empleadas para que el proceloso universo del amigo invisible tenga una nueva dimensión gracias a Internet.

¿Dónde jugamos?

Si queremos jugar al amigo invisible de manera online, tenemos un montón de webs a nuestra disposición. Una de ellas es amigoinvisibleonline, una solución que permite que cada resultado se envíe después vía mail a los diferentes participantes. Otra opción más que interesante es que puedes añadir exclusiones de una forma muy sencilla; por si no quieres que una persona regale a alguien en concreto. Además, te permite subir un excel con hasta 100 líneas. Es decir, 100 amigos invisibles a la vez.

Otra de las páginas más usadas para este tipo de actividades es soytuamigoinvisible. Se trata de una web que funciona de una forma muy intuitiva. Esto es clave para este tipo de webs, pues así permite que cualquier persona, sea cual sea su nivel de usuario, pueda realizar el sorteo sin ninguna traba. Esta página permite aportar datos como cuándo se va a celebrar la entrega de regalos o cuánto dinero han de poner los participantes.

También es muy popular la web amigoinvisible.info, que permite registrarnos con un grupo de amigos. Así, es posible entrar cuando queramos dentro del grupo y modificar datos, añadir a más personas… O lo que sea preciso hacer para que el sorteo sea perfecto. La posibilidad de que el grupo se guarde ayuda a corregir posibles problemas si alguien no ha recibido el mail con su amigo invisible porque se ha escrito mal su dirección de correo, por ejemplo. Esta página permite, además, enviar el resultado vía mail, consultarlo en pantalla, vía WhatsApp…

Además, existen un gran número de apps a través de las que se puede hacer este entrañable sorteo. Así, Google Play está lleno de estas herramientas para digitalizar esta costumbre. El nombre Amigo invisible aparece relacionado a diferentes desarrolladores que ofrecen el producto. Sólo hemos de escoger la opción que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Y no olvidar hacer un bonito regalo para nuestro amigo invisible, aunque nos caiga regular, sea la persona más difícil de complacer o no conozcamos para nada sus gustos. Ahí radica la gracia del asunto.

En Nobbot | Los diez regalos tecnológicos más locos para esta Navidad