Más cerca de los ojos biónicos: crean un material que imita a las pupilas

Un grupo de científicos de la Universidad de Nankai en China avanzan en el desarrollo de los ojos biónicos con la creación de un material que se dilata y se contrae como las pupilas.

Más de treinta millones de personas en todo el mundo sufren enfermedades degenerativas de la retina que les provoca pérdida de visión e incluso ceguera, por eso no es de extrañar que cada vez más investigaciones científicas intenten desarrollar nuevas formas de mejorar la capacidad visual de estas personas.

Un equipo de científicos de la Universidad de Nankai (China) ha desarrollado un fino material que imita la forma en la que las pupilas se dilatan y se encogen según la luz. Este estudio supone un gran avance para el desarrollo de ojos biónicos realistas y eficaces que podrán usarse en el futuro.

El ojo humano percibe y recibe la luz a través de la pupila y viaja a la retina en la parte posterior del globo ocular. Allí, la recepción de los estímulos lumínicos se transforma en impulsos nervios y se envían al cerebro para ser procesados mediante el nervio óptico.

El tamaño de la pupila se ajusta dependiendo del nivel de luz al que está expuesta. Esto se debe a que el ojo busca ver los objetos en alta resolución y mantener a la retina protegida ante la luz brillante.

Este proceso puede verse afectado en personas que tienen lesiones en los nervios ópticos u oculomotor, ya que tienen dificultades para enfocar objetos cercanos, o problemas como la sensibilidad a la luz o la visión doble, algo que este material para ojos biónicos podría contribuir a disminuir.

PEROVSKITA: UN MATERIAL CLAVE PARA LOS OJOS BIÓNICOS

Los científicos han explicado, en la revista New Sciencist, que para conseguir recrear la acción de la pupila han usado perovskita, un material usado para placas solares fotovoltaicas. Los equipos de investigadores emplearon este material para recubrir un ojo artificial en un experimento realizado en un laboratorio.

En el artículo publicado en New Sciencist, detallan que el recubrimiento media 625 nanómetros de espesor y disponía de una fibra de aleación. Además, señalan que descubrieron que el perovskita mandaba señales de tipo neutral a la fibra y que dilataba y contraía la pupila del ojo dependiendo de la condición de la luz.

Tras crear este material, el equipo de la Universidad de Nankai pretende seguir avanzando en la tecnología de los ojos biónicos. Uno de los propósitos a futuro es lograr que estos aparatos sean capaces de percibir el color de manera similar a la de la vista humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.