El velero 'Manta' recoge la basura del mar y la convierte en combustible

Así es ‘Manta’, el velero que convierte la basura del mar en combustible

Manta

Manta es un velero de 56 metros capaz de recoger, procesar y recuperar grandes cantidades de residuos plásticos marinos.

Cansado de chocar con objetos flotantes en los océanos durante sus carreras y ver cómo lugares paradisiacos se convierten en vertederos de basura, el aventurero Yvan Bourgnon ha decidido luchar contra esta amenaza mundial. Él y su equipo han creado Manta, un velero gigante devorador de plástico que funciona con energía renovable. El buque marino recoge la basura de plástico y la convierte en combustible para ayudar a impulsar el barco.

Yvan Bourgnon, que cuenta con años de experiencia en carreras de veleros por los océanos del mundo, es el cerebro de esta empresa. El aumento constante de encuentros con islotes flotantes de basura en el océano le inspiró para iniciar el proyecto SeaCleaners y construir Manta, un velero de 56 metros (184 pies) impulsado por una combinación de tecnología avanzada de velas y motores eléctricos.

Manta: el primer velero capaz de recoger basura marina

El gigantesco velero será el primero de su clase capaz de recoger, procesar y recuperar grandes cantidades de residuos plásticos marinos. Manta posee un sistema de propulsión híbrido eléctrico personalizado con el que se puede maniobrar a baja velocidad para operaciones complicadas y para recoger residuos.

Manta se encuentra equipado con dos turbinas eólicas, 500 metros cuadrados de paneles solares fotovoltaicos, dos hidrogeneradores debajo del barco y una unidad de conversión de residuos en energía. Gracias a esto, el barco consigue unos 500kW de energía renovable que permiten que funcione el 75% del tiempo de manera autónoma, sin necesidad de emplear combustibles fósiles.

Gracias a una combinación única de medios de recogida, Manta podrá recoger tanto macrodesechos flotantes como desechos más pequeños a partir de 10 milímetros y hasta un metro de profundidad. Dependiendo de la densidad y la proximidad de las capas de residuos, el barco puede recoger entre 1 y 3 toneladas de residuos por hora.

Manta intervendrá principalmente en Asia, África y América del Sur, en zonas estratégicas donde la contaminación por plásticos marinos es especialmente densa. El velero también podrá actuar rápidamente en zonas contaminadas tras una catástrofe natural o climática (ciclones, tsunamis, etc.).

Todavía no se ha confirmado el astillero, pero Bourgnon ha estimado un plazo de dos años para la construcción del primer modelo, cuya entrega está prevista para finales de 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *