Transformación digital, clave para la igualdad de las mujeres gitanas

Transformación digital, clave para la igualdad de oportunidades de las mujeres gitanas

Elisabeth Motos
Elisabeth Motos, de la Fundación Secretariado Gitano y premio Amazing Women.

Desde sus comienzos, la Fundación Secretariado Gitano ha trabajado poniendo el foco en la lucha contra la desigualdad, la discriminación y la exclusión de un colectivo presente en la sociedad pero olvidado por ella; la comunidad gitana. Si además nos referimos a las mujeres de dicho colectivo, la desigualdad se duplica.

Mediante proyectos y programas de educación, formación, empleo, vivienda, salud, hemos trabajado para que haya cambios y avances para que los gitanos y gitanas estén accedan mercado laboral como símbolo de igualdad de oportunidades y garantía de bienestar social. Hasta ahora nuestra principal preocupación era que los miembros de esta comunidad se incorporaran al mercado laboral y en estos últimos 20 años lo hemos conseguido, rompiendo estereotipos y prejuicios.

Ahora se nos plantea otro reto: que no se queden fuera del mercado laboral. En los tiempos que vivimos tan tecnológicos y digitales, las profesiones evolucionan y se producen ciertos cambios que nos afectan a todos. Por esa razón, en nuestros programas y actuaciones  no podemos obviar esta transformación. En colaboración con otras entidades, hemos puesto en marcha proyectos de innovación digital para que los colectivos más vulnerables no se vean excluidos del mercado laboral. Para nuestros jóvenes la tecnología no es tan ajena… pero ¿Qué hacemos con las mujeres gitanas no digitales -la mayoría madres de familia- que tienen y quieren trabajar?

Para afrontar este reto, hemos contado con la colaboración de otra entidad preocupada por los más vulnerables de nuestra sociedad, la Fundación Orange, en un proyecto de educación y transformación digital llamado EDYTA, dirigido a mujeres en riesgo de exclusión. Se trata de una iniciativa ambiciosa, que se va a realizar en cinco ciudades. Durante 2017, ha comenzado en el 2017 en el barrio de Vallecas en Madrid y que va extenderse a Córdoba, León, Málaga y Alicante durante el 2018.

mujeres gitanas y tecnológicas

Con esta iniciativa se pretende conseguir que mujeres gitanas de todas las edades, desde los 20 años a los 50 y sin ningún tipo de conocimiento digital previo, incorporen las nuevas tecnologías en su día a día y sean capaces de utilizarlas de forma personal y profesional. La metodología de este curso está basada en el aprendizaje práctico, pues las alumnas eligen qué proyecto desarrollar y la formación que reciben en habilidades, competencias, creatividad, innovación, empleabilidad y tecnología queda reflejada en dicho caso, así como en un espacio en la web donde estas mujeres dan  voz a la mujer gitana, lavan su imagen y luchan contra de los estereotipos y prejuicios.

En www.gitanasavanzando.com se ha creado un lugar donde expresarse y dar a conocer una realidad muy alejada a lo que se puede ver en televisión y otros medios porque debido a la imagen que estos proyectan de los gitanos, crecen tanto el rechazo como la discriminación a dicha comunidad. Creemos que la mejor manera de luchar por la igualdad, la defensa de derechos y la justicia social es  mostrar a la sociedad nuestros valores, principios, cultura y todo lo que estamos avanzando y aportando.

Por otra parte, las mujeres participantes están en un proceso de empoderamiento, mejora de la empleabilidad debido a que han experimentado una transformación tecnológica y personal, que cambia su realidad y está afectando a su entorno al convertirse en referentes para otras mujeres. Por todo ello, desde la Fundación Secretariado Gitano confiamos en que en las próximas ediciones de este programa más mujeres se sumen a este cambio, más mujeres sigan avanzando y demostrando que tienen mucho que ofrecer.

Elisabeth Motos es técnico del Departamento de Empleo de la Fundación Secretariado Gitano y acaba de ser galardonada con el premio Amazing Women de la Fundación Orange, que reconoce el especial coraje y perseverancia de mujeres que trabajan en el ámbito social y les alienta a conseguir el sueño por el que están trabajando.