El DeLorean de Marty McFly vuela al futuro fuera de la pantalla

Si has visto alguna vez la película Regreso al futuro, la primera de la saga por lo menos, recordarás (¡aviso spoiler!) que el famoso automóvil DeLorean con el que Marty McFly viajaba al pasado terminaba convirtiéndose en un artilugio volador que  transportaba a su protagonista a la segunda parte de su aventura, en el futuro (hoy pasado) año 2015.

¿Ciencia Ficción? Pues parece que pronto no lo será, porque, tal y como leemos en Wired.com,  este vehículo tan versátil ha traspasado las fronteras del celuloide y está dando sus primeros pasos para ser un artefacto volador real. El artífice no es otro que Paul DeLorean, sobrino del fundador de la hoy mítica aunque efímera marca, John DeLorean, que en 2012 presentó la primera patente del proyecto DeLorean Aerospace para desarrollar el DR-7, o lo que es lo mismo, un automóvil volador biplaza como el que podemos ver al principio de este post.

Según el CEO de DeLorean Aerospace, este vehículo, cuyo diseño poco recuerda al del Dr. Emmet L. Brown (“Doc” para los amigos), ha sido concebido como un verdadero “coche de carreras F1 … para el cielo”, eficiente y accesible, con el que descongestionar de tráfico las actuales carreteras y autopistas.

PERO OJO: ESTE DELOREAN VOLADOR AÚN ES UN PROTOTIPO

El primer prototipo DR-7 de DeLorean Aeroespace seríaun modelo monocasco muy ligero, de unos 6 metros de largo y algo más de 5 de ancho, con despegue y aterrizaje vertical (VTOL), dos conjuntos de alas –que se podrán doblar si es que se quiere guardar el vehículo en un garaje- y dos grandes hélices en forma de ventiladores, que se utilizarán de apoyo en las maniobras principales, incluidas despegue, aterrizaje, propulsión y frenado. DeLorean pretende, además, hacer de él una aeronave automática para que la que no sería necesaria una licencia especial de vuelo, y que esté al alcance de todo tipo de usuarios, con el objetivo de que se convirtiera en un factible transporte aéreo personal en el futuro.

Según DeLorean, “hoy priorizamos la conservación de los recursos y la calidad del aire sobre la reducción de la congestión de carreteras y los tiempos de viaje… ¿Por qué no hacer ambas cosas? Combinando un moderno sistema eléctrico cero emisiones con una plataforma ligera y estable, ese vehículo que antes era solo un sueño – rápido, eficiente y fácilmente operable- finalmente se convertiría en una realidad”.

La pega está precisamente en ese “se convertiría”, porque tan prometedor invento aún es solo un prototipo, si bien su creador asegura que ya se está avanzando en un modelo a escala real para dos pasajeros y diseñado para operar, de forma totalmente eléctrica, con una autonomía de unas 120 millas” (unos 190 kms.). El objetivo es que este auto volador real esté preparado en el plazo de un año, de cara a ser probado en algún área despoblada de California. Inicialmente se controlaría desde el suelo, vía radio y, una vez comprobada su seguridad, se incorporarían los pasajeros. ¿Veremos pronto ese DeLorean cruzar los cielos? Según el soñador DeLorean, sí, y con él, de verdad, pronto volaremos al futuro.

Fuente: Wired.com

Imagen: DeLorean Aerospace

En nobbot | Coches de cartón y automóviles que vuela, ¿cuál es el límite al innovar en motor?