¿Cómo se forman las nubes? Qué son, tipos y para qué sirven

¿Qué sabemos de las nubes? Guía para identificarlas al mirar al cielo

Cómo se forman las nubesLas nubes crean en el cielo paisajes que no pasan desapercibidos y son muchas las preguntas que suscitan. Así, es probable que, en más de una ocasión, te hayas preguntado cómo se forman las nubes o cómo desencadenan las precipitaciones. Te invitamos a resolver estas dudas e identificar los 10 tipos de nubes más comunes que existen, entre otras curiosidades.

Índice

    1. ¿Qué son las nubes?
    2. ¿Cómo se forman las nubes?
    3. Tipos de nubes troposféricas
    4. ¿Por qué llueve?
    5. ¿Por qué flotan las nubes?
    6. ¿Para qué sirven las nubes y por qué tienen tanta importancia para nosotros?

¿Qué son las nubes?

La meteorología es una ciencia compuesta por distintas ramas. Una de ellas es la nefología, término que procede de la palabra griega nephos, que significa nube. Por tanto, esta disciplina indaga y explora en su formación, composición, agrupación y clasificación, entre otros aspectos. Atendiendo a su definición, las nubes son un fenómeno físico natural de la atmósfera cuya masa está formada por minúsculas gotas de agua, cristales de hielo o copos de nieve.

¿Cómo se forman las nubes?

De diferentes siluetas, colores y tamaños, la formación de las nubes sigue una serie de etapas donde destacan cuatro elementos clave: el agua de la superficie terrestre, la energía procedente del Sol, las bajas temperaturas y el proceso conocido como condensación.

Fase de evaporación

En un primer instante, el Sol, la estrella más importante del sistema solar, calienta con sus rayos el agua que cubre toda la superficie terrestre: ríos, lagos, océanos, mares… Durante este proceso, una parte ‘desaparece’ sin que sea percibida, es decir, se evapora.

Cómo se forman las nubes

De líquido a gas

Como resultado, el agua pasa de un estado líquido a vapor o gaseoso. Además, se crean gotas muy pequeñas que se elevan a la atmósfera.

Fase de condensación

La temperatura en la atmósfera es inferior y, como consecuencia, algunas de estas gotas se enfrían, transforman y adoptan la forma de copos de nieve, gotas de agua o cristales de hielo que se unen entre sí. Este proceso se conoce como condensación y permite la formación de las nubes.

Tipos de nubes troposféricas

La Organización Meteorológica Mundial contempla 10 tipode nubes troposféricas, que son las que habitualmente se divisan en el cielo. Aparecen publicadas en la obra ‘International Cloud Atlas‘ (‘Atlas internacional de nubes’); una lectura que, a su vez, está basada en las investigaciones del farmacéutico inglés Luke Howard de principios del siglo XVIII. 

  • Altocúmulos. Se sitúan a una altitud media (de dos a seis kilómetros). Son nubes con colores que van del blanco al grisáceo y suelen agruparse en conjuntos de pequeñas nubes enrolladas. En una mañana calurosa de verano preceden a una tormenta.
  • Altocúmulos- tipo de nube
  • Altoestratos. De color azuladas o grisáceas, estas nubes suelen cubrir el cielo de forma parcial o total a modo de manta. Se crean a una altura que va de los tres a los siete kilómetros.
  • Cirros. Es una de las nubes más altas que pueden verse en el cielo. Están formadas por pequeños cristales de hielo, son de color blanco, y tienen la forma de filamentos muy finos, casi transparentes. 
  • Cirrocúmulos. Se localizan a una altitud de entre seis y 12 kilómetros. Son nubes blancas, sin sombra propia y de tamaño pequeño. Los cirrocúmulos tienden a cubrir el cielo como si de un manto fino o capa se tratara. 
  • Cirroestratos. Este tipo de nube se encuentra situado también a una gran altitud. Tiene el aspecto de un velo transparente o blanquecino, su apariencia puede ser lisa o fibrosa, y recrea el efecto óptico de un halo
  • Cúmulos. De bordes definidos, son nubes de baja altitud. Su aspecto es similar al algodón.Cúmulus- tipo de nube 
  • Cumulonimbos. Estas nubes presentan un gran desarrollo vertical. Mientras que su base (contiene agua) se encuentra a menos de dos kilómetros de altura, la cima (es de hielo) escala a una altitud de entre 15 y 20 kilómetros. Su composición revela una columna de aire húmedo y cálido, y se representan en forma de espiral rotatoria.
  • Estratos. Estas nubes presentan una altitud inferior a los 2,4 kilómetros y no tienen una forma definida, aunque su apariencia recuerda a un banco de neblina. Tienden a ser grisáceas.
  • Estratocúmulos. Pertenecen al grupo de nubes formadas en altitudes bajas. Son nubes grandes, de masas redondeadas que se presentan alineadas, en grupo o en ondas, pero si se unen entre sí pasan a ser cilíndricas. Su color varía del claro al gris, y entre nube y nube puede apreciarse el cielo azul.
  • Nimboestratos. Su tamaño y espesor hacen imposible que se vea el sol. Grises y oscuras, estas nubes de altitud media siempre producen lluvia.

¿Por qué llueve?

La lluvia es un fenómeno meteorológico que no se da por casualidad. Se produce a partir de la formación de las nubes que hemos explicado antes. Su ‘aumento’ de tamaño y peso hacen que crezcan y se hagan más grandes, por lo que se ejerce una fuerza que es la que desencadena las precipitaciones.

Nubes: ¿por qué llueve?

¿Por qué flotan las nubes?

Sabemos que las nubes se forman a partir de gotas diminutas y lo lógico sería, si aplicamos el principio de la fuerza de la gravedad, que estas cayesen al suelo. Pero ocurre lo contrario: se sostienen en el aire. Se debe principalmente a dos razones:

  • La primera es que cada una de estas gotas está sometida a la fuerza que ejerce su peso, la cual es mayor que su volumen de aire.
  • La segunda está relacionada con las corrientes ascendentes de aire cálido, que son las encargadas de hacerlas flotar. Reciben el nombre de fuerza de arrastre y son capaces de alcanzar velocidades de hasta 250 kilómetros/hora. En el instante en que las variables de presión, humedad relativa y temperatura requeridas para que la formación de las nubes no se den, estas desaparecen.

¿Para qué sirven las nubes y por qué tienen tanta importancia para nosotros?

Las nubes son muy importantes, ya que forman parte del ciclo del agua de la Tierra y, gracias a ellas, se generan las precipitaciones en forma de nieve y agua. En este sentido, como todos conocemos, el agua es vital no solo para el ser humano sino también para cierto tipo de vegetación. Asimismo, las nubes ayudan a regular la temperatura media de la superficie terrestre.

En Nobbot | Generar electricidad a partir de la lluvia y el aire es posible

Imágenes | Magda Ehlers/Pexels (destacada),Sebastian Voortman/Pexels, Carlos Valenzuela/Wikimedia Commons, Jacek Halicki/Wikimedia Commons y xusenru/Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *