Divulgación científica con un divertido juego para el móvil

El trabajo científico, una mezcla de «Sims» y «Tamagotchi» en un juego para el móvil

Divulgación científica. Dish lifeLa divulgación científica es esencial para despertar nuevas vocaciones que, posteriormente, puedan traducirse en avances en nuestra calidad de vida y en el conocimiento que tenemos del mundo que nos rodea.

Un nuevo juego para el smartphone, desarrollado por la Universidad de Cambridge, trata de dar a conocer el día a día de un laboratorio.

“Dish Life”, disponible ya para Android, IOS y Steam (PC) es un juego gratuito que viste a sus usuarios con la bata del laboratorio para que se enfrenten al tipo de cuestiones que forman parte de la actividad cotidiana de los investigadores.

¿Alimentarás a las células madre que cultivas en una placa de Petri o mejorarás las instalaciones donde tratas de desarrollar tu investigación?, ¿consolarás a un colega de laboratorio que se encuentra frustrado por los resultados de su trabajo o confirmarás tu asistencia a una conferencia?

divulgación científica en el bolsillo

Este juego de divulgación científica hace que sus usuarios se metan en la piel de un o una joven en el camino que va desde su licenciatura universitaria al logro de premios por la calidad de sus trabajos.

«La ruta hacia el descubrimiento científico puede parecer un misterio para muchos de nosotros», explica la Karen Jent, del Departamento de Sociología de Cambridge, quien dirigió el desarrollo del juego. «A mucha gente solo le llega la ciencia a través de titulares hiperbólicos o cuentos cinematográficos del genio solitario». Frente a esta visión del loco genial, el objetivo de “Dish Life” es crear una experiencia interactiva que refleje también las relaciones sociales que se dan en el corazón de la buena ciencia.

Para crear esta experiencia, Jent observó el trabajo desarrollado en laboratorios de células madre, donde analizó no solo la dinámica social entre los científicos, sino también la curiosa conexión que los investigadores establecen con las células que cultivan y necesitan atención casi constantes, “un poco como si fueran sus bebés niños microscópicos”.

Estas relaciones son fundamentales para el juego, que el equipo de desarrolladores describe como «parte Sims, parte Tamagotchi». Así, los jugadores deben cultivar una gama de células siempre hambrientas al mismo tiempo que mejoran el bienestar y la reputación de su laboratorio, todo mientras negocian la carrera científica a través de la publicación y la promoción de sus trabajos. Vamos, como la vida real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *