Los drones están tomando Instagram y estas cuentas lo demuestran

Ejemplo de la última revolución tecnológica, herramienta de trabajo disruptiva, amenaza en el espacio aéreo o, incluso, juguete de las últimas navidades. Los drones han conquistado todos y cada uno de los espacios que se han propuesto. De acompañar a Lady Gaga en el intermedio de la Super Bowl a repartir paquetes de Amazon, los drones se han convertido también en uno de los aparatos más mediáticos de los últimos años.

Pero si hay un universo que han conquistado, ese es el de la fotografía. Desde sus tiernos inicios, la cámara ha sido una pieza fundamental entre rotor y rotor. Ahora, a medida que la tecnología mejora, fotógrafos consolidados y nuevos talentos se han sumado a la fotografía dron, una tendencia que no deja de crecer. Y la prueba está, cómo no, en Instagram.

Aquí te presentamos siete perfiles y una web que no te puedes perder si te gusta la fotografía y el mundo dron. Y que demuestran que Instagram hace mucho que dejó de ser un escaparate de selfis.

Drone of the day

Con más de 170.000 seguidores, este perfil en Instagram quiere ser el gran curador de contenidos dron de la red social. Fotógrafos de todo el mundo suben sus fotos sacadas desde drones con la etiqueta #DroneOfTheDay, esperando que los administradores del perfil las incluyan. Sin embargo, son bastante selectivos, y por el momento hay poco más de 1.000 imágenes publicadas.

Ante la avalancha de solicitudes, aseguran a través del propio perfil, han creado un grupo abierto en Facebook donde todo el mundo puede subir sus fotos. Claro, los resultados son mucho menos selectos.

DJI, LAS MARCAS TAMBIÉN ESTÁN AQUÍ

Una publicación compartida de DJI (@djiglobal) el

Que las marcas apuestan por las redes sociales no es una novedad. Algunos de los mayores fabricantes de drones y cámaras para estas aeronaves están en Instagram, pero con diferentes resultados. Los que mejor se lo han montado son los de DJI, fabricante del popular modelo Phantom, con más de 770.000 seguidores. Su perfil es una gran exposición de imágenes tomadas con sus modelos y, de paso, un pequeño escaparate publicitario.

Otros fabricantes, como Parrot, no han logrado tanto éxito, y algunos, como GoPro y sus más de 12 millones de seguidores, no se puede decir que se lo deban todo precisamente a los drones.

Dirka, los fotógrafos se apuntan

Una publicación compartida de Dirk Dallas (@dirka) el

Con sus más de 300.000 seguidores, el perfil del fotógrafo Dirk Dallas sirve para ilustrar que Instagram también tiene hueco para los profesionales. Fundador de From Where I Drone, una web que busca inspirar y dar consejos de cine y fotografía con drones, este californiano utiliza su aeronave no tripulada para captar la “majestuosidad de la naturaleza y las maravillas ocultas del mundo”.

No somos nosotros los que diremos si lo ha conseguido o no, pero desde luego se ha llevado su dron de paseo alrededor del planeta.

Gabscanu, un nuevo concepto de selfi

Una publicación compartida de GAB SCANU (@gabscanu) el

Este fotógrafo de Sidney, Australia, retrata, sobre todo, el mar, la arena y su interacción. Y en muchas de sus fotografías en Instagram hay un elemento común: él mismo. El dron ha permitido a Gabscanu, quien asegura vivir en unas vacaciones perpetuas, recorrer las playas australianas sacándose selfis sin el molesto palo.

Desde cientos de metros de altura a escasos centímetros de su cara, el dron y su cámara le han conseguido a Gabscanu más de 250.000 seguidores en Instagram. Sin duda le funciona esta vuelta de tuerca al concepto selfi.

Dorosha, drones y #foodporn

Vale, este no es un perfil concreto, pero sí una tendencia japonesa que muestra como los drones están rompiendo barreras y conquistando algunos de los rincones más clásicos de Instagram como el hashtag #foodporn, que agrupa más de 120 millones de fotografías de comida.

Dorosha es una mezcla entre dron, dorodo (sopa o crema en japonés) y shashin (foto en el país nipón). Ya sea colando un dron en el restaurante o simulando el efecto aéreo colgándose de la lámpara, los fans de la tendencia dorosha se dedican a tomar planos cenitales, o casi, de sus platos favoritos de ramen.

Dronebois, inspirados por las infraestructuras

Una publicación compartida de DRONEBOIS® (@dronebois) el

Al igual que selfis y fotos de comida asiática se han visto afectados por la revolución dron, los sectores de fotografía más técnica también hacen sus pinitos en Instagram. Es el caso de Dronebois, una compañía que agrupa a un centenar de pilotos y operadores en Estados Unidos especializados en inspección de infraestructuras energéticas, recogida de datos o minería, entre otros sectores.

Entre trabajo y trabajo, sacan también tiempo para su vertiente más artística. Puentes entre la bruma, carreteras serpenteantes, altas torres de alta tensión o rascacielos imposibles llenan su perfil de Instagram.

Waterproject, la mirada científica

Algunas de las ciencias más clásicas, como la biología o la geología, se han sabido aprovechar de las posibilidades que brindan los drones. Métodos de observación animal poco intrusivos, puntos de vista antes imposibles y fácil acceso a lugares remotos le han valido a los drones convertirse en una de las herramientas preferidas de científicos y divulgadores.

El proyecto personal del fotógrafo Seth Willingham, Waterproject, muestra en Instagram una mirada diferente a los ecosistemas acuáticos desde el aire. En su espacio tienen cabida desde la emigración de las ballenas grises hasta los surfistas que saturan la costa de California.

La independencia de Dronestagram

Una publicación compartida de Dronestagram (@dronestagr.am) el

Inspirándose en Instagram, y a pesar de contar con perfil propio en la plataforma, Dronestagram se ha erigido en la principal red social dedicada a fotógrafos y operadores de drones. La web, de origen francés, tiene ya más de 35.000 miembros activos alrededor del globo que suben y comparten imágenes a través de su red.

Desde su lanzamiento en 2014, además de dotar a la fotografía dron de su propia galería, la plataforma ha buscado hacer un mapa de la tierra a vista de pájaro con la colaboración de todos los usuarios. Por ello, todas las imágenes y vídeos deben estar geo-referenciados.

Instagrammers droneros, pilotos amantes de las redes sociales, fotógrafos profesionales reconvertidos… Todos se han ido sumando al mundo dron y al universo Instagram para enseñarle al mundo cómo se ve desde las alturas. Así, mientras esperamos a que los taxis voladores sean una realidad y los paquetes de correos llamen a nuestra ventana, podemos ponerlos en la piel de estos pájaros mecánicos.

En Nobbot | 10 cuentas de Instagram para los amantes de la ciencia y la tecnología