¿Para qué un Nobel si podemos ganar un Ig Nobel y divertirnos?

¿Para qué un Nobel si podemos ganar un Ig Nobel y echarnos unas risas?

Bajo el lema “primero hacer reír y luego hacer pensar” los premios Ig Nobel, conocidos como los anti-Nobel, recopilan los trabajos científicos más disparatados de cada año. Dado que en los premios más prestigiosos España no ha tenido mucha suerte, nos conformamos con hacer una recopilación de la presencia de los científicos españoles en la lista de premiados con los Ig Nobel, desde que se crearon en 1991. Tampoco es que nuestro país haya recibido un aluvión de estos premios, pero a falta de un Premio Nobel que llevarnos a la boca -a ver si este año se lo dan, de una vez, a Francis Mojicamatamos el hambre de reconocimiento a nuestra ciencia con estos locos galardones.

Los Ig Nobel españoles

Decía Isaac Asimov que la frase más emocionante para escuchar en la Ciencia, la que anuncia nuevos descubrimientos, no es ‘Eureka’! pero, es graciosa… y hay que reconocer que la risa es una herramienta muy poderosa para captar la atención, algo muy necesario cuando hablamos de la divulgación científica. Los premios otorgados cada año en la Universidad de Harvard por la revista “Annals of Improbable Research” tienen el objetivo de festejar lo insólito y extraordinario, ensalzar lo creativo e intuitivo y estimular el interés de todos por la ciencia, medicina y la tecnología. Lo que en un principio parecía una simple anécdota, se convirtió con el paso de los años, en un evento al que ni los ganadores de los Premios Nobel reales suelen faltar.

2018, mejor hacer el amor en el coche que insultar al volante

En este último certamen España ha vuelto a destacar con una de las investigaciones más disparatas del año. El Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial (Intras) ha sido galardonado con el premio Ig Nobel de la Paz por su estudio sobre “frecuencia, motivación y efectos de gritar e insultar al conducir un automóvil”.

El estudio plantea la correlación entre la conducción agresiva, los gritos al volante con los accidentes de tráfico. En el discruso pronunciado al recibir el premio, Francisco Alonso, director del instituto de investigación valenciano, perteneciente a la Universitat de València (UV), comentó con tono cómico que: “los vehículos también se utilizan para hacer el amor y, puestos a elegir, es mejor optar por los usos más beneficiosos y no por los traumáticos”.

2017, ¿Los murciélagos se alimentan de la sangre humana?

Este año fue español. De los diez premios otorgados durante el certamen paródico estadounidense, tres de ellos en las categorías Nutrición, Cognición y Obstetricia fueron a parar a las manos de investigadores españoles.

En la categoría de Obstetricia, un equipo de investigadores del Institut Marquès descubrieron que los fetos escuchan mejor los dispositivos musicales si se los acercan a la vagina de su madre y no a su tripa. Probando además, que el feto reacciona ante los estímulos musicales desde la semana dieciséis de gestación, diez semanas antes de lo descrito por la ciencia con anterioridad. Este estudio permitirá que el bebé reconozca la voz de su madre cuando nazca,  ya que según explica el director científico del Instituto Marquès, Álex García-Faura, “en nuestros estudios hacemos llegar la voz materna al feto a través de un reproductor vaginal (Babypod) y vemos que responden igual a la voz de cualquier persona.”

En la categoría de Cognición la Universidad de Barcelona participó en el estudio italiano con el que demostraron que los gemelos idénticos no saben reconocerse y diferenciarse entre ellos por sus rasgos faciales al verse en una fotografía.

Por último en la categoría de Nutrición, junto con Brasil y Canadá, científicos de nuestro país fueron galardonado por haber participado en un equipo que ha encontrado la primera evidencia científica sobre que los murciélagos vampiros se alimentan de sangre humana. En Brasil encontraron que la especie de murciélagos D. ecaudata se ha alimentado de sangre humana. “El registro de los seres humanos como presas y la ausencia de sangre de las especies nativas puede reflejar una baja disponibilidad de aves silvestres en el sitio de estudio”, dicen los científicos.

2016, Las atracciones sensoriales de los insectos

Este año un equipo de la Universidad de Girona, recibió el Ig Nobel de física por descubrir que aunque los caballos blancos sufren con más frecuencia cáncer de piel por su alta sensibilidad a la radiación, son menos atacados por los tábanos, transmisores de agentes patógenos, que los caballos oscuros. Además, en su estudio observaron que las lapidas negras constituyen una trampa ecológica para las avispas.

2015, ¿eh? es universal y una palabra

El español Francisco Torreira, investigador del Instituto Max Plack de Psicolingüística, descubrió que la expresión ¿huh?, o su equivalente en nuestro idioma ¿eh?, es una expresión absolutamente universal, con un equivalente en casi cada lengua. El Ig Nobel de literatura fue otorgado a este este estudio por descubrir que la palabra ¿eh? no es universal por ser innata, sino porque está seleccionado por el hablante en el entorno de interacción en todos los idiomas: el de la reparación iniciada con otros , por ejemplo, cuando uno no ha escuchado con claridad lo que alguien acaba de decir. La investigación planteó mejorar los modelos de cambio lingüístico al sugerir que “la infraestructura conversacional puede impulsar la evolución cultural convergente de loes elementos lingüísticos”.

2014, salchicHAS de caca de bebé

El Ig Nobel de nutrición de 2014 fue a parar a las manos de cuatro científicas españolas del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) por crear embutidos probióticos con bacterias obtenidas de las heces de un bebé. Las investigadoras consiguieron aislar varias cepas de bacterias del ácido láctico potencialmente probióticas a partir de los excrementos de bebes sanos y, después de cultivarlas, usarlas para fermentar embutidos curados.

España y su trayectoria en los Ig Nobel

Con anterioridad parece que los investigadores españoles no hacían tanta gracia. Desde que en 1991 surgieron los Ig Nobel, España solo había recibido tres premios:

– En 2007, un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona ganaron el premio Ig Nobel de Literatura al demostrar que algunas veces las ratas no pueden distinguir entre una persona de habla japonesa y otra holandesa.

– En 2006 el Ig Nobel de Química fue otorgado a investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia y a la Universidad de las Islas Baleares, por el estudio sobre la influencia de la temperatura en la velocidad de los ultrasonidos en el queso Cheddar.

– En 2002 un inventor de Tarragona obtuvo el premio de Ig Nobel de Higiene por inventar el Lavakan, una lavadora para peros y gatos.

– Por último, la entrada triunfal de España en estos premios, no pudo ser con otra categoría que la de Literatura. Amadeo Betriu fue el pionero en recibir este reconocimiento por participar en la creación del primer texto literario de menos de diez páginas en el que participaban un total de 972 coautores.