Los 16 videojuegos icónicos que han cambiado la cultura pop

Los 16 videojuegos más icónicos que cambiaron la cultura pop


Los videojuegos han cambiado de forma decisiva la cultura pop. Han influido en el arte, la moda, la literatura e incluso el cine. Su llegada ha moldeado la imaginación colectiva de toda una generación. Tanto es así que ha nacido un filón artístico de la nostalgia para los primeros videojuegos.

Este éxito se debe a tres factores determinantes: la increíble evolución de la tecnología, la interactividad y, finalmente, el sueño. Desde las primeras barritas voladoras, pasamos a rudimentales naves espaciales y voraces platillos amarillos. Luego llegaron los fontaneros italianos, los cazadores de zombies y las arqueólogas sexis.

Los videojuegos regalan sueños que cobran vida en la pantalla entre miles de luces y sonidos. Pero también nos permiten interactuar con ellos: somos los arquitectos de nuestro destino en un universo colorido hecho de píxeles.

Desde los primeros jóvenes apasionados de los años 70 y 80, los videojugadores y los juegos han crecido, evolucionado y expandido para conquistar más y más espacio. Hoy es una industria con un valor de 92.000 millones de dólares en el mundo.

Los que vienen a continuación son algunos de los videojuegos más icónicos de la historia. La lista, obviamente, tiene mucho de personal, porque la nostalgia es algo que cada uno declina a su manera.

Los videojuegos más icónicos

Spacewar!

Estamos en 1961. Reglas simples, gráfica elemental, pero una idea revolucionaria: crear un ‘juego electrónico’ con un mundo dotado de reglas físicas, situaciones variables y todo en tiempo real. Un hito en el mundo de los videojuegos. En el Computer History Museum en Mountain View se puede jugar a Spacewar! en el único PDP-1 que aún funciona.

Pong

El primer videojuego en volverse terriblemente famoso. Estamos a principios de los 70. Pong llega a las salas de juego de todo el mundo para convertirse, en muy poco tiempo, en el videojuego más codiciado. Unos años más tarde se hizo también una versión doméstica.

Pac-Man

Japón, 1980, en los estudios de Namco nace el legendario Pac-Man. También conocido como Comecocos en España. El monigote amarillo es parte de la cultura pop mundial. De hecho, es un icono tan potente que merece un lugar en el MoMa de Nueva York.

Tetris

Cuando vemos una pared de azulejos, un muro de ladrillos, cuando jugamos con legos o tenemos que hacer una maleta, un nombre aparece en nuestra cabeza: Tetris. El juego preferido por los maniacos del orden, que ha entrado en nuestra vida como auténtico videojuego pop.

Los MÍTICOS 80


Bubble Bobble

En 1986, los hermanos Bubby y Bobby debían superar 100 niveles para salvar a sus amigas. Para lograrlo, tenían que atrapar a los enemigos en las burbujas que les salían de la boca. Un superclásico cuya musiquita todavía nos suena en la cabeza.

Hyper Olimpics

El primer e inolvidable precursor de los juegos ‘de muñeca’: aquellos en los que, para darle fuerza y velocidad al atleta, había que lesionarse los tendones. A partir de ahí surgieron multitud de variaciones, desde los Juegos Olímpicos de Invierno hasta los Juegos de Verano.

Super Mario Bros

Gracias a Super Mario, el trabajo del fontanero se volvió cool. El protagonista bigotudo de la serie se convirtió rápidamente en un icono y, aún hoy en día, vive dentro de las consolas de Nintendo. Al personaje se dedicaron películas, un bar temático y una línea de zapatos.
videojuegos

Street Fighter

El juego de pelea más famoso de la historia. Desde su lanzamiento, en 1987, continúa divirtiendo y asombrando. Los extraños y singulares personajes del juego han inspirado películas (con Jean-Claude Van Damme y Kylie Minogue), un anime, un manga y una serie de televisión, ‘¡Hadouken!’

La leyenda de Zelda

Uno de las sagas más queridas y longevas en la historia de los videojuegos. El capítulo ‘Ocarina of Time’ gustó tanto al público y a los críticos que entró en el Hall of Fame de los videojuegos.

The Sims

Con The Sims cambia el concepto de videojuego: no hay historia, ni héroe ni antagonista, ni misión ni objetivo por completar. ¿El secreto del éxito? La posibilidad de ‘jugar a ser Dios’ con la vida de los personajes virtuales. Una idea que hizo vender 16 millones de copias a Electronic Arts (y estamos hablando solo del primer capítulo de la saga…).

la nueva era

Doom

Uno de los shooters (videojuego de disparos) en primera persona más influyentes. Gráficas 3D, estilo de juego simple y rápido (dispara a todo lo que se mueve). En poco tiempo, Doom se convirtió en el juego de disparos por excelencia.

Resident Evil

O cómo hacer que los zombis vuelvan a estar de moda. El juego de terror nacido en 1996 se hizo famoso de inmediato. También se rodó una serie de películas exitosas.

Final Fantasy

Del legendario Final Fantasy VII al juego en línea, pasando por los anuncios de Louis Vuitton. El mundo de Final Fantasy entró en la cultura pop de puntillas. Mérito del enorme éxito de la saga que revolucionó el concepto de juego de roles.

Grand Theft Auto

Ciudad estadounidense, inframundo y la libertad de hacer de todo (o casi). GTA trajo una revolución en el mundo de los videojuegos: el mapa abierto. La posibilidad de moverse libremente dentro del mundo y decidir cómo y cuándo resolver las diversas misiones.
videojuegos

Tomb Raider

Fue en 1996 cuando una joven y sexi arqueóloga ingresaba en el mundo de los videojuegos. Un personaje como el de Lara Croft no podía conformarse solo con los píxeles. Así que en 2001 salió la primera película protagonizada por una inolvidable Angelina Jolie.

Call of Duty

Ambientada en la Segunda Guerra Mundial, esta serie llevó el género de disparos a otro nivel. Solamente en los Estados Unidos las ventas generaron 15.000 millones de dólares de ganancias.

En Nobbot | No lo llames nostalgia, llámalo coleccionismo

Imágenes | Youtube