La mirada desconcertante de Anthony Hernandez, en Fundación MAPFRE

La mirada desconcertante de Anthony Hernandez, en Fundación MAPFRE

Anthony Hernandez. Discarded #50 [Descartes n.º 50], 2014. Cortesía del artista © Anthony Hernandez. Fundación Mapfre

Fundación MAPFRE inaugura la temporada de 2019 con la primera exposición celebrada en España del fotógrafo estadounidense Anthony Hernandez. Con más de ciento diez fotografías, la muestra realiza un amplio recorrido por la dilatada y prolífica carrera de Hernandez y celebra así su personal estilo de fotografía de calle y su significativa evolución a lo largo del tiempo.

La vida a través del objetivo

La exposición, cuyo recorrido cubre los más de cuarenta y cinco años de la carrera de Anthony Hernandez, se articula en ocho secciones temáticas que siguen además una secuencia cronológica, aunque con determinadas excepciones que ponen de manifiesto cómo determinados motivos visuales recurrentes atraviesan distintas series a lo largo del tiempo.

El recorrido de la exposición, que se podrá visitar hasta el 12 de mayo, comienza con la sección Fotógrafo de calle, en la que se pueden observar sus primeros trabajos en las calles del centro de Los Angeles, realizados con una Nikon de 35mm. En 1984, Hernandez hace su primera incursión en el color. Estas fotografías, que se agrupan en la serie Rodeo Drive, suponen un punto de inflexión en su carrera al abandonar el blanco y negro definitivamente y por ser la última serie en la que incluye la figura humana.


La muestra continúa con La ciudad como tema, en la que se destaca la originalidad de la fotografía de calle de Hernandez, imágenes en las que trata la ciudad no solo como un escenario sino como un tema en sí mismo. Sigue el recorrido con Ausencia y presencia, sección que recoge las series Campos de tiro y Paisajes para los sin techo, fotografías en las que la figura humana se percibe solo a través de los rastros que deja a su paso. Estas obras nos acercan a un Hernandez más conceptual conectado en, muchas ocasiones, con el arte contemporáneo, haciendo composiciones que muestran la profunda influencia que ha ejercido en su práctica fotográfica el minimalismo y el movimiento Light and Space.

Las series Todo y Forever se agrupan en la sección Señales y huellas, imágenes que suponen el regreso de Hernandez, por un lado a los márgenes del río en los que jugó de pequeño y en los que ahora solo ha encontrado un vertedero y un mundo ajeno en sí mismo. En Descartes se agrupan las imágenes tomadas entre el año 2012 y 2015, realizadas en comunidades del desierto al este de Los Ángeles durante la peor etapa de la última crisis económica y la ola de desahucios. La exposición se cierra con Imágenes filtradas, fotografías que corresponden a su serie más reciente. El fotógrafo regresa a Los Ángeles y enfoca su cámara en los paneles de metal perforado de las paradas de autobús.

talento de calle

Nacido en Los Ángeles en 1947, Hernandez, hijo de padres mexicanos emigrados y sin formación específica en fotografía ni estudios superiores, comenzó su trayectoria en las calles de su ciudad natal a finales de la década de 1960. Tras sus inicios en el contexto de la gran tradición norteamericana de fotografía de calle, su obra rápidamente evolucionó hacia otro tipo de planteamientos técnicos y estéticos.

Uno de los grandes logros de la fotografía subversiva y reflexiva de Hernandez es que nos ayuda a pensar de modo diferente sobre los lugares y las personas que nos rodean, así como de las consecuencias de nuestra forma de representarlos. En la actualidad, como artista consagrado, continúa trabajando con tesón entre Idaho y su insustituible Los Ángeles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *