Una mujer con ceguera logra ver formas y letras gracias a un implante cerebral

Implante cerebral para recuperar la visión. Universidad Miguel Hernández, de Elche

Investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) han creado un implante cerebral para conseguir que las personas ciegas puedan percibir letras y siluetas.

Bernardeta Gómez era profesora de un instituto de Valencia cuando, hace 16 años, un problema de salud la dejó ciega. Ahora, con 57 años, gracias a un implante cerebral ha podido percibir de nuevo patrones y reconocer algunas letras e, incluso, jugar a una versión sencilla del «comecocos».

Se trata de la primera vez que se realiza un implante cerebral de este tipo en una persona con ceguera y los resultados son muy alentadores para el desarrollo de una neuroprótesis visual que pueda ayudar a las personas ciegas o con baja visión residual a mejorar su movilidad e incluso a percibir el entorno que los rodea y orientarse en él. El hallazgo ha sido publicado en la revista Journal of Clinical Investigation.

UN IMPLANTE CEREBRAL DE 4 MILÍMETROS Y 100 MICROELECTRODOS

Durante seis meses, los investigadores realizaron distintos experimentos en los que la paciente tenía que intentar reconocer letras, la posición de diferentes estímulos y la forma de distintos objetos. Estos procesos se repitieron en diversas ocasiones para analizar el aprendizaje de la corteza visual de la participante y observar posibles cambios, según informa la Agencia Sinc.

El dispositivo consiste en una pequeña matriz tridimensional de 100 microelectrodos que se comunican con las células cerebrales de forma bidireccional: registra señales eléctricas y estimula el cerebro. Se trata de un dispositivo de 4 milímetros de lado, con electrodos de 1,5 milímetros de longitud.

El sistema completo de estimulación incluye una retina artificial, instalada dentro de unas gafas convencionales, que simula la visión humana. Capta el campo de visión situado enfrente de la persona y lo transforma en impulsos eléctricos optimizados para estimular las neuronas de la corteza visual.

“Gracias a ello, la persona implantada ha sido capaz de reconocer diversos patrones complejos de estimulación y percibir con precisión formas y letras”, añade Eduardo Fernández Jover, catedrático de Biología Celular.

Además, se produce un proceso de aprendizaje con el tiempo, de manera que, con el entrenamiento adecuado cada vez es más fácil que el paciente vaya reconociendo más patrones. Para promover el aprendizaje, los investigadores crearon varios videojuegos, como una variación del clásico Pac-Man o un juego basado en la serie de televisión Los Simpson.

UN FUTURO PROMETEDOR PARA LAS PERSONAS CIEGAS

Más allá de la efectividad del implante cerebral, este estudio ha demostrado que la implantación y explantación  de este tipo de microdispositivos puede realizarse con total seguridad en los humanos, sin afectar a la función de la corteza cerebral ni a las neuronas que queden próximas al implante.

A pesar de estos resultados prometedores, Fernández Jover explica que todavía hay muchos problemas por resolver y, por lo tanto, es muy importante avanzar poco a poco y no crear falsas expectativas, ya que, se trata simplemente de una investigación en curso.

En la actualidad, el equipo investigador está reclutando nuevos voluntarios ciegos para participar en estos experimentos. En próximos estudios, esperan utilizar un sistema codificador de imágenes más sofisticado, capaz de estimular más electrodos simultáneamente para reproducir imágenes visuales más complejas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.