¿Te imaginas poder imprimir en 3D tu propia pantalla flexible OLED?

Pantalla OLED

Investigadores de la Universidad de Minnesota consiguen crear la primera pantalla flexible OLED impresa en 3D.

Las pantallas OLED han ganado popularidad en la mayoría de los dispositivos que utilizamos en nuestro día a día, ya que son ligeras, de bajo consumo, delgadas y muy flexibles, y ofrecen un amplio ángulo de visión y una alta resolución de imagen. Para fabricar estas pantallas de última generación se necesita técnicos cualificados y alta tecnología. Sin embargo, este proceso de fabricación tan exhaustivo podría tener sus días contados.

Un equipo de la Universidad de Minnesota ha creado la primera pantalla OLED flexible completamente impresa en 3D del mundo, combinando dos métodos de impresión 3D distintos para imprimir las 6 capas necesarias para una pantalla funcional. Para ello, han empleado una impresora 3D personalizada.

El equipo utilizó la impresión por extrusión para hacer los electrodos, la encapsulación, el aislamiento y las interconexiones, mientras que las capas activas se pintaron con spray a temperatura ambiente.

UNA PANTALLA OLED FLEXIBLE E IMPRESA EN 3D

Este prototipo tiene solamente 1,5 pulgadas de ancho y 64 píxeles, por lo que no podemos hablar, por el momento, de un panel del todo práctico, ya que lo habitual es que una pantalla de 1.080 píxeles tenga más de 2 millones de píxeles.

“El dispositivo exhibió una emisión relativamente estable durante los 2.000 ciclos de flexión, lo que sugiere que los OLED impresos completamente en 3D pueden usarse potencialmente para aplicaciones importantes en electrónica blanda y dispositivos portátiles”, explica Ruitao Su, doctorado en ingeniería mecánica de la Universidad de Minnesota.

El siguiente paso que quiere dar los investigadores es aumentar tanto la resolución como brillo de esta pantalla OLED impresa 3D. Además, apuestan porque está tecnología pueda tener múltiples aplicaciones en el ámbito doméstico.

Michael McAlpine, profesor en el Departamento de Ingeniería Mecánica y autor principal del estudio cree que este avance se traducirá pronto en algo tangible pues «es algo que ya hemos hecho en el laboratorio y, por tanto, no es difícil imaginar que podría traducirse en la impresión de todo tipo de pantallas en casa dentro de unos pocos años, en una pequeña impresora portátil”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.