Seis trucos para todos aquellos que utilicen una Dual SIM - Nobbot

Seis trucos para todos aquellos que utilicen una Dual SIM

Pocas cosas más incómodas que llevar un par de móviles encima, a todas partes. Excepto si eres Paris Hilton, entonces podrás llevar trescuatro y hasta cinco teléfonos. En cualquier caso, es terrible confundir el teléfono del trabajo con el personal, coger llamadas de empresa con un «qué pasa, colega» o atender con tono fúnebre a tus verdaderos colegas.

Esto dejó de ser un problema real con la introducción de la Dual SIM: dos tarjetas para dos líneas móviles dentro del mismo teléfono. Y, con ello, la posibilidad de recibir las llamadas, fotos o mensajes de ambos con el aviso de una u otra línea. Pero aún hay más funciones y posibilidades más allá de las obvias. Allá van:

CUIDADO CON LAS CONEXIONES


Con una doble SIM podemos recibir llamadas y mensajes de dos números diferentes, incluso de dos distintas operadoras; pero, eso sí, contar con dos SIM no significa tener el doble de velocidad: la velocidad está sujeta al servicio contratado, no se multiplica de forma redundante. En muchos teléfonos, una SIM está enfocada a la tarifa de datos, y la otra queda relegada a enviar o recibir llamadas.

Esto sucede porque, por su disposición dentro del propio teléfono, una es compatible con las redes principales (2G, 3G, 4G) y otra sólo con los servicios 2G más primitivos, como el SMS. Con esto queremos decir que, sin comprometer el estado interno del terminal, no todos los teléfonos ofrecen compatibilidad 100%.

SEGUNDA LÍNEA DE DEFENSA

La ventaja principal, evidentemente, se traduce en conservar dos números de teléfono en el mismo terminal. Ahorramos espacio y ganamos en funcionalidades.

Hasta hace poco WhatsApp vinculaba el terminal a una cuenta —es decir, no permitía tener dos cuentas en un mismo móvil—, pero gracias a aplicaciones como Parallel Space podemos seleccionar la aplicación que queramos clonar y crear dos cuentas de la misma. Para servicios de mensajería como WhatsApp o Telegram es ideal ya que nos ayudará a sacar el máximo partido a estas dos cuentas.

A LAS COSAS POR SU NOMBRE

Aprovecha para crear dos carpetas maestras con los nombres de tus SIM y asocia así los distintos datos o fotos de cada red de forma independiente. Sólo tienes que prestar atención a la raíz de archivos desde Ajustes > Ajustes de almacenamiento y, desde ahí, puedes acceder tanto a tu tarjeta SD como a las distintas SIM y decidir así dónde quieres almacenar unos u otros ficheros.

Si, por ejemplo, has usado una SIM no habitual para unas vacaciones fuera de Europa, una beca de trabajo o cualquier salida de la región por la que recibes cobertura de tu proveedor telefónico, te vendrá genial tener localizados los archivos en ese nuevo país, desde los amigos que hagas allí hasta las fotografías que tomes.

Si contamos con dos tarifas y ambas tienen conexión 4G LTE de alta velocidad, sólo podremos usar este servicio en una de las SIM. Pero eso no implica que no podamos intercambiarlas. En Android, desde el menú Redes móviles, tenemos la opción de gestionar las capacidades de nuestras dos tarifas.

IGNORANDO A CONVENIENCIA

Por otro lado, si queremos dar prioridad a una red sobre otra, en el menú superior de Android, pinchando sobre el icono de cada SIM podremos configurar el distinto perfil de uso. Desde aquí elegiremos la prioridad de conexión: podemos seleccionar que el terminal nos pregunte a cada llamada o dejarla seleccionada de forma automática, asociar sólo mensajes a la SIM 1 y videollamadas y datos a la SIM 2.

Y quienes estén frustrados por una mala gestión de su DualSIM por parte del propio teléfono, podrán contar con aplicaciones como Dual SIM Control que posibilitan esta gestión al vuelo, saltando de una a otra, con integración de distintos servicios SIM y personalización de iconos en los widgets para no perderse entre tanto cambio.

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Las SIM de prepago no cuentan con contrato, ya que pagamos por adelantado o mediante paquetes de datos gastados. Una buena forma de sacar partido a esa doble ranura es mediante estas tarjetas para tener una garantía extra.

¿Te vas de vacaciones? No sufras, aquí tendrás un extra que salvaguarde tu espalda. Ampliar tu tarifa implica un largo rato de charla con el departamento comercial de tu operadora y, ocasionalmente, ese cobro será más bien una penalización. Existen inclusos tarjetas dedicadas exclusivamente a las redes sociales, para chatear y enviar mensajes instantáneos.

Habrá quien sentencie que la doble SIM es enemiga natural de las operadoras internacionales debido a que nos ahorra dinero. Como decíamos, podemos usar una para las llamadas y reservar otra para datos fuera de España. Las operadoras locales hacen uso de tecnología 4G LTE: si nuestro terminal sólo cuenta con una ranura, nos veremos obligados a pagar por mudar de servicio o habilitar un plan internacional.

URGENCIAS SIN PELIGRO

Supongamos que un amigo se ha quedado sin batería en su móvil justo cuando está esperando una llamada importante. Y, para más inri, estáis en medio de la montaña. Con una Dual SIM podrá conectar su SIM a nuestro terminal y el problema se habrá solucionado al vuelo.

Asimismo, si tu terminal no cuenta con el sistema operativo donde está tu doble SIM, existen alternativas como Mesuit, una funda que te permite tener Android en un iPhone, es decir, hacer que un sistema operativo funcione dentro de otro mediante una emulación —el propio Mesuit OS—, dotando además al terminal de un extra de batería y espacio. Es una buena solución final para esos problemas de incompatibilidad que surgen entre software y hardware.

En Nobbot | El iPhone se reformula para siempre

Imágenes | Pixabay, Mesuit