Electricidad a partir del sudor: una tecnología para nuestro tiempo

electricidad a partir del sudorEn medio de una crisis energética y otra climática, con restricciones al consumo eléctrico y calores extremos, una tecnología que produce electricidad a partir del sudor resulta muy oportuna. 

Investigadores de la Universidad de Massachusetts han diseñado una biopelícula que capta la energía que se produce en la evaporación y la convierte en electricidad. Esta biopelícula, que se anunció en Nature Communications, tiene el potencial de revolucionar el mundo de la electrónica portátil, desde sensores médicos personales hasta electrónica personal.

El secreto detrás de esta nueva biopelícula es que produce energía a partir de la humedad de la piel. «Esta es una enorme fuente de energía sin explotar», dice Jun Yao, profesor de ingeniería eléctrica e informática en UMass, y autor principal del artículo. Dado que la superficie de nuestra piel está constantemente húmeda con el sudor, la biopelícula puede «enchufarse» y convertir la energía producida en la evaporación en corriente eléctrica para alimentar pequeños dispositivos electrónicos.

sudor para sustituir a las baterías

No es la primera vez que un equipo de científicos estudia el sudor como posible fuente de energía. En 2021, un grupo de ingenieros de la Universidad de California crearon una tira delgada y flexible que convierte el sudor de las yemas de los dedos en una fuente de energía eléctrica. Este sistema puede generar 300 milijulios de energía por centímetro cuadrado durante una noche de sueño, suficiente para alimentar un reloj de pulsera durante 24 horas.

El objetivo de estas investigaciones es superar las limitaciones de la electrónica portátil que precisa de baterías que se agotan y tienen que ser cambiadas o cargadas. También son voluminosas, pesadas e incómodas.

Una biopelícula flexible, pequeña y delgada que produce un suministro continuo y constante de electricidad y que se puede usar como un parche aplicado directamente a la piel, podría resolver todos estos problemas.

«Nuestro siguiente paso es aumentar el tamaño de nuestras películas para alimentar dispositivos electrónicos portátiles más complejos», afirma Jun Yao.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.