El chef tailandés que ha creado un menú explicado con emojis - Nobbot

El chef tailandés que ha creado un menú explicado con emojis

tecnologia-gastronomia-emojis-restaurante

¿Te imaginas llegar a un restaurante y no encontrar palabras en la carta? Ni siquiera imágenes, solo una colección de emojis de comida.  Por ejemplo, el icono de la manzana 🍏 o del muslo de pollo 🍗. ¿Raro? Bueno, para guardar un documento pulsamos el pictograma del disquete. Sí es novedoso que haya sido el Gaggan, el mejor restaurante de Asia, el que añadiera este toque pictórico-tecnológico de manos de su dueño, Gaggan Anand.

La relación entre restauración y tecnología ha ido de la mano en las últimas décadas. En su máxima expresión vemos la gastronomía molecular del científico Hervé This; la restauración sostenible del Azurmendi, en País Vasco; o la pizzería 100% robotizada de EKIM, en Francia. Lo curioso es que ahora el Gaggan, en Tailandia, haya usado los iconos de WhatsApp para su carta.

La tecnología nos devuelve al lenguaje aislante, más sencillo

Los emoticonos son representaciones de rostros usando texto ASCII. Abajo se ven algunos emotis y sus respectivos emojis (entre corchetes bajo este párrafo), dibujos usados a la hora de añadir valor y sentido al texto plano. Sin los emojis actuales, buena parte de nuestras comunicaciones serían algo frías:

—¡Buenos días, cariño!  : ) [🙂] :* [😗]

—Hola, guapetón, cosa bonita, caramelín : P [😛]

—Uy, me he equivocado de persona : | [😐]

—xD [😆]

Tanto emotis como emojis son eficaces porque hacen regresar al lenguaje a un momento en que significante y significado eran el mismo. No importa en qué país del mundo estés, en 🐕🐄 todos verán un perro y una vaca. Diferente es qué sentido les asignen: una mascota, un dios o parte del menú. Ese filtro lo pone la cultura.

Es muy probable que la lengua escrita tailandesa haya influenciado al dueño del Gaggan, situado en Bangkok, para el rediseño de su carta. El tailandés, como el chino, usa un tipo de lenguaje llamado aislante o analítico. ¿Qué significa esto? Que apenas hay inflexiones (género, desinencias, etc.). ¿Sabes chino? No importa, veamos un ejemplo muy sencillo.

pera-emoji

En chino, “varón” se escribe con la partícula masculina seguida de persona (男人). “Comer” es y “fruta” . La frase 男人在吃梨 se traduce literalmente como “masculino persona [acción en marcha] comer pera”. O, añadiendo cierta suavidad propia de las lenguas romance, “el señor se está comiendo una pera”. Pero en realidad no sabemos cuántas peras se está comiendo. ¿Te suena de algo?

—¿Qué comes?

—🍐😋

—Mmm, qué rica.

En la conversación anterior el número de peras no resulta relevante. El emoji 😋, escrito de forma independiente, puede parecer ambiguo. Combinando 🍐😋 podría significar “me gustan las peras”. Seguido de la pregunta anterior hay poco margen para el error: “Me estoy comiendo una pera, y me gusta”.

¿Pueden los emojis construir una carta?

View this post on Instagram

Dark side of the moon 👍 #gaggan #gagganbangkok

A post shared by Vera Dai (@veragaga) on

De modo que los emojis no son muy diferentes a cómo se construyen otras lenguas. Lo que sí son es fruto del desarrollo tecnológico. Si nos remontamos al SMS y los primeros sistemas de telecomunicaciones modernos, enviar 🙂 en lugar de 🙂 resultaba imposible. Las pantallas no lo soportaban y, además, el consumo de datos resultaría abusivo.

El restaurante Gaggan ha usado 22 emojis para su carta, lo que puede causar cierta confusión en muchos comensales. ¿Dónde están los nombres o ingredientes? Lo cierto es que en escritura aislante los ingredientes y el plato en sí resultan difíciles de separar.

tecnologia-restaurante-emojis

Como hemos visto con el chino, algunas palabras se construyen por adición de conceptos. El pollo al limón 🍋🍗 o la limonada ❄️🍋 son dos ejemplos básicos que, sin duda, no cumplirían la ley de sanidad española por el tema de alérgenos. Por supuesto, en el Gaggan también disponen de una segunda carta algo más tradicional. Lo llamativo de los emojis y su uso en espacios no tecnológicos es que, como parte de un lenguaje casi universal, pueden usarse en gran cantidad de ámbitos.

  • 💉❄️
  • 🍇😡
  • 👨🏻😴☀️🐜😱

Arriba podemos observar varios títulos de libros muy conocidos usando emojis. A ver si eres capaz de adivinarlos. Pero, primero, la adaptación emojical del musical de la obra ‘Los miserables’ (1862), de Víctor Hugo, donde se usan algunos de los emojis considerados absurdos.

los-miserables-emojis

Solución a los títulos de los libros de arriba:

  • ‘A sangre fría’ (1959), de Truman Capote
  • ‘Las uvas de la ira’ (1939), de John Steinbeck
  • ‘La metamorfosis’ (1915), de Franz Kafka

¿Se puede escribir un libro usando emojis?

La carta de un restaurante puede resultar sencilla de transformar en emojis. Después de todo, basta añadir ingredientes o combinar platos. Ensalada con aguacate y queso (🥗🥑🧀) o hamburguesa con patatas y huevo (🍔🍳🥔), por ejemplo. Pero, ¿se puede escribir un libro usando emojis?

Bajo ciertas premisas y acordando algunos usos básicos, sí. En 2010 Fred Benenson ‘tradujo’ la novela de Herman Melville ‘Moby-Dick’ (1851) en Emoji Dick, un proyecto con atribución Creative Commons. Con ayuda de un algoritmo que procesaba el texto en inglés y lo convertía a emoji, Benenson terminó por publicar su obra. Su legibilidad (para un humano) es dudosa.

Unos años después, Tomás Balmaceda volvió a publicar ‘Cuentos de la selva’ (1918, de Horacio Quiroga), esta vez como 📚 de la 🌲🌳🌴. Como en el chino o tailandés, 📚 de la 🌲🌳🌴 es un título sin inflexiones como artículos o números. El significado, al más puro estilo emoji, se obtiene del contexto.

Da la impresión de que los emojis tienen más peso del que esperábamos en la creación de cultura, gastronómica o no. Es posible que, del mismo modo que signos como la arroba -@- han calado en nuestra manera de escribir (en este caso para hacer mención a una persona), en el futuro añadamos emojis en los libros.

En Nobbot | Robots que te hacen una pizza con piña sin reírse

Imágenes | iStock/Alxyzt, iStock/umesh chandra