Un robot inteligente monitoriza la actividad de los niños con TDAH

Un robot inteligente para monitorizar la actividad de niños con TDAH

TDAH

ATENT@ es un proyecto que tiene como objetivo emplear la inteligencia artificial para monitorizar de manera individualizada la actividad de los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

El TDAH es una afección crónica que afecta a millones de niños y continúa en la edad adulta. Entre los síntomas a los que da lugar encuentran dificultad para mantener la atención, hiperactividad y/o comportamiento impulsivo, entre otros.

Para contribuir a su desarrollo, los investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración de la Universidad Rey Juan Carlos, han puesto en marcha el proyecto ATENT@, que consiste en un robot inteligente capaz de monitorizar la actividad de los niños con TDAH y ayudarles a evitar las distracciones en la realización de tareas cotidianas como los deberes, contribuyendo así en el adecuado aprovechamiento de las clases.

Como primer paso, los investigadores han desarrollado objetos inteligentes que se acoplan a objetos cotidianos dentro del hogar, como el escritorio o la silla, y que permiten monitorizar el comportamiento de niños con TDAH durante la actividad diaria de cualquier niño: en este caso la realización de deberes. Estos objetos se conectan a un robot que analiza los datos e interactúa con el menor ayudándole a centrar su atención.

objetos inteligentes e invisibles para niños con TDAH

“Estos objetos son invisibles para el niño que solo tiene al asistente robótico como elemento de interacción. El robot es el que establece un diálogo limitado con el niño orientado a realizar pequeñas intervenciones en su estado para que pueda volver a focalizarse en la actividad que estaba realizando”, explica Iván Pau, investigador de la ETSIST-UMP.

La información que se obtienen de estos dispositivos es almacenada externamente en un repositorio de seguimiento que está disponible, con las garantías adecuadas, para las personas involucradas activamente en su vida diaria: familiares directos, terapeutas y profesores. “Obtenemos una gran cantidad de datos sobre la interacción del niño, sus interrupciones, distracciones, los tiempos que tarda en realizar sus tareas, etc. Toda esta información se encuentra disponible para los profesionales que pueden incorporarla como información adicional para afinar sus sesiones terapéuticas con el niño”, añade Santiago Berrezueta, investigador de la Universidad Politécnica de Madrid.

Los primeros resultados obtenidos dentro de ATENT@ ponen en manifiesto su utilidad para mejorar la terapia de los menores, complementando las sesiones terapéuticas clásicas al permitir a los profesionales entender el nivel de rendimiento de los niños en sus entornos naturales y contribuyendo a la generalización de los aprendizajes producidos en las sesiones de terapia clásicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *