Ojo, que la adicción al móvil te puede dejar sin amigos

Ojo si te pasas con el móvil porque te puedes quedar sin amigos

Son una de las herramientas más utilizadas y fueron ideados como una tecnología social que permite la conectividad en tiempo real con otras personas, pero ¿cómo afecta a la vida cotidiana la adicción al móvil? Un estudio realizado conjuntamente por investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid y de la facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo, pone de manifiesto que un uso compulsivo de los teléfonos móviles no solo no mejora nuestras relaciones sociales, sino que podría incluso poner en peligro algunas de ellas.

En Nobbot apostamos por la tecnología para las personas y, por ello, y en línea con la iniciativa de Orange Por un uso love de la tecnología, os recomendamos prevenir la adicción al móvil, haciendo un uso adecuado de vuestro smartphone que no comprometa vuestra vida social y familiar.

“Usar el teléfono móvil de un modo compulsivo, hará que tengas menos amigos y más estrés”, explica Antonio Hidalgo, profesor de la ETSI Industriales de la UPM y uno de los autores de este trabajo que ha sido publicado en la revista Social Science Computer Review.  “Aunque en un primer momento los smartphones fueron diseñados como herramientas que facilitan el contacto con otras personas y la relación con ellas, su uso compulsivo está derivando en consecuencias muy alejadas de esa idea inicial”, añade. Se calcula que una de cada tres personas mira el móvil más de 100 veces al díauna de cada tres personas mira el móvil más de 100 veces al día y uno de cada cuatro menores de 25 años lo mira cada siete minutos.

Y es que, lejos de apoyar una mayor interrelación entre las personas, el estudio en el que han participado los investigadores de la UPM pone de manifiesto conclusiones muy diferentes. “La adicción  a los teléfonos inteligentes y el apoyo social se relacionan negativamente a lo largo del tiempo, a más adicción menos apoyo social. Además,  las trayectorias de apoyo social a lo largo del tiempo entre individuos están influenciadas negativamente por los niveles anteriores de adicción al smartphone”, asegura Hidalgo.

adicción al móvil como vía al aislamiento social

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores de la UPM hicieron un seguimiento durante un año a 416 usuarios de teléfonos inteligentes estudiando la relación entre su adicción al uso de los mismos, el apoyo social a lo largo del tiempo y sus niveles de angustia psicológica.

“A mayor adicción al teléfono móvil también aumentan los niveles de estrés psicológico de los usuarios. Aparecen también consecuencias similares a las de otras adicciones, como la adicción al juego, como son la la mala adaptación psicológica y un incremento de los problemas  y los conflictos con familiares y amigos”, explica Alberto Urueña, otro de los investigadores de  la UPM que participan en el trabajo.

Los estudios sobre la adicción al smartphone representan una continuación de los primeros estudios sobre la adicción a Internet y a los teléfonos móviles y comparten algunas de sus premisas. Estos estudios comparten la idea de que las tecnologías de la comunicación pueden conducir al aislamiento social, lo que tiene consecuencias negativas para el bienestar.

No obstante, hasta el momento, los estudios sobre este tema son limitados dado el carácter limitado o poco representativo de sus muestras, una situación que trata de paliar este trabajo.

adicción al móvil
Imagen de la web Por un uso love de la tecnología, de Orange

aprendizaje y prevención

Tal como refleja este estudio, junto a las evidentes ventajas que aporta a nuestra vida el uso adecuado de las nuevas tecnologías, surgen también peligros derivados de una mala inmensión en el océano digital. Así, tal como ya hablamos en Nobbot, junto a la nomofobia han surgido nuevas dolencias como la cibercondria, que sufren los que creen padecer una enfermedad de cuya existencia se han enterado por Internet; el“síndrome de la llamada imaginaria”, que experimentan lo que creen oír su teléfono móvil o creen sentir su vibración cuando en realidad no se ha producido; o el “egosurfing” o “vanity searching”, consistente en poner nuestro nombre entre comillas en un buscador para ver nuestro nivel de popularidad.

Jesús de la Gándara, jefe del Servicio de Psiquiatría y Salud Mental de Burgos publicó el libro ‘Cibernícolas’, donde habla de los problemas a los que da lugar un uso indebido y abusivo de Internet, el móvil o las redes sociales, así como de los vicios que debemos evitar para que las pantallas no nos hagan caer en la adicción al móvil.

Otro experto, Marc Masip, autor del libro Desconecta, explica a Nobbot que «estamos en una fase muy embrionaria del proceso de aprendizaje de las nuevas tecnologías. Pero a la vez estamos en una fase en la que la gente se viene alertando de que lo usamos mal, se podría usar mejor, o que hay consecuencias reales como incluso la muerte (los accidentes de tráfico)».

Masip aconseja, para prevenir esta adicción, dormir con el móvil apagado, conducir sin usarlo, abandonarlo en comidas y cenas, no utilizar el móvil en reuniones de amigos y, en definitiva, utilizarlo con sentido común. «Que sea una herramienta que tú dominas en lugar de que te domine a ti», concluye.

Web de la campaña Por un uso love de la tecnología, de Orange

un uso love de la tecnología

La adicción al móvil, especialmente en los más jóvenes, preocupa mucho, también a las compañías de telecomunicaciones. Así, Orange ha desarrollado la web www.usolovedelatecnologia.com, en la que se van mostrando temas de actualidad con la intención de que sirvan como fuente de información y, sobre todo, de debate para las familias. Estos vídeos quieren generar la conversación entre miembros de las distintas generaciones, con el fin de aprender juntos.

Todos somos conscientes del poder de las redes sociales, que hoy pueden considerarse el más potente de los medios de comunicación tanto por la cantidad de personas a las que llegan sus mensajes como por la rapidez con la que estos se difunden. Así, en esta campaña se usan estos medios sociales para advertir de los riesgos que pueden conllevar un mal uso de los mismos, tanto si se es víctima como causante de dicha actuación a través de estos primeros contenidos audiovisuales dedicados a fenómenos como el sexting, el ciberacoso o la pornografía en internet.

un smartphone falso contra la adicción al móvil

Llegan medidas desde distintos ámbitos para prevenir y solucionar este problema. Así, el diseñador austríaco Klemens Schillinger asegura haber tenido una sensación parecida al síndrome de abstinencia más de una vez, cuando se hallaba lejos de su smartphone. Por ello ha creado un móvil que, en realidad, es un artilugio para manipular cuando no hay un smartphone cerca y se quiere continuar respirando con normalidad.

Su diseño consiste en un dispositivo del tamaño de un smartphone que cuenta con cinco versiones distintas y que imita, con unas pequeñas bolas de piedra, los diferentes movimientos que hacemos con nuestras manos cuando usamos el smartphone, como hacer zoom, deslizar el dedo sobre la pantalla o arrastrar objetos. Su peso en la mano también es similar al de un terminal medio.

Nomofobia. Smartphone de sustitución

Fuente: Herrero, J., Urueña, A., Torres, A., & Hidalgo, A. (2019). Socially Connected but Still Isolated: Smartphone Addiction Decreases Social Support Over Time. Social Science Computer Review, 37(1), 73-88. https://doi.org/10.1177/0894439317742611.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *