Kunfabo, el smartphone africano creado por Fadima Diawara

Fadima Diawara: «Nuestro ‘smartphone’ lleva la esencia de la africanidad»

Fadima Diawara, la emprendedora detrás de los smartphones africanos Kunfabo.En lengua mandingá, kunfabo significa estar en contacto con alguien o tener noticias de una persona. Hace referencia también a una curiosidad que se busca satisfacer, muchas veces, con una llamada de teléfono o escribiendo un mensaje a alguien que está lejos.

Kunfabo es también el nombre de una nueva marca de smartphones pensados y diseñados específicamente para personas africanas. Tras un proceso de tres años, los primeros teléfonos inteligentes de Kunfabo salieron al mercado guineano en enero de 2020. En pocos meses se habían vendido todos.

Hablamos con Fadima Diawara, la emprendedora que busca poner en los bolsillos de los africanos un smartphone que se adapte a su realidad económica y social, y a la vez reivindique su identidad y su cultura.

– ¿De dónde salió la idea de crear Kunfabo?

Kunfabo nació de la necesidad de crear una marca de smartphones africana que nos represente y con la que nos identifiquemos. Además, busca adaptarse a la realidad del mercado en África. Actualmente pueden encontrarse muchas marcas de teléfonos móviles en el mercado africano: cualquiera de las que se venden en Europa y Estados Unidos y, además, numerosas marcas chinas que se fabrican únicamente para el mercado africano. Ni siquiera se venden en China.

El problema de las primeras es que son caras, y solamente un pequeño porcentaje de la población con un alto poder adquisitivo se las puede permitir. Las segundas son más asequibles, low cost, pero tienen una calidad muy baja. Son smartphones que funcionan durante unos meses y después hay que tirarlos, porque no duran mucho.

Kunfabo busca ser una alternativa de calidad que las personas se puedan permitir sin tener que hacer un gasto demasiado elevado.

«En plena era de la tecnología, tener acceso a un teléfono móvil económico es un derecho fundamental»

– ¿Qué importancia tiene para las personas africanas poder permitirse un smartphone de calidad y duradero?

Es fundamental. En África no todo el mundo tiene un ordenador, pero un porcentaje muy alto de la población sí tiene un smartphone. Muchas transacciones diarias se hacen a través del teléfono móvil, como pagar las facturas de luz y agua o enviar dinero a alguien.

En plena era de la tecnología, tener acceso a un teléfono móvil económico es un derecho fundamental. Nuestra idea es poder ofrecer un dispositivo de calidad sin que esto tenga que acabar con la economía de las personas.

– ¿Cómo es un teléfono Kunfabo?

Es un teléfono que lleva la esencia de la africanidad, es de calidad y low cost. Lo diferencian una serie de aplicaciones que hemos desarrollado específicamente para que acompañen a los africanos en su vida diaria. Tenemos una plataforma de comunicación, una app con recetas de cocina africanas, otra de pago móvil e incluso una de geolocalización con centros de salud, hospitales y farmacias.

Además, está pensado para ser duradero. Kunfabo está homologado de acuerdo a los estándares de la Unión Europa, lo cual es garantía de su calidad.

En cuanto a su precio, es de 100 €. Es mucho más económico que los de otras grandes marcas, y a la vez de mejor calidad que los de muchas que se venden en África.  Nuestro objetivo fue siempre ofrecer un producto que la gente se pueda permitir.

– Kunfabo comenzó a venderse en 2020, pero la creación de la marca comenzó mucho antes. ¿Cómo fue el proceso?

Nos costó tres años de trabajo. Me rodeé de un equipo de profesionales, como desarrolladores y programadores para la parte técnica. Durante todo el proceso trabajamos para que las necesidades del cliente estuviesen en el centro de los objetivos de la marca.

Lo que más nos costó más fue el tema económico. Empezamos buscando financiación en España, pero no la encontramos. Cuando nos planteábamos realizar un crowdfunding, un banco guineano nos ofreció un crédito de 300 000 €. Aceptamos y utilizamos Guinea como país de penetración de Kunfabo para probar y ver si teníamos mercado. Dimos la oportunidad de pagar el móvil a plazos durante seis meses sin intereses o en un solo pago, pero siempre a través del banco.

Teníamos mucha demanda, por lo que pudimos vender las 3000 primeras unidades y devolver el crédito en menos de un año. Nuestro siguiente objetivo es empezar a fabricar en el continente, para generar riqueza y crear puestos de empleo. Por el momento se produce en China.

– ¿Cómo ha sido la acogida de Kunfabo?

Muy positiva. El producto funciona y hay un mercado muy grande: África es un continente joven y hablamos de 54 países diferentes. Por ahora, hay mucha demanda en los países vecinos a Guinea, como Senegal, Costa de Marfil y Camerún. Los compradores ven en Kunfabo una marca con la que se puedan identificar.

“Hay personas que tenían un iPhone 12 y ahora se han comprado Kunfabo. porque el sentimiento de pertenencia es muy importante para ellos”

– ¿Qué hace falta para que los países africanos empiecen a consumir sus propios productos?

Sacar más partido al sentimiento de identidad. Los africanos de mi generación quieren tener productos propios y acceso a marcas con las que se puedan identificar. No hay muchas: yo no conocía ninguna de teléfonos móviles cuando empecé a trabajar en este proyecto, por ejemplo.

Ahora Kunfabo está en este nicho y se está demostrando que existe demanda y deseo de tener este tipo de marcas. Hay personas que tenían un iPhone 12 y ahora se han comprado un smartphone Kunfabo porque este sentimiento de pertenencia es muy importante para ellos.

– A nivel global existe cierta concienciación sobre el impacto social y medioambiental que tiene en África la extracción de materiales como el coltán, necesario para fabricar teléfonos móviles. ¿Existe esta conciencia entre vuestros compradores?

Claro. El coltán se extrae en países como el Congo, por lo que hay mucha conciencia alrededor de este problema. Como marca africana, somos conscientes de esto, pero no todo el coltán que sale de Congo y otros países de África viene del trabajo infantil o esclavo. Hay minas que son estatales y que respetan a los trabajadores.

Nosotros tenemos un documento del fabricante de Kunfabo en el que se indica que el coltán utilizado en nuestros teléfonos no viene de este dolor. No es un coltán de sangre, sino uno extraído de forma válida.

“Tenemos un certificado que indica que el utilizado en nuestros teléfonos no es un coltán de sangre, sino uno extraído de forma válida»

– ¿Cuáles son vuestros próximos objetivos?

Actualmente estamos trabajando para sacar una segunda remesa de smartphones Kunfabo y, a la vez, diversificar nuestro catálogo. Tenemos varios proyectos en marcha, como la creación de unos auriculares bluetooth y otros modelos de teléfonos móviles que esperamos poder sacar a finales de este año.

En Nobbot | Fairphone, un móvil para un planeta sostenible

Imágenes | Fadima Diawara, Kunfabo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *