Sonrisas para controlar una silla de ruedas con reconocimiento facial

Una sonrisa permite controlar esta silla de ruedas gracias al reconocimiento facial

El kit Wheelie 7, desarrollado por la startup brasileña Hoobox Robotics con tecnología de reconocimiento facial de Intel, permite controlar una silla de ruedas con gestos. En la actualidad, más de 60 personas están probando este ingenio en Estados Unidos, la mayoría de los cuales son personas con cuadriplejia, con esclerosis lateral amiotrófica o ancianos con movilidad limitada.

La instalación del kit Wheelie 7 dura tan solo siete minutos y permite a los usuarios elegir entre 10 expresiones faciales para controlar su silla de ruedas motorizada: avanzar, girar y detenerse. En lugar de los sensores de cuerpo invasivos, el Wheelie 7 se sirve de una cámara montada en la silla de ruedas para transmitir datos que los algoritmos de inteligencia artificial procesan en tiempo real para controlar la silla. Hoobox Robotics utiliza los procesadores de Intel para acelerar la inferencia del software de reconocimiento facial.

La movilidad a menudo se habilita a través de cuidadores o a través de una silla de ruedas motorizada con sensores complejos colocados en el cuerpo que requieren educación especial para operar. El Wheelie 7 utiliza IA y una cámara, sin sensores invasivos del cuerpo, que brindan a los usuarios independencia y control sobre su ubicación.

silla de ruedas controlada con gestos
HOOBOX Robotics)

una silla de ruedas para mejorar la calidad de vida

Gracias a este avance, personas con graves problemas de movilidad podrán recuperar parte de su autonomía y mejorar así su calidad de vida. Un estudio de 2018 concluyó que la movilidad física tiene el mayor impacto en la calidad de vida de las personas con lesiones de la médula espinal.

En España, en el último Día Internacional de la Lesión Medular se puso de manifiesto que, cada año, se producen 1.000 nuevos casos. La lesión de la médula espinal es una realidad de consecuencias físicas, mentales, sociales, sexuales y de formación profesional «devastadoras» para el que la sufre y que, además, supone un importante coste económico para los sistemas sanitarios.

El presidente de Aspaym, José Ramón del Pino, destacó que, según fuentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a cerca de medio millón de personas, más sus familias, cada año en el mundo. Los casos de lesión medular se deben a causas prevenibles, como accidentes de tráfico, accidentes laborales, caídas casuales, accidentes deportivos o actos de violencia.

En cuanto a la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), afecta especialmente a personas de edades comprendidas entre los 40 y 70 años, más frecuentemente en varones y entre los 60 y 69 años. Cada año se producen unos 2 casos cada 100.000 habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *