Enfría tu Router en verano - Nobbot

Enfría tu Router en verano

A día de hoy aún existe mucha polémica en torno a si es necesario o no refrigerar un router. Los dispositivos que nos conectan a internet en el hogar o la oficina están diseñados para trabajar de forma ininterrumpida sin que sufran mayores problemas que el desgaste típico de un disposivo electrónico.

Sin embargo, lo mismo puede decirse de los ordenadores portátiles y muchas personas los ayudan a enfriase en verano mediante bases refrigeradoras. Al final, el calor estival no perdona y no viene mal repasar algunos trucos para manener nuestro router en buena salud en caso de que vivamos en un lugar donde las temperaturas sean especialmente altas. Enfriando el Router no vamos a conseguir más velocidad de conexión, pero si puede que evitemos problemas derivados del calor ambiental.

Localización y orientación

Puede parecer de perogrullo pero el router, como todos los dispositivos electrónicos, no se lleva bien con sitios muy calurosos. Si es posible, conviene alejar el equipo de ventanas, de lugares donde pegue el sol, y de fuentes de calor como el que emiten otros dispositivos. En general no es buena idea situar el router en lo alto de de equipos que emiten mucho calor, como el monitor, la CPU o unos altavoces.

En principio, las ranuras de ventilación de un router son suficientes para que el dispositivo se mantenga a una temperatura adecuada. No obstante, conviene no tapar estas ranuras con nada o tener nuestro roter en un lugar tan estrecho que no le entre aire en cantidad suficiente. A veces también es bueno dejar nuestro dispositivo al aire o situarlo en vertical para ayudar a que el calor se disipe por si mismo al elevarse.

Sistemas de refrigeración pasiva

Los elementos que más suelen generar calor en un router son el chip central de la unidad y el chip que controla los puertos ethernet. Cómo decimos, es raro que un router emita tanto calor como para dar problemas de funcinamiento pero, si creemos que es mejor refrescarlo y somos un poco manitas podemos instalar algún tipo de sistema de disipación de calor.

Los sistemas más comunes de disipación de calor son los pasivos. Consisten en pequeñas piezas de aluminio o cobre que se adhieren a los elementos más calientes del router para que les transmita su tempeatra y ayude a disiparla en el aire circundante. No existen disipadores específicos para router, pero pueden utilizarse otros cuyo tamaño encaje como los que se tilizan en los chips de RAM.

Por supuesto, conviene recordar que no se debe enredar en el hardware interno de un router a menos que sepamos lo que estamos haciendo y que eso, genealmente, compromete la garantía del fabricante.

Ventiladores

La última opción, si somos amantes del bricolaje tecnológico, es instalar algún tipo de ventilador que mantenga fresca la unidad. La opción más barata y sencilla es hacernos con algúna base refrigeradora de portáil de pequeño tamaño alimentada mediante USB. Si no tenemos cerca un ordenador con el que darle corriente siempre podemos utilizar un transformador de teléfono móvil.

Si lo que queremos es una solución más personalizada, las últimas opciones disponibles pasan por integrar los circuitos del router en una carcasa para disco duro que cuente con refrigeración, o costruir nuestra propia carcasa con ventilador en la que instalar las ‘tripas’ de nuestro dispositivo de conexión. En cualquier caso los router no suelen ser de los dispositivos que más refrigeración necesitan y basta con situarlos correctamente para que no den problemas derivados del calor

  • C. Roberto

    En mi caso el aire acondicionado ayuda a que el aire que entra para refrigerar el router tenga una menor temperatura. De todas formas siempre que no lo voy a usar, lo apago.