9 ejemplos que demuestran que somos unos nostálgicos tecnológicos - Nobbot

9 ejemplos que demuestran que somos unos nostálgicos tecnológicos

En la tecnología todo va muy rápido. Nuestro ordenador se queda obsoleto en unos pocos años y, a pesar de que cuando lo compramos era rapidísimo, ahora nos parece una tortuga. Lo mismo ocurre con otros dispositivos, como teléfonos móviles o tablets. Sin embargo, muchas veces nos resistimos a deshacernos de ellos y los guardamos con cariño. Vamos a ver 9 ejemplos de que somos unos nostálgicos tecnológicos y no podemos evitarlo.

Al fin y al cabo, hemos pasado muchos buenos ratos junto a esta tecnología, nos ha sacado de más de un apuro o, en algunos casos, todavía nos resulta útil. Quizás por eso cuando oyes la música del primer videojuego con el que pasaste horas divirtiéndote no puedas evitar sentir un poco de añoranza y pensar que esos ratos ya no volverán, a pesar de que no cambiarías tu consola actual por aquella.

La consola, ese objeto retro

Y es que el mundo de los videojuegos es uno de los más nostálgicos. Basta con ver la cantidad de páginas dedicadas a emuladores de Arcade o Atari, por citar dos ejemplos. Podemos encontrar juegos clásicos en páginas como The Internet Arcade, una biblioteca que reúne más de 900 juegos clásicos muy bien recreados para jugar directamente desde tu navegador.

Otro ejemplo son las consolas retro que de tanto en tanto van apareciendo y vuelven a comercializarse, muchas de ellas impulsadas por los propios fans que tienen en el crowdfunding un terreno abonado para dar rienda suelta a sus deseos y hacerse con una de estas réplicas que les permitan teletransportarse a los años 80.

Los juegos a 8 bits que triunfan actualmente

Otro claro ejemplo son los juegos donde el píxel vuelve a tener importancia, los juegos de 8 bits, que pueden enviarnos al universo de los años 80 y que en muchos casos son parte de su encanto. No hablamos de juegos vintage, sino de juegos modernos de gran éxito como el caso de Papers Please. La estética del juego nos ayuda a introducirnos en esa época de la historia donde esa estética retro nos ayuda a meternos en el personaje del juego.

¿Todavía tienes guardado tu primer ordenador?

spectrum

Lo mismo que decimos de las consolas se puede aplicar a los ordenadores. Spectrum, Commodore, Amstrad, marcas míticas donde, además de sus coloridos teclados, teníamos que introducir las cintas de cassette que cargaban juegos, que tardaban una eternidad en ponerse en marcha. Y, a pesar de saber que lo más probable es que no los vas a volver a utilizar jamás, todavía están en una caja en el trastero para dejar constancia de que fuiste un pionero en la informática.

Por mucho que el ordenador evoluciona no cambias el teclado

Puede que no haga falta bajar al trastero para comprobarlo. En muchos casos, los teclados dan buena fe de ello. Sobre todo si se hace un uso intensivo de este periférico y la falta de espacio no es un impedimento, en muchos casos se conservan teclados mecánicos, hoy en día muy apreciados, que han sobrevivido al paso del tiempo y se han acoplado a diferentes equipos.

El tacto de las teclas y la rapidez que se consigue en la escritura es lo que hace de estos periféricos una de las razones para mantenerse a lo largo de los años como parte de nuestra experiencia delante del ordenador. Lo malo en muchos casos es que ya se está perdiendo la conexión PS2 que la mayoría de ellos utilizaban con un adaptador, de modo que en los nuevos equipos ya no es posible emplearlos. No obstante, como se puede comprobar en el vídeo precedente, existen soluciones hasta para incorporar el teclado de una máquina de escribir a un iPad.

La nostalgia tecnológica por Windows 3.1 y programas vintage

windows3.1

Otro claro ejemplo es la nostalgia por utilizar Windows 3.1 y aquellos primeros programas que podíamos ver con Windows. Más allá de ver cómo nos manejábamos con una de las primeras versiones del sistema operativo antes de la era de Internet o probar algunos programas como Lotus 1,2,3, no tiene demasiado sentido. Sin embargo, cuando encontramos algún ejemplo para poder recordarlo, no dudamos en probarlo.

Podemos hacerlo sin necesidad de instalar nada a través del navegador. Con un poco de paciencia para esperar a que cargue, lo tendremos listo y a disfrutar del sabor añejo del viejo Windows. ¿Seguro que no os pica la curiosidad?

Todavía mantienes el fax en la oficina

fax

Aunque en el hogar se mantiene menos, lo cierto es que en muchas empresas todavía conservan su viejo aparato de fax. Con las opciones que hay hoy en día para enviar fax por Internet en caso de necesidad, ¿qué impide que nos deshagamos de dicho aparato? Lo cierto es que cada vez se necesitan menos y, al pasar el año, nos damos cuenta de que ni hemos recibido ni enviado ninguno.

Y el módem de tu primer acceso a Internet

Otro de los aparatos obsoletos que tal vez muchos guardamos es el módem de 56 k que nos permitió acceder por primera vez a Internet. Aquel tono de llamada chirriante, esa emoción de que ya tenía línea y podía acceder a la red, se ha perdido. Pero seguro que lo que no echamos de menos es la velocidad de navegación de aquellos primeros módems.

Y la impresora matricial con papel continuo

impresoras-obsoletas

Y para acabar el periplo de los periféricos y complementos viejunos, no hay que olvidarse de la impresora matricial. No nos referimos a las financieras, que utilizan algunos bancos y los cajeros para actualizar las cartillas (un concepto que, por otra parte, también se está quedando obsoleto). Se trata de esas impresoras de agujas que muchas de ellas utilizaban papel continuo y tenían la ventaja de que su coste por página era muy bajo.

Eso sí, el ruido que hacían al imprimir o lo mucho que se movían podían hacer que la mesa donde estaban temblara. Todavía pueden verse algunas, sobre todo en administraciones públicas que dependen de sistemas de gestión antiguos.

¿Compraste un mididisc, un LaserDisc y al final acabó en un cajón?

minidisc

Otros ejemplos de tecnología nostálgica son aquellos aparatos en los que creímos, pero luego no llegaron a triunfar. Un ejemplo pueden ser el Minidisc en audio o el LaserDisk en vídeo. El primero de ellos fue derrotado por el MP3, a pesar de la gran calidad de sonido, nunca llegó a ser tan popular y tan sencillo de utilizar como lo fue después copiar y mover archivos a un reproductor. El Laserdisc es otro ejemplo de tecnología en transición que fue derrotada por los nuevos formatos digitales.

Ya nadie quiere acumular películas y cintas en su casa cuando todo puede estar almacenado en un disco duro. Sin embargo, fueron muchos los visionarios que apostaron por ellas, como les pasó a muchos con el Minidisc, y todavía los guardamos en un cajón, aunque se utilicen menos que el tocadiscos que conectamos a nuestro altavoz MP3. Además, ¿quién los necesita ahora teniendo Spotify? Simplemente se guardan por nostalgia o por resistirnos a aceptar nuestra derrota, pero todo sabemos que ya no volverán.

En Nobbot | Por qué estos ordenadores obsoletos todavía son muy valiosos
Imagen | StuartBrady | Wounds_and_Cracks | KlausAires